Luis Buñuel: Cineasta Imprescindible

Luis Buñuel, cineasta al que se le ha considerado como un referente cultural de lo que fue parte del siglo XX, saltó de nuevo a la actualidad al estrenarse un documental titulado «El último guión», escrito y dirigido por Juan Luis Buñuel y Jean-Claude Carrière amigo y colaborador del cineasta.

Imágenes del documental «El último guión»

En el interesante documental se cuentan anécdotas realmente curiosas sobre Buñuel, tales como que al no ver nunca sus películas una vez se hubiera terminado el rodaje (solo daba instrucciones para el montaje), solía desconocer el resultado final. Así, en cierta ocasión ya exiliado en México vio en televisión su película «Los Olvidados«.

Tras los créditos y a los pocos minutos de comenzar, apareció una botella de Coca-Cola sobre las imágenes, entonces Buñuel gritó: «¿Y yo he montado eso? ¿Una Coca-Cola? ¡Me cago en la leche!» Y apagó el televisor. Esa botella representaba al capitalismo, nada más lejos de su ideario político.

El Surrealismo

Buñuel es un artista imprescindible para muchos a la hora de explicar, desde el punto de vista cinematográfico, lo que fue el Surrealismo, movimiento artístico surgido alrededor de los años veinte del pasado siglo y que llegó a alcanzar las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial, rebasando incluso, en algunos casos, ese periodo histórico.
Un perro andaluz

Sintetizando al máximo, se puede decir que la pretensión última del surrealismo era expresar el funcionamiento real del pensamiento.

Esta corriente comenzó siendo un movimiento de escritores, aunque pronto se extendió al resto de disciplinas (pintura, escultura, cine), dadas las inmensas posibilidades que ofrecía.

Por ejemplo, en pintura, se inventó la pintura automática y la figuración naturalista, siendo Dalí, amigo y compañero de estudios de Buñuel, el máximo exponente.

Y, en el cine, el punto de partida del surrealismo llega con “Un Perro Andaluz” firmado por Buñuel y el mismo Salvador Dalí. Si bien antes de realizar “Un Perro Andaluz”, Buñuel ya había pergeñado, en el mismo año (1928), su primer proyecto cinematográfico, “El Mundo Por Diez Céntimos”, con guión de Ramón Gómez de la Serna.

El surrealismo, tal y como expresó Dalí en una conferencia en 1935, lo que intentaba era impugnar que la creación fuese un monopolio exclusivo de los considerados genios. “La poesía debe ser hecha por todo el mundo, no solo por unos cuantos”.

“Un Perro Andaluz”

El primer trabajo realizado por dos hombres que terminarían siendo considerados como genios, era el trabajo del subconsciente trasladado al lenguaje cinematográfico y era, además, la base Generación del 27argumental del primer cine de Buñuel, en cuanto a la exaltación del erotismo y la negación de cualquier orden establecido.

Un Chien Andalou”, un Perro Andaluz, obtuvo un inesperado éxito de público.

En palabras de Xavier Villaurrutia era “una serie de imágenes cargadas de una crueldad inusitada, dentro de una densa atmósfera de angustia”.

Buñuel intentó estudiar una ingeniería en Madrid, pero no logró entrar en la Facultad.

Terminó licenciándose en Filosofía y Letras en el año 1924. Su paso por la Residencia de Estudiantes –donde conoce a Dalí, García Lorca, Alberti y una largo etcétera de hombres que compusieron lo que se llamó la Generación del 27– fue decisivo.

La Residencia era un lugar donde la cultura, en todas sus formas de expresión, corría con naturalidad; adscrita a la Institución Libre de Enseñanza, era un centro al que igual acudía Albert Einstein o el Nobel de literatura Bertrand Russell a ofrecer charlas y conferencias.

La Edad De Oro

La primera polémica: En 1930 Buñuel rueda “La Edad de Oro”, cuyo estreno se ve rodeado por el escándalo: los fascistas franceses de “Action Française” casi destruyen la sala donde se exhibía el film. Fue retirado de las salas por su claro anticlericalismo mientras los surrealistas escribían uno de sus famosos manifiestos en su defensa.

Viridiana

Buñuel en México: México ha sido retratado por Juan Rulfo o Gabriel García Márquez como el lugar del realismo mágico; para André Bretón o para Artaud era el lugar del surrealismo por antonomasia (estos últimos precedieron a Buñuel en su establecimiento a finales de la década de los años treinta).

Aunque Buñuel recaló en el país, en 1946, como exiliado político, tras pasar por Estados Unidos, donde trabajó en el M.O.M.A. de Nueva York y en Hollywood para la Metro Goldwing Meyer, y tras presentir cómo se tambaleaba su carrera cinematográfica, sin posibilidad de permanecer eEl Angel Exterminadorn España tras la caída de la República, la guerra y la dictadura franquista.

Buñuel en México

En México, Buñuel vivió 37 años, hasta que le alcanzó la muerte y con la nacionalidad desde 1949.

Y vivió allí como elección personal, como él decía, y «no solo por circunstancias”, algo muy distinto al resto de artistas, que buscaron el paraíso, encontrándolo de otro modo.

Es la época en que Pablo Neruda, el poeta, escritor y diplomático guatemalteco Luis Cardoza y Aragón o el peruano César Moro recalan en México, considerado como el centro artístico y cultural del Mundo, mientras las guerras destruían  todo a su paso, creando sólo exiliados.

Lo cierto es que aquellos años fueron una verdadera convulsión mundial: la Segunda Guerra Mundial y, antes, la Guerra Civil Española, que se encargó de dispersar a muchos talentos, cuando no había acabado con ellos.

En México, como en el resto de su carrera posterior, Buñuel, mezcla el surrealismo y el realismo social, en películas como “Los Olvidados” (1950), donde demuestra la cara de la pobreza, lo que esconden las grandes ciudades deshumanizadas y donde muestra que los pobres también pueden ser malvados, aunque siempre haya una justificación al mal que la Sociedad, aunque lo intenta, es incapaz de atajar.

Viridiana

Buñuel regresaría a España para rodar una de sus grandes obras, la coproducción hispano-mexicana, “Viridiana” (1961).

De nuevo con problemas con el poder imperante, ya que es censurada debido a su explícito final. El Observatore Romano, periódico oficial del Vaticano, arremetió contra el film, lo que llevó a su retirada de las pantallas españolas, pero no impidió que ganara la Palma de Oro en el festival de Cannes.

José Carlos Bermejo

José Carlos Bermejo, Madrid noviembre 1971. Escritor. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, ha colaborado en diferentes medios de comunicación, tradicionales y digitales. Es autor de la novela WILDE ENCADENADO y del libro de relatos RETAZOS DE UN MUNDO IMPERFECTO. + info: josecarlosbermejo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *