Thomas Alva Edison: el inventor de las 1000 patentes

Thomas Edison (Milan, Ohio. 1847-1931). El mago de Menlo Park

Prol√≠fico inventor, cre√≥ el primer laboratorio, en Menlo Park, Nueva Jersey, dedicado a las invenciones con el dinero ganado gracias a la venta de su tel√©grafo cu√°druplex a la compa√Ī√≠a de servicios financieros y de comunicaci√≥n Western Union por 10.000 d√≥lares. El invento en cuesti√≥n supon√≠a que cuatro se√Īales viajaran por el mismo cable de tel√©grafos al un√≠sono. Todo un avance para la √©poca.

Sin duda, fue un joven emprendedor. Cuando apenas contaba con 13 a√Īos de edad, en Grandes Lagos, donde viv√≠a con sus padres, comenz√≥ su andadura empresarial vendiendo su propios peri√≥dicos y con negocios de venta de dulces y verduras en los trenes que viajaban entre Detroit y Port Huron. Su padre era agente de la estaci√≥n de ferrocarril.

Ganaba a la semana unos 50 d√≥lares. Cuando ahorr√≥ lo suficiente compr√≥ equipos el√©ctricos y productos qu√≠micos para el que fuera, realmente, su primer laboratorio situado en el s√≥tano del hogar familiar. As√≠ es que, s√≠, de alg√ļn modo podemos decir que este fue un caso bastante habitual, emprender en los negocios desde el s√≥tano. Algo que tambi√©n hizo Jeff Bezos con su inacabable Amazon.

El genio inventor que apenas fue a la escuela

Alva Edison nunca asisti√≥ a la escuela de forma regular. Al menos no por m√°s de unos pocos meses hasta que cumpli√≥ los 28 a√Īos de edad. Su madre, que una vez se emple√≥ como maestra de escuela, ense√Ī√≥ a Edison y a sus hermanos los conceptos b√°sicos de las matem√°ticas, la lectura y la escritura en su propia casa.

Eso s√≠, Edison acudi√≥ a la escuela p√ļblica, pero descubri√≥ que era preferible aprender en casa sin las distracciones de las clases.

Algunos de sus bi√≥grafos apuntan que Edison padec√≠a trastorno por d√©ficit de atenci√≥n e hiperactividad. Bendito trastorno, ¬Ņverdad?

Ya siendo adulto, Edison se inscribi√≥ en un curso de qu√≠mica durante cuatro a√Īos.

Reuniones de genios

Como podemos ver en la imagen:

Henry Ford, Thomas Edison y Harvey Firestone en febrero de 1929.

Los genios de la √©poca no escatimaron en reuniones. Vemos a Henry Ford, a la izquierda, a Thomas Alva Edison en el centro y a¬†Harvey Firestone el creador de las ruedas de coche juntos en esta imagen tomada en el a√Īo¬† 1929. Tambi√©n era habitual que otros prohombres, como el naturalista John Burroughs, participaran en encuentros donde las ideas y los debates, m√°s que probablemente, hicieran que sus mentes crearan nuevos pensamientos que poner en la pr√°ctica.

Tesla y Edison

Edison prest√≥ especial atenci√≥n a un joven ingeniero serbio-estadounidense llamado Nikola Tesla. Se sabe, a ciencia cierta, que Edison fue una de las primeros cient√≠ficos que supo reconocer el genio de ese ‘extra√Īo extranjero’.

A nivel práctico si algo les unió fue su visión compartida de un sistema de red de electricidad que pudiera proporcionar a cada hogar la maravilla moderna de la luz. Eso sí, se enfrentaron sobre si una corriente continua o alterna era el mejor método.

Edison se inclinaba por el primero y Tesla por el segundo. Con el paso del tiempo, quedó claro que estaban enfrentados por mucho más que las corrientes continuas o alternas.

Como inventor, Edison ganó su guerra particular, sin embargo, perdió su amistad con Tesla en ese proceso dialéctico-científico. 

La ‘super’ bombilla de Edison

la primera bombilla de Thomas Alva Edison, diciembre de 1879
La primera bombilla de Thomas Alva Edison, diciembre de 1879

El invento de la bombilla se atribuye a Edison, pero la realidad es mucho más complicada. Las farolas eléctricas ya existían antes de que Edison inventara su bombilla, pero eran ineficientes y costosas en su producción.

En el a√Īo 1878, Edison le encarg√≥ a su grupo de genios-trabajadors en su laboratorio de Menlo Park que encontrara el material perfecto para hacer un mejor filamento y, como dice la historia a menudo referenciada.

En el largo proceso de trabajo se llegó a experimentar con más de seis mil materiales diferentes.

En este punto, cuando se le pregunt√≥ sobre sus miles de fallos al crear la bombilla m√°s eficiente y eficaz, Edison respondi√≥ que no, no hab√≠a fallado, sino que ¬ęaprendi√≥ 6.000 formas diferentes de c√≥mo no hacer una bombilla¬Ľ. Un aut√©ntico genio. ¬ŅNo creen?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *