Alien? La ‘misteriosa’ gárgola de la abadía escocesa de Paisley

Las redes sociales “ardían”, como se dice habitualmente cuando una ‘historia’ se hace viral en las redes sociales. La verdad es que, al primer golpe de vista parece lo que representa: una gárgola en una bonita abadía escocesa que parece el Alien de la celebérrima película del director de cine Ridley Scott, estrenada en España el 25 de septiembre de 1979. “Alien, el octavo pasajero”. No hay más que mirar la foto y admirarse de la extraordinaria similitud de la pieza de piedra adosada a la fachada con el mounstruo alienígena que mantenía en tensión a todo el pasaje de la nave U.S.C.S.S. Nostromo, por supuesto incluida a su protagonista, la teniente Ripley, magnficamente interpretada por la actriz Sigourney Weaver.

Pero esta historia que hoy traemos a nuestras páginas, la del Alien en la Abadía, como veremos ahora, no se trata de un viaje en el tiempo, como algunos creían de manera excesivamente optimista 😀

La abadía escocesa del siglo XII donde cuelga Alien

Al parecer, la abadía escocesa de Paisley en cuestión se construyó sobre un espacio que se creía sagrado desde el siglo VII. Fue fundada por Saint Mirin (también llamado Mirren, Mirren de Benchor, Merinus, Merryn o Meadhrán), un monje y misionero irlandés, que ayudó a que su comunidad religiosa se asentara alrededor de la mencionada abadía, que se construyó en el siglo XII y que está situada en la orilla Este del White Cart Water, en el centro de la ciudad de Paisley, muy próxima a Glasgow. Hasta aquí, ya sabemos dónde está, pero: ¿qué hace ahí un Alien? Lo explicamos.

Resolviendo el misterio del Alien

Al parecer, ya en 1997 esta imagen se hizo ‘viral’, todo lo viral que ocurría en aquellos años. No tan lejanos, pero sí tan diferentes a los actuales con un Internet masivo y omnipresente. Vamos, que ya es noticia cualquier susurro del viento subido de tono. Si bien, el misterio se resolvió en aquellos años, ha vuelto a resurgir. Y lo volverá a hacer. Ya verán porque la historia curiosa es.



Una mirada al Mundo desde la óptica, tantas veces miope, del amor.

¿Te gustan las HISTORIAS DE AMOR? Retazos de un mundo imperfecto. Relatos Jose Carlos Bermejo


Fue el canal de noticias BBC News quien entrevistó, recientemente, al actual reverendo de la abadía, de nombre Alan Birss, que aclaró que a principios de los años noventa se remodeló la abadía y que fue a un albañil de la empresa contratada de Edimburgo que, con bastante sentido del humor y, más que probablemente, admirador de la película, a quien se le ocurrió la brillante (y moderna) idea de plasmar sobre la fachada al Alien. En realidad, eso es lo que representaban las gárgolas en su tiempo. Es una forma actualizada de revisar esas figuras tan llamativas, lejanas a la vista para el viandante, pero que coronan las fachadas de catedrales, iglesias, abadías…

¿Y qué son exactamente las gárgolas?

Por lo general, la práctica totalidad de las catedrales, iglesias y abadías, como decía, sobre todo a partir de que el Gótico emergiera como estilo arquitectónico, cuentan con estos elementos decorativos que, en idéntico número, representan figuras grotescas, siniestras en algunos casos, casi demoniacas en otros. Bien pueden ser personas o animales, pero normalente son monstruos o demonios. Se cree que su función era meramente simbólica con el objeto de proteger la iglesia, catedral, etc. para que los feligreses recordaran que el mal y el pecado existe. Las gárgolas siguieron construyéndose en el Renacimiento e incluso en el Barroco.

La palabra gárgola proviene del francés gargouille y su significado es el que refleja la producción de un ruido semejante al de un líquido en un tubo. La palabra francesa proviene del latín ‘gurgulio’, que a su vez proviene del griego γαργαρίζω. En definitiva, significa “hacer gárgaras”, como su propio sonido nos indica en castellano. Así, también a las partes sobresalientes de las tuberías que sirve para evacuar el agua de lluvia de los tejados se les llama gárgolas.

La RAE, por su parte, indica que una gárgola es la parte final del caño, por lo común adornada con figuras fantásticas, que sobresale del muro en forma de ménsula y da salida al agua de los tejados, terrazas o fuentes. Pues si lo han definido ellos así, así será.



Una mirada al Mundo desde la óptica, tantas veces miope, del amor.

¿Te gustan las HISTORIAS DE AMOR? Retazos de un mundo imperfecto. Relatos Jose Carlos Bermejo


Leave A Reply

Navigate

Cargando...