14 Escritores Borrachos de la historia de la literatura

Escritores borrachos
Ernest Hemingway durante una de sus interminables juergas

¿Qué relación existe entre alcohol y literatura? ¿Quienes son esos escritores borrachos que tantas y tantas páginas han escrito para mayor gloria y/o vergüenza de las musas?

Muchos grandes escritores del siglo XX, especialmente los escritores estadounidenses, lucharon contra la adicción al alcohol o se ampararon en ella como fortín ante la vida y sus riesgos.

Algunos podrían creer que esta circunstancia ha podido contribuir a alzar sus grandes habilidades artísticas, mientras que otros podrían estar en la creencia de que el alcohol sirve como bálsamo para tratar otros problemas en sus vidas.

Incluso, algunos, como ahora veremos, pensaban que no podrían enfrentarse a la escritura sin una bebida a su lado, aunque consiguieron escribir igual de bien, o de mal, estando sobrios.

Presentamos aquí un listado de los considerados más grandes escritores borrachos y alcoholizados.

Truman Capote

Truman Capote (30 septiembre 1924 – 25 agosto 1984) fue un escritor estadounidense cuyas historias, novelas, obras de teatro, y no ficción son reconocidos clásicos de la literatura, incluyendo las archiconocidas novelas Desayuno con diamantes (1958) y A sangre fría (1965), a la que él llamó una “novela de no ficción” y que narra la historia de un atroz crimen en la Norteamérica profunda de una familia.

Mientras estaba escribiendo Capote A sangre fría, se dice que no paró de beber sus martinis dobles antes del almuerzo, en el almuerzo y por la noche…

Después de ser arrestado por conducir ebrio en Long Island, fue asistido en una costosa clínica en Connecticut para tratar su alcoholismo. Podía estar sin beber durante tres o cuatro meses, pero luego volvía a recaer.  Apareció en un programa en el que se le entrevistaba visiblemente borracho.

Truman Capote
Truman Capote

Dylan Thomas

Young Dylan Marlais (27 octubre 1914 – 9 noviembre 1953) fue un poeta galés, considerado por muchos como uno de los poetas más influyentes del siglo XX.

A él le gustaba presumir de lo que bebía, en una ocasión dijo: ““Un alcohólico es alguien que no te gusta, porque bebe tanto como tú”. La salud de Thomas rápidamente comenzó a deteriorarse como consecuencia de su alcoholismo; que fue advertido por su médico para que lo dejara, pero él continuó.

El 1 de noviembre de 1953, Dylan Thomas y su amante Liz Reitell, celebraban su 39 cumpleaños y el éxito de 18 poemas. Ambos estaban bebiendo algo más que unas cervezas en el hotel Chelsea cuando empezó a sentirse mal. Se deslizó en un coma y murió cuatro días más tarde. Antes de morir dijo: “Me he tomado 18 whiskys de un trago y creo que esto es un récord”.

88aa69bd35ac20242905d361dd1dac8d

Charles Bukowski

Henry Charles Bukowski  (16 agosto, 1920 –  9 marzo, 1994) es un clásico en nuestras páginas. Lo cierto es que en su abundante obra autobiográfica dejó las señas de identidad de su alcoholismo. Bukowski comenzó a beber a la edad de 13 años, iniciando una estrecha relación de por vida con el alcohol.

En parte, como reacción al ambiente que vivía en casa, con un padre tirano y una inadaptación al mundo que le rodeaba.

Sin embargo, durante sus últimos años, Bukowski dejó de beber, por la enfermedad y la vejez, reconociendo que podía escribir sin estar ebrio, algo que no consideró durante décadas. A pesar de todo, vivió hasta los 74 años, algo por lo que ningún médico hubiera apostado lo más mínimo.

Raymond Chandler

Raymond Thornton Chandler (23 julio 1888 – 26 marzo 1959) fue un autor de historias de crímenes y novelas de inmensa influencia estilística en la novela negra moderna, sobre todo en el estilo de la escritura y las actitudes que ahora imperan como características del género. Su personaje más famoso es Philip Marlowe.

Chandler abusó del alcohol en toda su carrera como escritor.

