La auténtica teoría del referéndum

La idea del referéndum se asocia generalmente al régimen político suizo. Pero, en su forma moderna, el referéndum tiene su origen teórico e institucional en la revolución francesa, apareciendo por primera vez consagrada en la Constitución Jacobina de 1793.

Los antecedentes del referéndum

Pero los antecedentes del referéndum se remontan a la EDAD MEDIA, e incluso, a la ANTIGÜEDAD.

Se han registrado múltiples rastros de estas viejas prácticas democráticas en la vida municipal de numerosos territorios europeos durante la Edad Media, que desaparecieron por la presión del feudalismo y del absolutismo monárquico.

Estas formas de referéndum, eran prácticas consuetudinarias establecidas en territorios reducidos, con escasa población, sobre la base del SUFRAGIO FEDERATIVO o de ASAMBLEA, y ligados a las exigencias de mandato imperativo o a la intrincada estructura de algunas prácticas diplomáticas propias de los cantones helvéticos.

Con la Constitución francesa de 1793, reaparece el referéndum, aunque su significación cambia en un triple sentido:

  1. Técnicamente: se monta sobre la base del sufragio individual, siendo un procedimiento de sanción de Ley.
  2. Geográficamente: su aplicación alcanza de modo uniforme a un gran territorio y a toda la población de un gran Estado.
  3. Políticamente: Pierde su carácter empírico-tradicional, y se convierte en un elemento de una estructura racionalmente concebida. La Constitución, dentro de la cual, cada pieza se ordena a la realización de una función específica que es, a la vez, técnico-jurídica y político-valorativa.

El origen moderno del referéndum

De forma común, se sitúa el origen moderno del referéndum en el compromiso entre las exigencias de la teoría democrática y las dificultades de su aplicación. Más concretamente, en el compromiso entre la doctrina democrática y la liberal de la Constitución.


¡Lee gratis los MEJORES RELATOS!
Una mirada al Mundo desde la óptica, tantas veces miope, del amor.

Haz clic en la imagen Retazos de un mundo imperfecto. Relatos Jose Carlos Bermejo


La doctrina democrática y la liberal compartían la idea de la soberanía popular y la idea de legalidad como elementos centrales de su construcción.

El pueblo es el depositario y el origen de la soberanía. La Ley es el acto de manifestación de tal soberanía.

Solo la despersonalización de la soberanía y la objetivación de la Ley permiten estructurar una forma de gobierno capaz de asegurar la LIBERTAD y excluir la arbitrariedad.

La polémica sobre el referéndum tras la Revolución Francesa

La polémica sobre el referéndum como procedimiento de consulta popular se ha centrado en torno a la cuestión de si la consulta directa del poder al pueblo, constituye o no, un procedimiento coherente con la lógica y con el fin de la constitución democrática.

Así, la polémica del referéndum, ha recaído sobre dos de sus variadades:

  • el referéndum legislativo
  • el referéndum de arbitraje

La idea que dominaba era la de que el pueblo, cuando se expresa directamente, es más progresivo que cuando lo hace por medio de representantes.

El problema del referéndum se planteó en el marco de la revolución francesa como fórmula de compromiso que diera coherencia al principio de la titularidad de la soberanía con el resto del aparato constitucional, reconociendo al pueblo el Derecho de sancionar las Leyes y evitando o minimizando su influencia política efectiva.

 


¡Lee gratis los MEJORES RELATOS!
Una mirada al Mundo desde la óptica, tantas veces miope, del amor.

Haz clic en la imagen Retazos de un mundo imperfecto. Relatos Jose Carlos Bermejo


Leave A Reply

Navigate

Cargando...