Robert Cornelius se hizo el primer selfie de la historia
Robert Cornelius se hizo el primer selfie de la historia

El primer selfie de la Historia

El primer selfie de la Historia se lo hizo Robert Cornelius, como podemos ver en la imagen, sobre estas palabras. Lo hizo en 1839 y tardó 15 minutos en hacer, en completar, la fotografía.

¿Quién fue Robert Cornelius?

Robert Cornelius, nacido en Filadelfia, fue uno de los pioneros de la fotografía. Su familia emigró de Amsterdam en 1783 y trabajó como platero antes de abrir una empresa de fabricación de lámparas. También se dedicó a la creación de los elementos químicos que se utilizaban en el revelado de las imágenes fotografiadas. Por último, y por lo que se sabe, en este sentido, fue un auténtico emprendedor que a lo largo de su vida inició numerosos proyectos hasta que falleció en 1893.

En el reverso de la imagen, escribió: “La primera foto clara que se haya tomado. 1839″

Loading...

En cualquier caso, la imagen de Cornelius se ha convertido en uno de los autorretratos más reconocibles que se hayan tomado en fotografía.

El primer selfie de la Historia fue una simple experimentación

En 1831, Robert Cornelius, comenzó a trabajar para su padre, especializándose en plateado y pulido de metales. Se hizo tan famoso por su trabajo que poco después de que se inventara el daguerrotipo, Joseph Saxton, considerado el primer fotógrafo estadounidense y famoso por haber tomado la fotografía más antigua de los Estados Unidos en 1839, le pidió a Cornelius que creara una placa de plata para su daguerrotipo de la Central High School en Filadelfia. Fue esta reunión la que despertó el interés de Cornelius por la fotografía. 

Central High School en Filadelfia fotografiada por Joseph Saxton
Central High School en Filadelfia fotografiada por Joseph Saxton

Estamos en un momento de innovación, de creación, de pruebas en torno a la fotografía. 

Y Cornelius encontró en esta ‘nueva forma de ver el mundo’ un acicate para su curiosa personalidad. Le encantaba experimentar con la fotografía.

En ese lejano año 1839, sin saber que estaba fotografiando una parte de la historia, retiró la tapa del objetivo de la cámara, se puso frente a ella, colocándose en el cuadro y descansando en esa postura inmóvil durante 15 minutos. Tiempo que estimaba que tardaría en quedar reflejado su imagen sobre la placa.

El resultado fue ese primer selfie, un autorretrato histórico donde vemos, nítido, su rostro, y una mirada profunda, quizá algo inquietante, firme y algo desafiante o expectante. Parece despeinado y también parece que tiene los brazos cruzados. Probablemente, pensaría que era la postura más idónea para aguantar durante tanto tiempo frente al objetivo de la cámara. Alrededor de su efigie, vemos las gotas de los productos químicos. Y sabemos que en el reverso de la imagen, escribió: “La primera foto clara que se haya tomado. 1839″

Un año después, en Francia, y en la imagen que podemos ver bajo estas palabras, Hippolyte Bayard  realizó el que se conoce como el segundo selfie de la Historia. 

Hippolyte Bayard, 1840. El segundo selfie de la Historia.
Hippolyte Bayard, 1840. El segundo selfie de la Historia.

 


Si eres de esas personas que aprecia el KARMA, que nos lees y vuelves a hacerlo hoy te pedimos que nos apoyes en Patreon. o en PayPal
para poder seguir publicando + contenido interesante como el que te ha traído hasta aquí. De lo contrario, quizá no podamos continuar. Gracias 🙏
Become a Patron!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…