Parte del mecanismo de Anticitera
Parte del mecanismo de Anticitera

¿Qué es el mecanismo de Anticitera?

La Isla de Anticitera se hizo famosa a principios del siglo XX por el hallazgo de un mecanismo que fue bautizado como el primer ordenador analógico conocido en la Historia.

Ahora, Anticitera vuelve a la actualidad mediática ya que la diócesis local de la Iglesia Griega Ortodoxa ha puesto en marcha un curioso proyecto para atraer nuevos residentes, ya que en la bella Isla el número de habitantes se ve reducido cada año, con el estancamiento de su población activa. Por ello, llegaron a la conclusión de que un incentivo sería ofrecer casa gratis, tierras y una ayuda mensual de 500 euros durante los 3 primeros años de residencia continuada.

Cualquiera puede optar a esta seductora oferta, si bien, las familias griegas tienen preferencia, cualquier ciudadano de otro país puede optar a ella. Lógicamente, las plazas son limitadas. En un primer momento a nueve viviendas. Al cierre de este artículo aún se podía optar a presentar solicitud.

Loading...

Pero, ¿qué es el mecanismo de Anticitera?

En cualquier caso, y gracias a que la actualidad nos ha hecho girar la vista hacia esta bella isla griega, quizá sea esta una buena ocasión para repasar todos los datos que se han ido recogiendo a lo largo del tiempo sobre el estudio del ‘mecanismo de Anticitera’, y que siguen maravillando a los investigadores. Sin duda, el símbolo más emblemático de este bello rincón del Mediterráneo.

En primer lugar, se sabe que no era programable en el sentido moderno en que entendemos cómo configurar un mecanismo para que nos ofrezca datos actuales o futuros. A pesar de ello, se le ha designado como la primera computadora analógica creada conocida por el Hombre, descubierta en el fondo marino en el año 1901.

También se sabe que está compuesta por un engranaje de ruedas y una especie de reloj, que eran utilizados para predecir posiciones astronómicas, eclipses, tanto de sol como de luna; y para conocer las órbitas. Y, curiosamente, para marcar el paso de los cuatros años de intervalo de tiempo entre los Juegos Olímpicos.

mecanismo de Anticitera en el Museo Arqueológico de Atenas
Recreación del mecanismo de Anticitera en el Museo Arqueológico de Atenas

¿A quién se debe la invención?

Ningún arqueólogo o historiador ha sido capaz aún de determinar quién se esconde detrás de la invención, si bien se cree que tuvo que ser obra de alguno de los hombres de Ciencia griegos coetáneos a su creación. Aquí caben diversos nombres, destacando: Arquímedes, Hiparco o Posidonio.

Según publicó The New York Times, un análisis del dial de bronce, que se encuentra en la parte posterior del mecanismo, proporciona otra pista más sobre los usos de este singular mecanismo.

Así, Christián C. Carman, historiador y científico perteneciente a la Universidad Nacional de Quilmes en Argentina, y James Evans, físico de la Universidad de Puget Sound en Washington, sugieren que el calendario del misterioso dispositivo se creó en el año 205 antes de Cristo, apenas siete años después del fallecimiento de Arquímedes.

Según estas investigaciones, el mecanismo pudo estar alojado en una caja de madera y era operado para su funcionamiento a través de una manivela. El dispositivo cuenta con inscripciones tanto en su parte delantera como trasera. Y, ya en la década de los años setenta del siglo XX, se estimó que sus grabados databan del año 87, también antes de Cristo. Sin embargo, más recientemente, los científicos que examinaron las formas de las letras griegas en las inscripciones fecharon el mecanismo entre los años 150 y 100 a. C.

Hay un dato que acerca la invención a la figura legendaria de Arquímedes, pues el lenguaje escrito en el dispositivo sugería que había sido fabricado en Corinto o en Siracusa, lugar donde residía Arquímedes, aunque como ahora veremos, este dato quizá tampoco sea cierto.

Publicado en la revista Archive for History of Exact Sciences, para los investigadores Carman y  Evans los datos, tal y como se creía hasta entonces, tomaban un rumbo diferente. Por un lado, por las formas en que los patrones de eclipse del dispositivo se ajustaban a los registros de eclipse de Babilonia, los dos científicos utilizaron un proceso de eliminación para llegar a la conclusión de que el punto de partida, del calendario del también conocido como Mecanismo de Antikythera fue de 50 años a un siglo antes de lo que se pensaba.

El hallazgo respalda la idea, según los científicos, de que la estrategia de predicción del eclipse del mecanismo no se basaba en la trigonometría griega, que no existía en ese momento, sino en métodos aritméticos babilónicos tomados por los griegos.

¿Por qué no fue Arquímedes el creador del mecanismo de Anticitera?

Aquí nos encontramos con un problema de fechas. Se tiene por cierto que Arquímedes fue asesinado por un soldado romano en el año 212 antes de Cristo, mientras que se cree que el barco que transportaba el mecanismo se hundió en algún momento entre los años 85 y 60 a. C. Por ello, la conexión con Arquímedes ahora parece aún menos probable.

Como ya apuntábamos, existen inscripciones que apuntan a que el mecanismo era utilizado para fechar los Juegos Olímpicos. Así, en una pequeña esfera se refiere una competición deportiva  celebrada en Rodas, según una investigación realizada por Paul Iversen, un erudito griego en la Universidad Case Western Reserve. Por ello, también se apunta que la invención pudo partir de este lugar.

Sea como fuere, y sin saber en pleno siglo XXI a quién atribuir su invención, nos quedamos con la extraordinaria capacidad creadora de los antiguos griegos. Sobre el Mecanismo de Antikythera se han escrito numerosos libros, se ha conseguido realizar una réplica prácticamente exacta, que se puede ver en el Museo Arqueológico de Atenas y sigue maravillando tanto por su complejidad matemática como por su esquivo origen histórico.


 Novelas que enganchan 🙋‍♀️

▷ Novelas de intriga que enganchan: Wilde Encadenado

M Lilian Montesinos

Estudiante de periodismo. Publicando en medios digitales desde 2015. Me apasiona la escritura y me tomo muy en serio mi trabajo: consulto fuentes, busco la imparcialidad y la objetividad como buen profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *