ūüé¨ Ed Wood No es el Peor Director de la Historia del Cine

¬ŅQui√©n fue Ed Wood?

Con ese sambenito, inmerso en ese cruel y despiadado tópico, se calificó, se califica, a Ed Wood, como el peor director de la Historia del Cine.

Sin embargo, hay un buen n√ļmero de objeciones que se pueden plantear a tama√Īa e injusta afirmaci√≥n, pues para ser calificado treinta a√Īos despu√©s de su muerte como el peor director de la Historia del Cine se exigir√≠an muchas cualidades que no atesora Edward Davis Wood, Jr., como veremos a continuaci√≥n…

S√≠, es cierto, las pel√≠culas de Ed Wood son “malas”, malas porque contienen un buen n√ļmero de disparates desde el considerado buen punto de vista cinematogr√°fico, porque en infinidad de ocasiones se saltan todas las normas y leyes audiovisuales, pero el trasfondo de los films de Wood ten√≠an todas las oportunidades para que el producto final fuese ese, la esclavitud ante presupuestos econ√≥micos paup√©rrimos le obligaban a, por ejemplo, rodar una media de treinta escenas por d√≠a, lo que se traduc√≠a en un sinf√≠n de fallos y errores que han pasado a ser considerados torpezas, desaciertos y motivo de burla hasta el extremo de considerarle as√≠, como el peor director conocido.

Si bien, si quería terminar la película no le quedaba otro remedio que pisar el acelerador y justificarse a sí mismo lo injustificable.

Ed Wood caracterizado para la película "Glen or Glenda"
Ed Wood caracterizado para la pel√≠cula “Glen or Glenda”

Y lo injustificable son di√°logos pueriles y muy ret√≥ricos, decorados que se mueven al paso de los actores, escenas que rompen la¬†narrativa cinematogr√°fica, autom√≥viles cuyo modelo cambia durante una persecuci√≥n… o efectos especiales que de especiales poco ten√≠an… Wood escrib√≠a, produc√≠a y dirig√≠a verdaderos esperpentos.

Se puede decir que sus trabajos no aguantan la crítica si no es para calificarlos desde el punto de vista más despiadado que podamos imaginar, sin embargo cuando se piensa en ellas, y se piensa en Ed Wood, aflora un sentimiento enternecedor difícil de explicar.

Con todo lo “malas” que son sus pel√≠culas, encontramos en Wood una verdadera lecci√≥n que sobrepasa esas consideraciones que terminan por ser jocosas. O no lo es que en una persecuci√≥n el modelo del coche cambie. Pero hay m√°s…

Tim Burton recuperó y reivindicó la figura del Ed Wood en la película, homónima, que le dedicó en 1994. "Biopic" extraordinario de obligada visión para conocer con detalle la vida del cineasta.

Tim Burton recuper√≥ y reivindic√≥ la figura de¬†Ed Wood en la pel√≠cula, hom√≥nima, que le dedic√≥ en 1994. “Biopic” extraordinario de obligada visi√≥n para conocer con detalle la vida del cineasta.

El Rey de la Serie B

Sí, es cierto, la grandeza de Ed Wood no se esconde detrás de los títulos de sus películas, todas engarzadas en la conocida como Serie B.

Retrato de Ed Wood
Ed Wood

La grandeza de este factotum del cine est√° en la ense√Īanza, en la lecci√≥n que sin querer, sin pretenderlo, y a modo de legado nos ha dejado.

Lejos de ret√≥ricas, Wood es el director de la ilusi√≥n, de la persecuci√≥n de un sue√Īo que a toda costa y contra pron√≥stico convierte en realidad.

Su sue√Īo, su obsesi√≥n, era hacer pel√≠culas y lo consigui√≥. A su manera.

Fue capaz de unir a un heterogéneo, curioso y estrafalario grupo de actores -y no actores- alrededor de sus locos proyectos, sortear una ilimitada ristra de dificultades, contrariedades y obstáculos que nunca le detenían.

Quiz√°, esos “detractores” no estuvieran haciendo otra cosa que alimentar el mito de Wood al darle un rango tan importante y llamativo.

Considerarle como “director” ya es todo un logro para su memoria, la memoria de un artista que, si bien no demostr√≥ la destreza en la direcci√≥n, s√≠ lo hizo en otras facetas de la vida, dentro del complejo mundo del Cine.

En lo que a su biograf√≠a respecta, sabemos que Ed Wood se enrol√≥ en la Marina norteamericana a los diecisiete a√Īos de edad, meses despu√©s del ataque japon√©s a Pearl Harbor. Al parecer Wood fue un soldado condecorado al ser herido de bala, lo que le apart√≥ de la guerra.

Es en este momento cuando una conocida anécdota viene a redondear el pasado biográfico de nuestro personaje. Debajo del uniforme militar solía vestir leotardos y un sujetador, las más de las veces, de color rojo.



Una mirada al Mundo desde la óptica, tantas veces miope, del amor.

¬ŅTe gustan las HISTORIAS DE AMOR? Retazos de un mundo imperfecto. Relatos Jose Carlos Bermejo


Norma McCarty, su primera esposa, quedó petrificada en la misma noche de bodas cuando descubrió la afición de su marido por vestir ropa de mujer. Sin embargo siempre manifestó ser heterosexual, incluso ser mujeriego.