Raymond Chandler Imagen bostoncrawling.com
Raymond Chandler Imagen bostoncrawling.com

Tennessee Williams

Tennessee Williams  (26 marzo 1911 – 25 febrero 1983), fue un importante dramaturgo estadounidense que recibió los principales premios teatrales por su trabajo. Una de las obras más perdurables de Williams, La gata sobre el tejado de zinc, que incluía muchas de las referencias que compusieron su vida, tales como la homosexualidad, la inestabilidad mental y alcoholismo.

Tennessee Williams
Tennessee Williams

Edgar Allan Poe

Edgar Allan Poe (19 enero 1809 – 7 octubre 1849) fue un poeta, escritor de cuentos, editor y crítico literario, al que se considera parte del movimiento romántico americano.

Mejor conocido por sus cuentos de misterio, Poe fue uno de los primeros practicantes americanos de la historia corta e inventó el género policial-ficción. El 7 de octubre de 1849, a los 40 años, Poe murió en Baltimore; la causa de su muerte es aún -y lo será- desconocida, aunque se ha atribuido al alcohol, a una congestión cerebral, al cólera, a las drogas, a enfermedades del corazón, a la rabia, al suicidio, a la tuberculosis…

También se dice que Poe fue quien asesinó a Mary Rogers, pero esa es otra historia que ya os contamos en Actually Notes.

Edgar Allan Poe. Imagen score.addicaid.com
Edgar Allan Poe. Imagen
score.addicaid.com

O. Henry

O. Henry es el seudónimo del escritor estadounidense William Sydney Porter (11 septiembre 1862 – 5 junio 1910). Sus cuentos son conocidos por su ingenio en los juegos de palabras y sus finales sorprendentes.

De ahí que se acuñara la frase “un final a lo O. Henry” para designar un final que subyugaba al lector.

Fue un escritor prolífico, a menudo escribiendo una historia a la semana. Sin embargo, el costado de la mala suerte le llevó al fracaso en los negocios, quizá por ser un derrochador, y, finalmente, un alcohólico. Murió en la pobreza.

 

O. Henry
O. Henry

Hunter Stockton Thompson

Conocido como Hunter S Thompson (18 julio 1937 – 20 febrero 2005) fue un periodista y escritor estadounidense, famoso por su novela Miedo y asco en Las Vegas, que Terrt Gilliam convirtió en película, dándole el tono de comedia negra en el año 1998, y con Johnny Depp y Benicio del Toro, entre sus protagonistas.

Se dice que Hunter S. Thompson bebía a diario y en cantidades ingentes. Una famosa frase suya atestigua su forma de entender el alcohol: “Odio recomendar las drogas, el alcohol, la violencia o la locura a cualquier otra persona, pero a mí siempre me han funcionado”. Lo que no sabemos es si le ha funcionado para escribir solamente. Se suicidó en un acto extraño. Mientras escribía un artículo sobre el 11S, llamó a su mujer por teléfono y con ella al aparato, se descerrajó un disparo en la cabeza. Aquí pueden leer su nota de despedida

Hunter S Thompson

Hunter S Thompson
Hunter S Thompson

William Faulkner

William Faulkner (25 septiembre 1897 – 6 julio 1962) fue un novelista, guionista de cine y poeta cuyas obras se centran en Mississippi, su lugar de nacimiento.

Se le considera como uno de los escritores más influyentes del siglo XX y fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1949.

Se ha hablado mucho del hecho de que Faulkner tuvo un serio problema de alcoholismo durante toda su vida, pero es algo que Faulkner, según reiteradas declaraciones, así como la afirmación de diferentes miembros de su familia, a lo largo de su carrera, nos indican que no bebía mientras escribía, ni creía que el alcohol ayudó a alimentar su proceso creativo.

Ahora se cree ampliamente que Faulkner utilizaba el alcohol como una “válvula de escape” sobre las presiones del día a día de su vida cotidiana.

faulkner

 

Oscar Wilde

(16 de octubre de 1854 – 30 de noviembre de 1900) El perjuicio ocasionado por su lucha ante la justicia contra el marqués de Quennsberry le llevó, no solo a la cárcel de Reading, sino al exilio en París, huyendo del oprobio que significaba su nombre.

Ya sabemos todos, a estas alturas, sino leamos su biografía: Oscar Wilde, lo que le sucedió cuando la sociedad victoriana dejó de reírle las gracias en forma de obra teatral y se cebó con él y su homosexualidad.

La cuestión es que en el París de la época una de las bebidas preferidas por los artistas era la absenta.

Al parecer, conseguía evadirle de los males que padecía: la pobreza y la indignidad con la que el mundo que antes tuvo a sus pies le trataba ahora.

No se debería considerar a Oscar Wilde uno de los escritores borrachos que pueblan esta lista, pero sí es cierto que acabó sus días alcoholizado, cuando su talento ya se había evaporado a la misma velocidad y con idéntica fiereza con la que le trataron sus coetáneos.

Oscar Wilde
Oscar Wilde

Jack Kerouac

(12 marzo 1922 – 21 octubre 1969) fue un novelista, escritor, poeta y artista. Junto con William S. Burroughs y Allen Ginsberg, es uno de los más conocidos de los escritores (y amigos) conocidos como la Generación Beat.

Kerouac murió el 21 de octubre de 1969, en el Hospital de San Antonio, en Florida, un día después de ser trasladado con dolor abdominal intenso desde su domicilio en ambulancia. Su muerte, a la edad de 47 años, fue resultado de una hemorragia interna (várices esofágicas sangrantes) causada por cirrosis del hígado, el resultado de toda una vida de alcoholismo. Una de sus frases: “Súbitamente comprendí que todas las cosas sólo van y vienen incluido cualquier sentimiento de tristeza: también se irá: triste hoy alegre mañana: sobrio hoy borracho mañana ¿Por qué inquietarse tanto?

Jack Kerouac
Jack Kerouac

F. Scott Fitzgerald

Francis Scott Key Fitzgerald (24 septiembre 1896 – 21 diciembre 1940) fue un escritor estadounidense de novelas y cuentos, cuyas obras han sido vistos como evocadora de la época del jazz, un término que erróneamente se le atribuyó a él.

Fitzgerald había sido alcohólico desde sus días universitarios, y se hizo famoso durante la década de 1920 por su extraordinario consumo excesivo de alcohol, dejándolo en mal estado de salud a finales de la década de 1930.

En la noche del 20 de diciembre de 1940, tuvo un ataque al corazón, y al día siguiente, 21 de diciembre a la espera de la visita de su médico, Fitzgerald se desplomó y murió.

F. Scott Fitzgerald
F. Scott Fitzgerald y Zelda

Ian Flemming

El creador de James Bond también bebía. Quizá no tanto como lo hacía su personaje de ficción, al que se le contabilizan cerca de un centenar de copas semanales, atendiendo a las escenas de su películas. Todo un récord. Lo que sí parece cierto era su querencia alcohólica que expresaba en sus novelas con aproximada profusión. Se dice que se metía la coleto una botella de ginebra al día, aunque es más que probable que se trate de una leyenda urbana exagerada, como solo lo son las leyendas urbanas o rurales 😀

Ian Fleming
Ian Fleming

Ernest Hemingway

Quizá de los escritores borrachos por antonomasia sea Ernest Hemingway (21 julio 1899 – 2 julio 1961); el que primero se nos viene a la mente. fue un novelista, cuentista y periodista. Con 20 años, formó parte de la comunidad de expatriados de 1920 en París, conocida como “la generación perdida”, tal como se describe en sus memorias “París era una fiesta“.

A lo largo de su vida, Hemingway fue un gran bebedor, sucumbir al alcoholismo en sus últimos años solo aumentaron los problemas físicos y mentales que padecía.

En julio de 1961, después de ser liberado de un hospital psiquiátrico en el que había sido tratado por depresión severa, se suicidó en su casa de Ketchum, Idaho.

Su bebida favorita era la absenta, que tomaba como parte del cóctel “Muerte en la tarde”. Eso ya suena a novela, ¿verdad?

hemingway

ernest-hemingway
¡Viva San Fermín!

En fin, este es un listado de escritores borrachos. Como podemos ver es amplio, bastante amplio. Sin duda, nos quedan más nombres en el aire. Es más que probable que podamos escribir una segunda parte con más escritores que, de una u otra forma, están asociados a la bebida. Y no creemos que eso, realmente, sea alentador. Habrá que tomarse algo hasta entonces 😀

Sobre José Carlos Bermejo 299 Artículos
José Carlos Bermejo, Madrid noviembre 1971. Escritor. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, ha colaborado en diferentes medios de comunicación, tradicionales y digitales. Es autor de la novela WILDE ENCADENADO y del libro de relatos RETAZOS DE UN MUNDO IMPERFECTO. + info: josecarlosbermejo.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*