La boda de Ava Gardner y Frank Sinatra 💑

Cuando Ava Gardner conoció a Frank Sinatra dijo de él que era un tipo: «engreído, arrogante y abrumador«. Ambos se conocieron a principios de los años 40, alrededor de las reuniones y encuentros que compartían las figuras que componían la Metro Goldwyn Mayer.

Sus destinos se volvieron a encontrar en el año 1948, momento en el que comenzaron a pasar mucho tiempo juntos. Gardner tenía 23 años, pero ya se había casado y divorciado dos veces, primero de Mickey Rooney, y después con el músico Artie Shaw.

Reunion de actores de la Metro Goldwyn Mayer.
Reunion de actores de la Metro Goldwyn Mayer.

Sinatra, por su parte, con 33 años edad, ya se había casado con Nancy Barbato en 1939, matrimonio que había dado como descendencia tres hijos, pero con la fama llegaron muchas mujeres para «La Voz»… Uno de sus affaires más destacados lo mantuvo con la actriz Lana Turner que, curiosamente, también había estado casada con Artie Shaw.


Te puede interesar:

Los famosos que más veces se casaron en el siglo XX



Gardner y Sinatra tenían aficiones en común, especialmente el jazz, el alcohol y el sexo. También compartían un rasgo particular de su personalidad: eran inseguros e intentaban huir de la soledad. A la postre, características que conformaban una pareja con posibilidades.

Al principio, Sinatra y Gardner se vieron obligados a reunirse discretamente y mantener su romance alejado del público, algo difícil porque eran objetivo constante de los paparazzi. Se dice que en su círculo de amigos, rápidamente pasaron a ser una pareja ardiente e impulsiva y por tener peleas sonadas por cualquier asunto. A ambos les sobraba carácter.

A pesar de esta circunstancia, había una atracción obvia que los mantenía unidos. La unión ‘secreta’ dejó de serlo en 1950 cuando aparecieron en las revistas y periódicos fotografiados juntos en el London Palladium.

 

Sinatra y Gardner en el London Palladium
Sinatra y Gardner en el London Palladium

La boda: Ava Gardner y Frank Sinatra

Ava Gardner y Frank Sinatra contrajeron matrimonio en noviembre de 1951. Se casaron en Filadelfia con un gran despliegue mediático, como cabía esperar. 

Los sectores más conservadores no perdonaron a Sinatra el divorcio de su primer esposa, Nancy, y fue duramente criticado, sobre todo porque Ava Gardner ya era una mujer ‘moralmente cuestionable’. Esa crítica social le hizo perder a Sinatra algún que otro contrato.

Apareció el carácter de Sinatra que, de cuando en cuando, salía por la ventana del segundo piso y gritaba: «¡Parásitos! ¡Iros a la mierda!»

Ava, la novia, lucia un vestido de cuello halter, de color rosa y blanco diseñado por la casa de moda italiana Fontana, en un estilo clásico de la época. Los complementos que lució fueron una gargantilla de perlas y aretes.

La boda fue breve y se celebró en la casa de Lester Sacks, amigo íntimo de Sinatra. El enlace se intentó mantener en secreto para escapar de la prensa del corazón, Pero los esfuerzos fueron baldíos. Aquí fue donde apareció el carácter de Sinatra que, de cuando en cuando, salía por la ventana del segundo piso y gritaba: «¡Parásitos! ¡Iros a la mierda!»

Como anécdota, cabe reseñar que ambos tropezaron bajando las escaleras, a la entrada del salón nupcial.

Marc Howard entrevista a Lester Sacks sobre su amistad con Frank Sinatra y la boda celebrada en su casa con Ava Gardner

El padrino de Sinatra fue su arreglista Axel Stordahl, y su esposa, la dama de honor. La música elegida para la entrada en el salón nupcial fue la «Marcha nupcial» de Mendelssohn, y, como anécdota, cabe reseñar que ambos tropezaron bajando las escaleras.

Cuando fueron declarados marido y mujer, Sinatra se volvió hacia los invitados y dijo: “Bueno, lo logramos. Finalmente lo logramos«.

La luna de miel comenzó en Miami durante su primera noche como marido y mujer, luego viajaron a La Habana, perseguidos por los paparrazzi todo el tiempo.

La carrera de Sinatra se enderezó socialmente. En 1953 ganó el Oscar por «De aquí a la Eternidad», y la fama de Gardner engrandeció, convirtiéndose en una estrella aún más cotizada de lo que lo era.

La ruptura

Sin embargo, la pareja no sería feliz para siempre, y muchos asuntos entorpecieron la relación: el trabajo, el orgullo y los celos, sobre todo los celos. Anunciaron su separación en el mes de octubre de 1953 y su divorcio se consumó en 1957.

Pero Sinatra no olvidó nunca a Ava. Años después de su divorcio, mientras filmaba El coronel Von Ryan (Von Ryan’s Express) en Roma en 1965, Sinatra invitó a Gardner a la villa que le había proporcionado el equipo de producción. Trataba de reavivar su relación infructuosamente.

Ava en España

Ava decidió vivir en España en 1955, pero antes de eso visitó el país para rodar la película Pandora y el holandés errante. Un año antes de casarse, Sinatra, en mayo de 1950 llegó a España para encontrarse con Gardner.

“Si vuelvo a oír hablar más sobre este tipo, lo mataré a él y a ti”.

Llegaba ‘con la mosca en la oreja’. A sus oídos había llegado la relación que Ava mantenía con el torero Mario Cabré.

Sinatra aún estaba casado con Nancy, pero ya era de dominio público la relación con la actriz. Como cuenta Francisco Reyero en «Sinatra. Nunca volveré a ese maldito país«, Sinatra, llegó a España «con seis cajas de Coca-Cola y un collar de esmeraldas para ella», pero harto de celos, hasta el punto de decir: “Si vuelvo a oír hablar más sobre este tipo, lo mataré a él y a ti”.

Para Ava, Cabré era el ‘amante ideal’, aunque terminaría escribiendo en sus memorias que le había escrito: «los poemas de amor más idiotas que se puedan imaginar».

Ava se enamoró de España. Una España gobernada por la dictadura franquista. Y se instaló en el país. Famosas son sus noches alocadas, bañadas en alcohol y fiesta. Cuando la ruptura con Sinatra ya era una realidad llegó a decir: “Nunca volveré a hablarle a ese espagueti hijo de puta”. Esas palabras la pronunciaría en sus últimos días en Madrid, en 1962.

Para entonces, Gardner estaba alcoholizada. Y fue ella quien le pidió el divorcio a Sinatra.

Tiempo después, ya instalada en Londres, sufrió un derrame cerebral que la dejó sin poder hablar.

Sinatra volvió a casarse, esta vez con la actriz Mia Farrow, en 1966, pero el matrimonio se divorció en 1968. Y en 1976, «La Voz» volvió a contraer matrimonio con la modelo Barbara Blakely Marx con quien permaneció casado hasta su muerte.

Cada año, después de su divorcio, Sinatra enviaba a Ava un ramo de flores, mientras que ella lucía una foto de ambos en su mesita de noche. Algo quedaba en el rescoldo de su amor. Ava Gardner murió el 25 de enero de 1990, a la edad de 67 años; Sinatra falleció ocho años después, en 1998, a los 82 años. 

 


Para saber más:

Sinatra. Nunca volveré a ese maldito país. Francisco Reyero. (Fundación Lara)

Leave A Reply

Navigate