Esa costumbre qued√≥ arraigada en √©l desde que su madre, en la tierna infancia,¬†le vistiera como si fuera una ni√Īa, lo que al parecer prefer√≠a haber tenido por descendencia.

Aquel primer matrimonio no lleg√≥ a consumarse siendo anulado pocos meses despu√©s y la afici√≥n por las prendas femeninas, en especial, de angora, acompa√Ī√≥ a Ed Wood, quedando reflejada en pel√≠culas como “Glen or Glenda“, una oda al travestismo y primer fracaso rotundo de taquilla y cr√≠tica.

Ed Wood fue capaz de convertirse al rito Bautista con el √ļnico objetivo de recaudar fondos con los que financiar su pel√≠cula “Plan 9 From Outer Space”. Sus fracasos continuados en la producci√≥n de sus filmes le condujeron a acabar, los √ļltimos a√Īos de su vida, escribiendo literatura barata y dirigiendo pel√≠culas pornogr√°ficas.

La Trouppe de Ed Wood: Bela Lugosi, Tor Johnsonn, Vampira

EdwardDWoodJr
Escrita, producida y dirigida por Edward D Wood Jr

Dentro de ese grupo del que se rodeó Ed Wood y al que hacíamos referencia anteriormente destacaba, sobre todos, Bela Lugosi.

El eterno Dr√°cula pasaba por sus peores momentos cuando se cruz√≥ en su camino el amateur director. Adicto a la hero√≠na, lejos quedaba su exitosa carrera cinematogr√°fica interpretando al “Pr√≠ncipe de las Tinieblas”, cuando el cine era mudo y √©l era una de las grandes estrellas.

Siempre se ha hablado de la extraordinaria amistad que labraron Lugosi y Wood, y de c√≥mo el director, quiz√° intent√°ndose apoyar en la sombra del actor h√ļngaro para hacerla resurgir desde el silencio y llegar hasta el triunfo, ayud√≥ en todo momento a un hombre que no era ni sombra lejana de lo que fue.

En el haber y en la grandeza de Wood se encuentra este aspecto de su biograf√≠a, acompa√Īando a Lugosi¬†en los peores momentos, cuando la droga hac√≠a tales estragos que le hab√≠a convertido en un yonqui. Bela, llamado a ser la estrella de su pel√≠cula “Plan 9 From Outer Space“, fallec√≠a antes de que comenzara el rodaje. Pero a Wood nada le deten√≠a y aprovech√≥ recortes de metraje que ten√≠a de Lugosi y los incorpor√≥ a su nuevo film.

Como las secuencias con las que contaba no eran suficientes, √©stas fueron completadas con otras tomas en las el que el quiropr√°ctico de la segunda mujer de Wood, Kathy O’Hara, doblaba a Lugosi ocultando su rostro con una capa. Para esta pel√≠cula, Wood logr√≥ convencer a su vecino, perteneciente a la iglesia Bautista para poder financiarla. Al parecer la idea de la comunidad religiosa era producir doce pel√≠culas que contaran la historia de los Doce Ap√≥stoles. Wood, presumiblemente, con su enorme poder de persuasi√≥n y entusiasmo, les convenci√≥ para que pusieran dinero suficiente para rodar su “Plan 9” y con los beneficios que diera, rodar esas doce pel√≠culas.

Evidentemente, el “plan” no surti√≥ efecto y lo √ļnico que consiguieron los bautistas fue que todos los componentes de la pel√≠cula, actores y t√©cnicos y √©l incluido, se bautizaran por su rito.

Otro de los nombres que acompa√Īaron a Ed Wood, y cuya interpretaci√≥n el celuloide tampoco ha borrado de la historia, es Tor Johnson, un luchador profesional de nacionalida

De enorme envergadura, sobrepasaba los ciento ochenta kilos de peso y su capacidad interpretativa, limitada, servía para que Vampira, una presentadora de televisión que acostumbraba a viajar a todas partes disfrazada; o Criswell, un adivino que al parecer no adivinaba nada.

Cartel de presentación de la Iglesia dedicada a Ed Wood
Cartel de presentación de la Iglesia dedicada a Ed Wood

El Woodismo, la Iglesia en Honor de Ed Wood

El mito sobre el que se construido el recuerdo del director alcanza límites que, sin duda, él hubiese sido incapaz de imaginar.

Es el caso del “Woodismo“. A sus seguidores, que suman m√°s de tres mil, se les puede encontrar en su p√°gina Web, desde la que pretenden el crecimiento personal a partir de la filosof√≠a de Wood. Fue fundada en 1996.

Ed Wood muri√≥, de un ataque al coraz√≥n, en la m√°s absoluta ruina. Tanto es as√≠ que pocos d√≠as antes de fallecer en casa de un amigo, mientras contemplaba un partido de f√ļtbol americano por televisi√≥n, hab√≠a sido desahuciado junto a su esposa.

Película Ed Wood



Una mirada al Mundo desde la óptica, tantas veces miope, del amor.

¬ŅTe gustan las HISTORIAS DE AMOR? Retazos de un mundo imperfecto. Relatos Jose Carlos Bermejo


Leave A Reply

Navigate

Cargando...