Los gatos de seis dedos de Hemingway… y de Roosevelt

La naturaleza, o la genética, en ocasiones, muestra su particularidad en forma de sorprendentes apéndices, formas… aumentando o disminuyendo el número de extremidades. En fin, un largo etcétera. Hoy traemos a nuestras páginas la curiosa historia de los gatos de seis dedos que fueron (Y SIGUEN SIENDO) mascotas de famosos personajes de la Historia.

Los gatos polidáctilos de Hemingway

El caso más curioso nos lo trae el famoso novelista Ernest Hemingway. En su casa museo, actualmente, habitan unos cuarenta o cincuenta gatos con seis dedos. Estos gatos polidáctilos (polidáctilo: del griego poly, «muchos» y daktylos, «dedo») es un trastorno genético donde un ser vivo nace con más dedos en las manos o en los pies de lo normal. Es decir, más de cinco.
La normalidad para los gatos es tener cinco dedos delanteros y cuatro dedos traseros. 
La historia comienza cuando un capitán de barco regaló a Hem (como se le llamaba amigablemente al novelista) una gata con esas características, con seis dedos; cuando vivía en Cayo Hueso, la ciudad isleña estadounidense que forma parte del archipiélago de los Cayos de Florida, concretamente está ubicada en el número 907 de Whitehead Street, en pleno corazón del Old Town Key West.
La gata se llamaba ‘Blancanieves’ y, pronto, tuvo descendencia. Como genéticamente presentaba tal particularidad, muchos de sus hijos la heredaron… hasta hoy que, como decíamos, entre cuarenta y cincuenta gatos conviven en la casa museo. Todos ellos son cuidados por un veterinario, el Dr. Edie Clark, que revisa su estado de salud y les vacuna cuando es preciso.
Se estima que la mitad de los gatos que viven hoy en día en la casa museo del escritor de ‘El viejo y el mar’ tienen en común ese rasgo físico de polidactilo, pero todos portan el gen polidactilo en su ADN por lo que las generaciones futuras, muy probablemente, los mantengan. La mayoría de los gatos tienen un dedo de más en sus patas delanteras y, a veces, también en sus patas traseras. Se dice, en el texto de la casa museo que “parezca que lleven guantes porque parecen tener un pulgar en la pata”.
Imagen: hemingwayhome.com
Hemingway les ponía nombre a todos sus gatos, como es habitual. En su caso, lo que hacía era nombrarlos como personas famosas o con el nobre de sus amigos. Una tradición que perdura en la casa museo. Los responsables del cuidado de la hacienda dicen que dicho gatos son capaces de aprender y responder a sus nombres.

Gato con seis dedos: gato que trae suerte y fortuna

Los primeros gatos polidáctilos probablemente llegaron a América desde Inglaterra en el siglo XVII. Estaba extendida la creencia que lo gatos con seis dedos atraían la fortuna. En cierto modo, eso es lo que quiso el capitan de aquel barco que le regaló a Hemingway a Blancanieves. Fortuna tuvo Hemingway, aunque una fortuna desigual si leemos su biografía.
Hemingway no fue el único dueño famoso de un felino de seis dedos: Theodore Roosevelt, el vigésimo sexto presidente de los Estados Unidos, entre los años 1901 y 1909, también era dueño de un gato polidactilo llamado Zapatillas.


Una mirada al Mundo desde la óptica, tantas veces miope, del amor.

¿Te gustan las HISTORIAS DE AMOR? Retazos de un mundo imperfecto. Relatos Jose Carlos Bermejo


Leave A Reply

Navigate

Cargando...