Historia de la Ley Seca: cuando los federales envenenaban el alcohol

La Ley Seca, en Estados Unidos, se mantuvo vigente entre el 16 de enero del año 1920 y el 6 de diciembre de 1933. Durante ese tiempo, que también se llamó «la prohibición«, sucedieron muchas historias oscuras. Y, no, no hablamos de la picaresca que se generó entorno al nuevo hecho legislativo; ni de los delitos y crímenes que la mafia llevó a cabo. Hablamos de algo más impactante y sorprendente: de cómo el propio gobierno de los Estados Unidos urdió un plan para envenenar el alcohol que se consumía de forma clandestina.

Todo comenzó en el año 1926. De pronto, los hospitales se llenaron de individuos intoxicados y no por los efectos del alcohol si no porque, frecuentemente, el whisky y las ginebras que se elaboraban en los alambiques escondidos de la vista de la Ley y las autoridades estaban contaminados con metales y otras sustancias perjudiciales. Los médicos atendían rutinariamente ese tipo de casos hasta que llegaron otros que llamaron su atención.

 

el propio gobierno de los Estados Unidos urdió un plan para envenenar el alcohol que se consumía de forma clandestina

 

Testimonios sobre esta afirmación contundente los encontramos, por ejemplo, en las palabras Charles Norris, jefe médico forense de la ciudad de Nueva York durante la década de 1920, le gustaba decir que era «nuestro experimento nacional de exterminio«. 

Funcionarios frustrados

Fueron los funcionarios federales, frustrados porque la gente continuara consumiendo tanto alcohol sin hacer obedecer a la Ley, ordenaron el «envenenamiento de los alcoholes industriales fabricados en los Estados Unidos« ¿Por qué? Sencillamente porque ese alcohol era el que los contrabandistas robaban o compraban y lo revendían para la elaboración  de bebidas alcohólicas.

Y esos funcionarios pertenecían al Departamento del Tesoro, órgano encargado de supervisar la aplicación de la ley sobre el alcohol. Según sus cálculos, al comienzo de la Prohibición se robaban unos 60 millones de galones de alcohol industrial con el que se suministraba a los sedientos…

 

cuando terminó la prohibición habían fallecido unas diez mil personas como consecuencia de esos envenenamientos

 

Mientras gobernaba el presidente Calvin Coolidge se decidió recurrir a la química para alterar ese alcohol robado. De hecho, se dice que existían 70 fórmulas desnaturalizantes. Si bien, en la mayor parte de los casos, simplemente se agregaba alcohol metílico venenoso a la mezcla. Otros utilizaron compuestos de sabor amargo que eran menos letales, diseñados para que el alcohol tuviera un sabor que no apeteciera beber.

La idea era dar una especie de ‘aviso’. De alguna manera, asustar a la gente para que dejara de beber alcohol ilegalmente. Pero parece que se les fue de las manos ya que se calcula que cuando terminó la prohibición habían fallecido unas diez mil personas como consecuencia de esos envenenamientos.

Ley Seca: cuando el gobierno estadounidense envenenaba el alcohol
Ley Seca: cuando el gobierno estadounidense envenenaba el alcohol

Esta historia la trajo a la actualidad la escritora, ganadora del Premio Pulitzer, Deborah Blum cuando investigaba material para su libro: The Poisoner’s Handbook, que se desarrolla en los inicios del jazz en Nueva York. El libro refiere al tiempo, a principios del siglo XX, cuando se desconocían los efectos de muchos elementos que se contenían en los botiquines estadounidenses, con productos radioactivos, como el radio, u otros como el talio y la morfina consumidos de forma cotidiana.

En lo que respecta a la Prohibición, publicaciones como el Chicago Tribune ya hablaba del tema en 1927, diciendo en uno de sus editoriales: “Normalmente, ningún gobierno estadounidense se involucraría en tales negocios (…) Es solo en el curioso fanatismo de la Prohibición que cualquier medio, por bárbaro que sea, se considera justificado”.

La Ley Seca actualmente: blue laws y dry county

Las leyes secas son las leyes que prohíben la venta y compra de bebidas alcohólicas dentro de un período o área determinada. Las leyes secas varían de estado a estado, e incluso dentro de un solo estado, incluso la legislación puede variar de un condado a otro, como ahora veremos.

Cuando las restricciones tienen en cuenta el tiempo, por ejemplo, las que prohíben las ventas de alcohol por la noche o solo los domingos se conocen como «leyes azules» (blue laws).

En la actualidad existen en los Estados Unidos lo que se llama «condados secos» (dry county). Se trata de condados cuyo gobierno prohíbe la venta de cualquier tipo de bebidas alcohólicas. Algunos prohíben la venta fuera del local, algunos prohíben la venta local y otros prohíben ambos.

Existen docenas de condados secos a lo largo y ancho de Estados Unidos, la mayoría de ellos están en el Sur del país. También existen varias jurisdicciones más pequeñas, como ciudades, pueblos y municipios, que prohíben la venta de bebidas alcohólicas. Se conocen como ciudades secas, pueblos secos o municipios secos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *