Enrique Jardiel Poncela
Enrique Jardiel Poncela

Enrique Jardiel Poncela. Más que humor, Inteligencia

El autor de… Un Marido de Ida y Vuelta, Eloísa está debajo de un Almendro, Cuatro corazones con freno y marcha atrás o Los Habitantes de la Casa Deshabitada

Especialmente dedicado a @Katalinaskies

«Si queréis los mayores elogios, moríos«. Así reza el epitafio de Enrique Jardiel Poncela, escrito sobre su nicho en Madrid, un 18 de febrero de 1952, en la misma ciudad que le vio nacer cincuenta y un años antes.

El epitafio es una de las artes literarias más curiosas y determinantes. Es la última declaración de intenciones dada. Parece que hay que pensarla bien.

Jardiel Poncela
Enrique Jardiel Poncela

Mire este video en Youtube.

Contra pronóstico, Jardiel Poncela no nos muestra humor como quizá se podría esperar en esa última frase que no arrebatará el tiempo. Nos ofreció una sentencia radiografiando al género humano, a esos miembros de la sociedad o del cuerpo social, como se prefiera decir. «Si queréis los mayores elogios, moríos»… Se puede entender cierta -de certeza- hostilidad, incluso un aire poblado de resentimiento ante el género humano. Una descripción que no casa con el trabajo desarrollado, al menos en el esencial y en el más brillante. Donde maneja el humor, la ironía y lo imposible.


También te puede interesar:

Jardiel. La Risa Inteligente. De Enrique Gallud Jardiel [Reseña]


Quien más quien menos, y quizá sin saberlo, ha presenciado alguna obra teatral escrita por Enrique Jardiel Poncela, o incluso en su versión cinematográfica. Títulos como: Un Marido de Ida y Vuelta, Eloísa está debajo de un Almendro, Cuatro corazones con freno y marcha atrás o Los Habitantes de la Casa Deshabitada, por citar algunas, son trabajos destacados que oscurecen otras obras de Jardiel Poncela. Pero que son títulos reconocibles para quien se ha acercado a la literatura de la España de los años cuarenta y cincuenta de este siglo; y que, si han pervivido, es por el talento abundante, el humor, el surrealismo y la inteligencia.
Enrique Jardiel Poncela

Quizá si hubiese nacido en la norteamérica de su mismo tiempo. En la meca del cine, con sus hollywoodienses estudios, quizá con el tiempo se le hubiese visto como uno de los mejores escritores de la época.

En España sigue siendo reconocido, pero no exportable. Y eso que durante un breve lapso de tiempo estuvo trabajando para la Fox Film Corporation en los Estados Unidos. Sucedió entre 1932 y 1933. Poncela trabajó como guionista para su departamento de español, cobrando un sueldo semanal de 100 $. Curiosamente, tras esta experiencia escribió «Fox Celuloides rancios«, una serie en la que se llevaba a efecto algo que se hace en algunos programas cómicos de la televisión de nuestros días: incorporar diálogos y efectos originales a películas sin sonido.

Como apuntábamos al comienzo, Enrique Jardiel Poncela nació en 1901. Recorrió numeros colegios en sus infancia, incluso la renombrada Institución Libre de Enseñanza, aunque a muy temprana edad y por poco tiempo. Fue en 1916, junto con un vecino de su misma edad, Serafín Adame Martínez, escribe la primera obra teatral «Dádivas quebrantan peñas«, con el pseudónimo emulado: «Serafín y Joaquín Álvarez Tintero«. Era el tiempo en que triunfaban los hermanos Serafín y Joaquín Álvarez Quintero.

A partir de los años veinte, trabaja como periodista en numerosos medios escritos: El Imparcial, La Libertad o la Correspondencia de España, entre otros.

En 1922 conoce a Ramón Gómez de la Serna, del que se afirma ejerció una importante influencia sobre él. Es el tiempo en que el acude a tertulias literarias, inicia sus colaboraciones en prensa de humor y tiene tiempo para fundar la publicación La Novela Misteriosa. En 1923 ya había decidido dedicarse a la literatura en exclusiva. Seis años después firma un contrato con una editorial que le compromete a entregar un libro por año.

Con sus obras Jardiel Poncela, tan próximo al Teatro del Absurdo, dio una vuelta de tuerca al teatro tradicional que se hacía en España, denominado Naturalismo. Algo que ni crítica ni público entendió, o compartió. Se vivía la época del Franquismo y las artes escénicas sufrían la represión política. Existía la censura, algo que a cualquier creador no coadyuva nunca a buen término.

En 1931 escribe, con relevante éxito público, Pero… ¿Hubo Alguna Vez Once mil Vírgenes? Y aunque en sus comienzos vivió el fracaso de una de sus obras, Usted tiene Ojos de Mujer Fatal, no se arredra y continúa escribiendo. Poco después de terminar su breve periplo norteamericano, comienza la Guerra Civil española. Se exilia, si bien en 1938 se instala en San Sebastián, donde permanecería hasta concluir el conflicto.
Es en la década de los años cuarenta cuando Jardiel Poncela llega al punto máximo de su carrera literaria, incluso se convierte en empresario teatral, con obras propias, como Las siete Vidas del Gato.

En 1945 le es detectado un cáncer de laringe. La enfermedad le arrebató los siguientes años al acabar con él de forma demasiado prematura. En 1946 consigue el Premio Nacional de Literatura, sin embargo, como atestiguan dos de sus nietos, los últimos tiempos se desarrollaron en la pobreza. Entre el dolor y la miseria por no tener ingresos al no poder trabajar. Quizá por esta razón sea más sencillo entender esas palabras que se leen sobre su tumba: «Si queréis los mayores elogios, moríos».

Frases Célebres de Enrique Jardiel Poncela

Elosia está debajo de un almendro
Elosia está debajo de un almendro. Enrique Jardiel Poncela

De haber vivido estos días, y si hubiera tenido cuenta en Twitter, no cabe duda que hubiera tenido muchos seguidores. Jardiel Poncelacultivó con destreza la frase corta, el latiguillo, las sentencias y los aforismos. En cierta medida, de una forma concomitante con el talento de Oscar Wilde. Algunas de estas sentencias…

>> La juventud es un defecto que se corrige con el tiempo.
>> El que no se atreve a ser inteligente, se hace político.
>> El amor es como la salsa mayonesa: cuando se corta, hay que tirarlo y empezar otro nuevo.
>> En la vida humana sólo unos pocos sueños se cumplen; la gran mayoría de los sueños se roncan.

Para saber más:

>> La Señora Nocotina. Uno de sus textos.
>> Imágenes y datos sobre Jardiel Poncela, un blog realizado por dos de sus nietos Carlos Dorrell Jardiel y Enrique Gallud Jardiel.



Artículos relacionados

Características del Surrealismo

Enrique Gallud Jardiel. El discurso insoportable [Reseña]

Jardiel. La Risa Inteligente. De Enrique Gallud Jardiel [Reseña]

Entrevistamos al nieto de Enrique Jardiel Poncela. «El humor es una fuente de felicidad». Enrique Gallud Jardiel

Enrique Gallud Jardiel presenta un nuevo libro titulado El arte de hacer de todo. Se trata de una parodia de los libros de autoayuda y del moderno «hágalo usted mismo» [Reseña]

José Carlos Bermejo

José Carlos Bermejo, Madrid noviembre 1971. Escritor. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, ha colaborado en diferentes medios de comunicación, tradicionales y digitales. Es autor de la novela WILDE ENCADENADO y del libro de relatos RETAZOS DE UN MUNDO IMPERFECTO. + info: josecarlosbermejo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *