Bandera pirata de Edward Low

El Significado de la Bandera Pirata

En este artículo conoceremos el significado de la bandera pirata y todos los tipos de banderas piratas que han existido en la  Historia

La mera mención de “la palabra PIRATAS” helaba la sangre en las venas de cualquier persona que hubiera hecho de los viajes por el mar su medio de vida durante la Edad Moderna.

Viajeros, comerciantes y marineros sabían que, por muy bien pertrechados y defendidos que fueran sus barcos, un ataque de los avezados piratas tenía muchas probabilidades de acabar horriblemente para ellos.

Y, cuando se encontraban en alta mar, era la visión de una bandera la que les indicaba, con la certeza de un jarro de agua fría, que estaban a punto de encontrarse cara a cara con una de sus peores pesadillas.

Actualmente, estamos acostumbrados a pensar en la bandera pirata como aquella de fondo negro en la que aparecen una calavera y dos tibias en forma de cruz, que a veces eran sustituidas por dos espadas.

Sin embargo, esta imagen tan popularizada por el cine y la televisión no se corresponde totalmente con la realidad pues, aunque sí que existieron banderas con este diseño, también se utilizaron una gran cantidad de versiones diferentes.


También te puede interesar:


La bandera pirata representando la muerte

Por ejemplo, el pirata galés Bartholomew Roberts utilizaba, a principios del siglo XVIII, una bandera en la que aparecían la muerte (representada por un esqueleto) y él sosteniendo un reloj de arena, que generalmente significaba que el tiempo  de vida de sus enemigos se estaba agotando.

Bandera pirata Edward Low
Bandera pirata Edward Low

También utilizaba otra donde aparecía él blandiendo, amenazante, una espada y apoyado sobre dos calaveras. Asimismo, el pirata Edward Low utilizaba una bandera en la que aparecía un esqueleto de color rojo sobre un fondo negro y el famoso pirata Edward Teach, el famoso “Barbanegra”, utilizaba una bandera en la que aparecía un esqueleto con la forma de un demonio que sostenía, en una mano, un reloj de arena y, en la otra, una lanza con la que se preparaba para atravesar un rojo corazón sangrante.

Por lo tanto, había muchas banderas piratas diferentes y, de hecho, algunos de los piratas más famosos de la historia utilizaron un diseño en particular que servía para identificarlos.

La calavera como marchamo reincidente en el diseño de las banderas piratas

En cualquier caso, siempre fue muy habitual en sus diseños la utilización de calaveras sobre un fondo rojo o negro, de forma que es su imagen la que ha quedado fijada en el imaginario colectivo como la visión que identifica a los piratas.

Una simple bandera negra ya identificaba al barco que la llevaba; generalmente, una bandera roja no solo identificaría al barco como pirata,  sino que también indicaba que ese navío no tendría merced ni posibilidad de rendición.

La bandera pirata propiamente dicha no era la única que solían llevar estos en sus barcos. Solían llevar diferentes banderas que identificaran a distintas naciones, de forma  que pudieran izarlas y engañar a una posible presa fingiendo ser un posible aliado.

La bandera escondida

Los barcos piratas no llevaban constantemente izada su bandera pirata, por la sencilla razón de que, ante una señal tan clara de que se acercaba un barco pirata, su posible presa intentaría huir o se aprestaría para el ataque,  algo que no convenía en absoluto a unos atacantes que deseaban hacerse con una nave y unas mercancías que estuvieran en el mejor estado posible.

Los barcos pirata podían izar una bandera falsa o navegar sin ella hasta que el barco con el que pensaban hacerse se encontraba lo suficientemente cerca de ellos como para que no pudiera huir o para que pudieran atacarle fácilmente antes de que sus adversarios pudieran armarse o tener la posibilidad de organizarse para presentar una resistencia seria.

La aparición de la bandera pirata solía comunicar un mensaje muy claro y muy directo: el barco atacado debía rendirse inmediatamente y sin condiciones. 

En caso contrario, sería tomado al asalto y las personas que viajaban en él sufrirían un horrible destino.

Una vez comenzada la lucha, ya no se aceptaría ningún tipo de rendición.

Así, si unimos la visión horrible de la bandera pirata con todos los rumores y leyendas que cualquier marinero habría oído sobre la crueldad piratamuchos de los barcos atacados se rendían sin condiciones, con  el objetivo de evitar a la tripulación tanto sufrimiento como fuera posible.

El paso del tiempo y la progresiva desaparición de la piratería no significaron que su bandera dejara de utilizarse.

Muy al contrario, las fuerzas militares empezaron a usar en ocasiones la bandera negra con una calavera y unos huesos como insignia o imagen de su ferocidad.

Una curiosidad sobre el uso de la bandera pirata en la actualidad

Bandera pirata de Bartholomew Roberts
Bandera pirata de Bartholomew Roberts

Es especialmente curioso el hecho de que los submarinos británicos han adquirido, desde comienzos del siglo XX, la tradición de enarbolar la típica bandera pirata cuando llegan a puerto después de haber tenido éxito en la misión que se les haya encomendado.

Esta tradición se mantiene en la actualidad y, de hecho, la bandera pirata  es el emblema oficial del Servicio de Submarinos de la Royal Navy británica, por lo que la bandera pirata sigue estando ligada, en pleno siglo XXI, a la lucha en el mar.


Artículos relacionados:

 

Rocio Martinez

Madrid, 1988. Licenciada por la Universidad Complutense de Madrid y graduada en el máster de estudios avanzandos de Historia Moderna "Monarquia de España Siglos XVI-XVIII, de la Universidad Autónoma de Madrid. Ha trabajado como asesora de cine y autora de diversos estudios sobre la historia de los siglos XVI y XVII.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *