Prepara tu examen de Historia o de lo que sea

Si estás leyendo esto: estás en la escuela, la universidad o el instituto; o incluso preparas un examen de oposición. En definitiva, te enfrentas a una prueba de ‘conocimiento’, tienes un examen y aún no sabes cómo prepararlo correctamente… Pues bien, a buen seguro tienes unos cuantos problemas acumulados rondando en tu cabeza que, además, no solo no ayudan si no que castigan. ¿Qué hay que hacer para ESTUDIAR BIEN y CON PROVECHO?

Has perdido tiempo, más que probablemente, buscando información sobre esto. Si aún no te has enterado de que lo que tienes que hacer es una cosa tan simple como ‘estudiar’ tendrás un problema añadido, un problema tan grande o tan pequeño que se resolverá en aprobar o suspender. Si has llegado hasta aquí y sigues leyendo, te garantizo que tienes una oportunidad. Todo esta cuestión se reduce a algo tan poco usual en los tiempos modernos como: PACIENCIA y DESEO. Quizá esta última palabra no sea tan inusual.

Si no sabes estudiar, si has buscado y leído (por encima) todos esos post o artículos que se repiten en la red con el copy/paste o el copia/pega diciendo obviedades como que debes reordenar tu escritorio y limpiarlo o que tienes que llevar una dieta sana… En fin… por ahí no van los tiros exactamente.

Por experiencia, solo tienes que enfocar el tema que tratamos de una forma muy concreta y que te propongo en dos preguntas y en una conclusión.

¿Quieres aprender?

Esta es la primera pregunta que debes responderte. Deja el puto movil a un lado, los tiktok que te absorben el tiempo, al imbécil de turno postureando en instagram. Apágalo, cuanto antes mejor. ¿Qué te reportan? ¿Para qué te sirven? Si es por entretenimiento, bien. Déjalo para el tiempo de descanso. Pero tampoco descanses tanto viendo esa mierda irreal que crees que pertenece a tu MUNDO porque, lo sabes, no es así.

¿Qué precio estás dispuesto a pagar por aprender?

Ya sabemos que el sistema educativo no espera que aprendas nada, solo que apruebes, que superes los exámenes para pasar de curso y conseguir el título que te habilitará para poder encontrar un empleo.

La cuestión se centra en dirigir bien el objetivo, el tuyo, no el del sistema. El sistema espera de ti unas cosas que no siempre concuerdan con lo que deseas. Sin embargo, en esta vida todo lo que merece la pena, salvo extrañas excepciones, cuesta un ESFUERZO. Y estudiar también contiene muchas dosis de eso: forzar la fuerza. Para lograr el objetivo, hay que comprometerse, unas veces el precio a pagar es ‘tiempo’; otras poner a prueba tu inteligencia o tu memoria; otras tu perseverancia. Sea como fuere, pon todo de tu parte pues la apuesta la estás haciendo por ti y para ti. 

Por último: DIVIÉRTETE

Bien, cuando caigas en el desánimo o en la pereza o en la abulia, recuerda estas preguntas. Responde afirmativamente si es así como crees que debes darle la respuesta a los interrogantes: Sí, quiero aprender y, sí, estoy dispuesto a hacer algunos sacrificios para conseguirlo. Pero además, busca el divertimento en el tiempo de estudio. Te puede parecer una broma, pero no lo es. Hemos venido a esta vida y nos han dado la oportunidad de pasarlo bien o mal. Debemos intentar por todos los medios pasarlo mejor que peor para encontrar la satisfacción. En muchas ocasiones tendremos que superar ciertos obstáculos, pero cuando nos pongamos a estudiar, debemos entender que ese espacio-tiempo empleado deberá hacernos felices. Sí, las matemáticas pueden ser divertidas, la filosofía también. Las ciencias nos ayudarán a comprender lo que nos rodea…

Y, un último consejo: deja de leer esto y ponte a estudiar.


También te puede interesar:

¿Qué es la Historia?.

 

 

 

Escribe una respuesta

Navigate