Vassili Grossman. Vida y destino: tras la estela de Guerra y Paz

Esta gran novelaVida y Destino, calificada algo exageradamente como la Guerra y paz de la Segunda Guerra Mundial, se ha convertido en una obra ineludible para aprehender el siglo XX, convirtiendo por añadidura a su autor – Vassili Grossman – en uno de los próceres de las letras rusas. 

Realmente, las similitudes con la obra inmortal de Tolstoi son muchas, a pesar de los casi cien años que las separan, y para nada son casuales: ambas se estructuran en torno a varias familias, cuyos miembros y cuyas vidas acaban chocando y confluyendo en medio del desastre general: la decisiva batalla de Stalingrado (entre los ejércitos alemán y ruso) en la obra de Grossman, y las batallas, también decisivas, de Austerlitz (los contendientes eran la Francia de Napoleón y la alianza austro-rusa) y Borodino (entre Francia y Rusia solamente) en la novela de Tolstoi.

Similitudes y diferencias con Guerra y Paz

Ambas se sirven de personajes paradigmáticos para reflejar el espíritu de una época y de un país, Rusia; ambas trascienden los hechos y son portadoras de hondas reflexiones, históricas, filosóficas, morales y vitales; ambas son prolijas y ambas son considerad
as por la crítica como obras maestras de la literatura universal.

En el apartado de las disimilitudes se puede registrar que Vida y destino tiene un estilo sencillo y que su autor fue testigo directo de los hechos mientras que Tolstoi ni siquiera había nacido cuando Napoleón trató de invadir Rusia.

Vasili Grossman, corresponsal de guerra

El también autor de ‘Todo fluye…’ ejercía como corresponsal de guerra mientras acompañaba a las tropas soviéticas siendo el primer periodista en dar la noticia al mundo acerca de la existencia de los terribles campos de exterminio nazis.

Vida y Destino
Vida y Destino de Vasili Grossman

Con este bagaje, Grossman escribió una portentosa novela, prohibida en tiempos del premier Nikita Jrushov y que no sería publicada hasta después de su muerte y, obviamente, al otro lado del telón de acero.

Vida y destino forma parte de esas grandes novelas que la fortuna, providente, evitó que se perdieran para la humanidad, de hecho, la única copia que no fue destruida se logró ‘evacuar’ al mundo occidental en forma de microfilms.

La obra tiene un carácter épico, con una intensidad asombrosa se narran situaciones tan diversas e interesantes como la vida de un carcelero en Auswitch, las dudas de Stalin y de Hitler en sus horas más trascendentales, los preparativos de la ‘solución final’ por parte de Adolf Eichmann, los sentimientos de una mujer judía al dirigirse al campo desde el gueto, el clima de sospecha existente no ya en la sociedad rusa sino en una informal cena de amigos, la caída y el ascenso del físico de origen judío Shtrum, la vuelta a Moscú desde Kazan de las élites, la vida de un comisario político en el frente, las conversaciones en un hospital militar, el carácter del general alemán Von Paulus, la vida y el amor en la trinchera de Stalingrado, la extraña tristeza de la ciudad de Stalingrado tras la batalla, las detenciones, la necesidad de la bondad (que no del bien) y tantas y tantas otras.

Similitudes con Archipiélago Gulag

Intelectualmente, la obra de Grossman se asemeja bastante a Archipiélago Gulag, obra de Solzhenitsyn, si bien la crítica contra la inhumanidad del régimen comunista se fundamenta, de forma ligeramente diferente, en la libertad y en la fortaleza humana frente al terror.

Ambos autores no eluden la crítica del fascismo alemán, pero su punto de mira se dirige de forma preponderante al régimen soviético, que aún en los años ochenta era estimado desde occidente con cierta benevolencia.

Vasili Grossman
Vasili Grossman

La visión de Vassili Grossman tiende hacia el optimismo vital porque, si bien el estado totalitario pudo llegar (y a menudo llegó) a parecer todopoderoso, deshumanizándolo todo a su paso, en último término siempre triunfará el ser humano frente a la maldad.

Frente a esa maldad como concepto general se erige, según el autor, la bondad individual y desinteresada, la bondad genuina del hombre.

Un resumen de la obra

Grossman lo resume perfectamente mediante dos frases entresacadas de entre las muchas, extraordinarias todas, que inundan su obra: «La vida se extingue allí donde existe el empeño de borrar las diferencias y las particularidades por la vía de la violencia (…) y aunque el proceso de evolución había llevado millones de años, habían bastado pocos días para hacer el camino inverso, el camino que va del ser humano a la bestia sucia y miserable, desprovista de nombre y de libertad«, frente a esa realidad Grossman concluye con la frase más brillante y definitoria del libro «la aspiración innata del hombre a la libertad es invencible; puede ser aplastada pero nunca aniquilada«.

Y es que no hay nada mejor para sugestionar al lector potencial que reproducir algunas de las magníficas palabras de Vida y destino.

La crítica, y también el público, es unánime al respecto, Vida y destino es una novela para la posteridad, esencial, y de las más valiosas del siglo XX.

Daniel Garcia

Daniel García García. Nacido en Vitoria, aunque castellano de adopción, se licenció en la Universidad de Valladolid en las ramas de Historia y Literatura Comparada y Teoría Literaria. Actualmente trabaja en la Universidad de Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *