El derecho envenenado: la ordenanza Sullivan que prohibĂ­a fumar a las mujeres
El derecho envenenado: la ordenanza Sullivan que prohibĂ­a fumar a las mujeres. Imagen: historydaily.org

🚬 El derecho envenenado: la ordenanza Sullivan que prohibía fumar a las mujeres

El ‘derecho’ de una mujer a fumar en pĂşblico fue una libertad ganada con algunas dificultades. 

En el Nueva York de 1908 fue aprobada, el 21 de enero, una Ordenanza municipal que impedĂ­a legalmente a las mujeres fumar dentro de la sede del ayuntamiento o en cualquier edificio pĂşblico. La ordenanza no impedĂ­a que las mujeres fumasen en general, ni tampoco en lugares pĂşblicos. Sin embargo, al dĂ­a siguiente de ser aprobada, el 22 de enero, una mujer neoyorquina llamada Katie Mulcahey, fue detenida, por encender un cigarrillo en el distrito de Bowery, y condenada al pago de una multa de 5 dĂłlares… su delito: fumar en pĂşblico. Y fue arrestada por negarse a pagar la multa.

 

La ordenanza en sí misma no mencionaba multas ni tampoco prohibía a las mujeres fumar en público por lo que fue liberada. Eso sí, al día siguiente. El alcalde en ese momento, George B. McClellan Jr., vetó la ordenanza dos semanas después.

El ‘crimen’ de Katie Mulcahey fue quebrantar la conocida como Ley Sullivan, una ordenanza de la ciudad redactada por el Concejal Sullivan y que respondĂ­a a la presiĂłn de un lobby cristiano antitabaco que identificaba el tabaco con la inmoralidad.

La Unión Cristiana de Templanza de Mujeres (The Women’s Christian Temperance Union, cuya iniciativa principal trataba de prohibir el alcohol) hizo campaña contra las mujeres que fumaban y pensó que habían obtenido un gran éxito con la Ley Sullivan.

La UniĂłn Cristiana de Templanza de Mujeres
Logotipo de la La Unión Cristiana de Templanza de Mujeres. The Women’s Christian Temperance Union

Al parecer, la detenida ante el tribunal de distrito, le dijo al juez (por supuesto, de sexo masculino): «Tengo tanto derecho a fumar como usted. Nunca supe de esta nueva ley, y no quiero escucharla. Ningún hombre me dictará nada». Mulcahey fue multada con cinco dólares, como decíamos.

[Tweet «Cuando la mujer no podía #fumar en público. Katie Mulcahey: «Ningún hombre me dictará nada»»]


Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *