Asesinato Francisco Fernando
Asesinato Francisco Fernando

El atentado de Sarajevo: el magnicidio que desencadenó la I Guerra Mundial

En 2014 se celebró un centenario que sin duda eclipsó a todos los demás: fue la conmemoración del inicio de la I Guerra Mundial, que comenzó oficialmente el 28 de julio de 1914.

Pero el hecho que se considera su desencadenante ocurrió un mes antes del inicio oficial del conflicto, el 28 de junio de aquel mismo año, cuando un atentado ocurrido en la ciudad de Sarajevo precipitó el inicio de una contienda que arrasaría Europa durante los siguientes cuatro años y dejaría cientos de miles de muertos.

Aquel 28 de junio de 1914 el Archiduque Francisco Fernando de Austria y su esposa, la condesa Sophie Chotek, se disponían a visitar la entonces altamente conflictiva ciudad de Sarajevo.

El emperador había mandado al archiduque Francisco Fernando a la zona de Bosnia para revisar las maniobras militares que se estaban produciendo en la región, que se había anexionado definitivamente al Imperio Austro-Húngaro en el año 1908, después de que la progresiva decadencia del Imperio Otomano (el llamado entonces “el enfermo de Europa”) le fuera haciendo perder poco a poco todos sus territorios en el continente.


Te va a interesar, seguro:


El Imperio Austro-Húngaro, por lo tanto, incorporó el territorio de Bosnia, que muy pronto se vio asaltada por movimientos de tipo independentista y también de anexión a Serbia, con una destacada oposición al régimen austro-húngaro.

La Mano Negra

Especialmente relevante era entonces la organización llamada “Mano negra” un grupo terrorista secreto dedicado a la lucha contra la dominación austríaca. Y, cuando esta organización supo que el archiduque Francisco Fernando iba a visitar la ciudad, decidió que asesinarlo era el mejor camino a seguir para desestabilizar Imperio Austrohúngaro y comenzar una guerra que podía llevar a su independencia definitiva, pues no solo se disponían a asesinar a un archiduque, sino al heredero del emperador Francisco José I.

El archiduque Francisco Fernando era el primogénito del hermano pequeño del emperador, Carlos Luis.

Tras la muerte del príncipe Rodolfo en Mayerling en 1889, Francisco José no tenía más hijos varones, por lo que Carlos Luis se convirtió en su heredero. Este renunció a sus derechos al trono pocos días después en favor de su hijo, Francisco Fernando, que pasó a ser entonces el heredero del Imperio.

El atentado de Sarajevo
Archiduque Francisco Fernando de Austria y su esposa

Como tal, fue el elegido por el emperador Francisco José para ir a Bosnia en 1914; no se trataba únicamente de revisar las operaciones militares que se llevaban a cabo allí, sino de mostrar la fuerza del Imperio Austrohúngaro a través de la persona que representaba su futuro: el heredero de la corona.

Por ello, pese a las amenazas y a los riesgos conocidos que tenía ese viaje, el archiduque y su esposa emprendieron su visita a Bosnia y fueron a Sarajevo invitados por el propio gobernador de la zona, el general Oskar Potoirek, para ver unas maniobras militares que se celebraban fuera de la ciudad.

La condesa Sophie había recibido un disparo en el abdomen y murió antes de llegar a la residencia del gobernador, mientras que Francisco Fernando falleció desangrado poco después tras recibir un tiro en el cuello.

La visita archiducal empezó con un preludio de lo que iba a ocurrir después: cuando la pareja recorría la ciudad, uno de los hombres vinculados a la Mano Negra, Cabrinoviclanzó una bomba al carruaje donde viajaban, que fue desviada de su rumbo por el propio Francisco Fernando y que acabó hiriendo a una docena de personas.

Los archiduques siguieron con su programa estable
cido, aunque insistieron en visitar a los heridos del atentado previo, pero el conductor se equivocó al girar y tuvieron que dar lentamente marcha atrás.

El atentado de Sarajevo
El atentado de Sarajevo

El atentado contra Francisco Fernando

Fue ese momento el que aprovechó el terrorista Gavrilo Princep para sacar una pistola de su bolsillo y disparar a la pareja.

Al principio la comitiva pensó que el atentado había fallado, pues la pareja real parecía haber salido ilesa una vez más, pero mientras el coche se dirigía a la residencia del gobernador se conoció el verdadero alcance de sus heridas: la condesa Sophie había recibido un disparo en el abdomen y murió antes de llegar a la residencia del gobernador, mientras que Francisco Fernando falleció desangrado poco después tras recibir un tiro en el cuello.

Ante el doble asesinato de sus herederos, Francisco José I montó en cólera.

Se consideró que este hecho era la gota que colmaba el vaso de los problemas que la zona había dado al Imperio y que había que tomar medidas drásticas al respecto. El Imperio Austro-Húngaro y su aliada, Alemania, demandaron responsabilidades del atentado al gobierno serbio, considerándole como el instigador del magnicidio.

El atentado de Sarajevo: el magnicidio que desencadenó la I Guerra Mundial

Serbia se desmarca del atentado

Serbia negó tener responsabilidad alguna respecto al atentado, pero el emperador les envió una carta, conocida como el Ultimátum de Julio, en la que se especificaban una serie de medidas que el gobierno serbio tenía que aplicar para proteger los intereses austro-húngaros en su territorio o le declararían la guerra.

Serbia se comprometió a aplicar algunas de las medidas que aparecían en el Ultimátum, pero no todas, lo que no fue suficiente para el bando austro-germánico.

Serbia contaba con la ayuda de Rusia, que a su vez había firmado un tratado secreto con Francia en 1892 por el cual se movilizarían en el caso de que cualquier miembro de la Triple Alianza (Alemania, Austro-Hungría e Italia) iniciaba un movimiento hostil de tipo bélico.

La tensa situación de “paz armada” que vivía Europa solo necesitaba una chispa para explotar en guerra y esa fue el asesinato de los archiduques.

El día 28 de julio de 1914 la suerte del continente ya estaba echada.


Artículos relacionados:

La paz de Versalles. Balance de la Primera Guerra Mundial


Rocio Martinez

Madrid, 1988. Licenciada por la Universidad Complutense de Madrid y graduada en el máster de estudios avanzandos de Historia Moderna "Monarquia de España Siglos XVI-XVIII, de la Universidad Autónoma de Madrid. Ha trabajado como asesora de cine y autora de diversos estudios sobre la historia de los siglos XVI y XVII.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *