Rugby y F√ļtbol, la loca Historia de su nacimiento ūüŹČ‚öĹ

En la Edad Media, en Inglaterra, entre los siglos XII y XVI, se jug√≥ a un juego de pelota similar al rugby entre pueblos vecinos. Raro es que, en los tiempos que vivimos, no se recupere este ‘deporte’ de alto riesgo, tal y como veremos ahora…

Este juego no ten√≠a reglas. Cada equipo podr√≠a tener tantos jugadores como quisiera y la pelota estaba compuesta por una vejiga de animal inflada. El objetivo del juego era claro, que cada equipo moviera la vejiga a trav√©s del pueblo hasta un punto designado. Lo mejor era que cada¬†jugador podr√≠a usar cualquier medio que quisieran para cumplir el objetivo; y eso inclu√≠a poder robar la pelota, de la forma que fuese, con habilidad o pura fuerza bruta. Todo era ‘juego limpio’ en esta forma de f√ļtbol que en Inglaterra se llamaba¬†‘mob football’.

El antecedente del rugby

Pero como podemos comprobar, este juego es el antecedente del rugby, con muchas diferencias, pues no hab√≠a reglas ni √°rbitros, pero con una clara similitud. Ni que decir tiene que esta forma de entretenimiento levantaba pasiones; en primer lugar porque serv√≠a como v√°lvula de escape; por otro porque frenaba otras motivaciones poniendo en un lugar ‘civilizadado’ la rivalidad entre pueblos.¬†

Antecedentes del Rugby
Antecedentes del Rugby

El “F√ļtbol medieval”

“F√ļtbol medieval” es un t√©rmino moderno utilizado para una gran variedad de juegos de f√ļtbol que se inventaron y jugaron en Europa durante la Edad Media.

Los nombres alternativos incluyen el ‘f√ļtbol popular’, el ‘f√ļtbol de la mafia’ y el ‘f√ļtbol de carnaval’. Estos juegos pueden considerarse como los antepasados ‚Äč‚Äčde los c√≥digos modernos del f√ļtbol, ‚Äč‚Äčy en comparaci√≥n con las formas posteriores del f√ļtbol, ‚Äč‚Äčlos partidos medievales eran m√°s bien ca√≥ticos y ten√≠an pocas (o ninguna) reglas.

El festival de los martes de carnaval

Una de las primeras referencias escritas a este juego de f√ļtbol que estamos describiendo, la escribi√≥ un monje llamado William Fitzstephen. Escribi√≥ sobre el juego de pelota que se celebraba durante el festival Shrove Tuesday del lejano a√Īo de 1175. Fitzstephen describi√≥ c√≥mo los j√≥venes de la ciudad, que representaban a todas las escuelas de oficios y tambi√©n a los gremios de comercio, se reun√≠an a primera hora de la tarde. Cada grupo tra√≠a su propia pelota. El pueblo se reun√≠a a su alrededor para observarlos y jalearlos.

El Football prohibido

Como puedes imaginar, este tipo de juego de pelota era peligroso. Numerosas personas resultaban heridas en cada ‘partido’.

A veces, la rivalidad entre las aldeas se calentaba tanto que la gente dedicaba demasiado tiempo a desafiar a sus vecinos en un juego de pelota que les imped√≠a realizar sus obligadas tareas, fundamentalmente relacionadas con la agricultura o el comercio y la artesan√≠a. Esta cuesti√≥n se elev√≥ a las autoridades lo que llev√≥ a la prohibici√≥n oficial del ‘deporte’. A mediados de la d√©cada de 1600, m√°s de treinta ordenanzas locales en Inglaterra prohibieron el deporte del f√ļtbol as√≠ practicado.

El rugby y sus comienzos

El rugby, tal como lo conocemos hoy, data del a√Īo 1749. Fue entonces cuando la Escuela de Caballeros J√≥venes de las Midlands de Inglaterra, inauguraron un nuevo edificio escolar en las afueras de la ciudad de Rugby en Warwickshire. Esta nueva escuela cont√≥ con un campo abierto de 8 acres, seg√ļn las medidas del pa√≠s, adyacente al edificio para que los estudiantes participen en actividades f√≠sicas. Aqu√≠, los estudiantes jugaron una versi√≥n m√°s ‘tranquila’ del f√ļtbol que se hab√≠a practicado tiempo atr√°s. Algunos de los primeros juegos ten√≠an hasta 200 jugadores en el campo.

Nacen las reglas del Rugby

Los estudiantes de la ciudad de Rugby introdujeron poco a poco las reglas del juego. Al principio, correr con la pelota no estaba permitido. El progreso hacia adelante del campo se hacía pateando la pelota. Y se comenzaron a dibujar líneas sobre la hierba delimitando los terrenos de cada equipo.

En 1823, una regla importante se agregó al juego; y es que se pudiera correr con la pelota para avanzar hacia el espacio de equipo adversario. Fue de forma un tanto casual. Sucedió durante un partido. Uno de los jugadores, llamado William Webb Ellis, (un clérigo al que se le considera el inventor del Rugby moderno al impulsarlo en la ciudad que da nombre al deporte), atrapó el balón, pero en lugar de lanzarlo hacia el campo, metió el balón entre su brazo y corrió con él por el campo, contraviniendo la regla de la que hablábamos antes.

Sus compa√Īeros de equipo impidieron, a la vez que Webb corr√≠a fren√©ticamente, que el otro equipo le alcanzara y pudo llegar hasta la l√≠nea de touch. Se habl√≥ mucho de este desaf√≠o a las reglas y, pronto, se admiti√≥ que un jugador corriera con la pelota y no tuviera que patearla para avanzar los metros suficientes como para alcanzar el campo contrario.

Monumento a William Webb Ellis en Rugby School
Monumento a William Webb Ellis en Rugby School

De deporte universitario a deporte mundial

El rugby, como deporte, se hizo conocido y popular, llegando pronto a todos los campus universitarios. En 1872, el primer partido de rugby a nivel universitario se disputó entre las universidades de Oxford y Cambridge. La popularidad del juego se extendió por el resto del Reino Unido y a la vieja Europa.


Para saber m√°s:

Magoun, Francis Peabody (1929). “Football in Medieval England and Middle-English literature.”¬†The American Historical Review.

Leave A Reply

Navigate

Cargando...