La Independencia de Estados Unidos

Por Carlos González Martínez



El 4 de julio de 1776 trece colonias británicas del continente americano proclamaron su independencia con respecto a Inglaterra. El conflicto con la metropoli, que había comenzado tres años antes como consecuencia de la política de impuestos seguida por el Parlamento de Londres, finalizó en 1883 con la secesión de los territorios americanos.

El proceso de independencia de los EE.UU.

sirvió como modelo para las colonias americanas de España y Portugal. Estas, tras un proceso no exento de violencia, completaron el mapa continental de nuevos estados entre 1808 y 1824. A su vez, los acontecimientos de las trece colonias tuvieron también una influencia fundamental en el proceso revolucionario francés de 1789. Muchos de los voluntarios que se habían desplazado desde Francia a Norteamérica para apoyar militarmente la independencia de los colonos, regresaron a su país con la convicción de que el tiempo de la monarquía absoluta y los privilegios señoriales había pasado.

De Boston al Congreso Continental

La aprobación, por parte de la Cámara de los Comunes británica, de la Ley Townsend, que fijaba aranceles sobre el té, el papel sellado, el vidrio y las tinturas, encendió la chispa del descontento colonial. La reacción británica ante las noticias que llegaban de América fue la supresión de todos esos impuestos, con excepción del que pesaba sobre el té. El intento de conciliación no surtió el efecto deseado, sino que encrespó aún más los ánimos en las colonias. En 1773 los habitantes de Boston protagonizaron un suceso que marcaba el punto de no retorno hacia la rebelión: el Motín del Té.Motín del te

 

El gobierno inglés respondió al desafío colonial con el uso de la fuerza contra la ciudad de Boston, causando una profunda preocupación entre los americanos. Sus representantes se reunieron por primera vez en 1774, constituyéndose como Congreso Continental. La ciudad de Filadelfia fue el lugar elegido como sede de esta asamblea que, en su primer encuentro, no contó con ningún delegado de Georgia. Los miembros del Congreso Continental, además de negar al Parlamento británico toda autoridad legislativa sobre las colonias, proclamó que defendería sus derechos con la fuerza si eso fuera necesario.

Independencia de Estados UnidosSin embargo, los representantes de las colonias, no queriendo romper definitivamente sus lazos con Inglaterra -pues muchos se consideraban súbditos fieles de la Corona británica-, enviaron al rey Jorge III una lista de agravios de cuya satisfacción dependería su obediencia. La negativa del monarca a escuchar las peticiones del Congreso Continental acabó por empujar a los americanos hacia la independencia. De esta manera, el 4 de julio de 1776, tras un duro debate y una votación que arrojo un resultado de doce votos a favor y una abstención (Nueva York), nacían los Estados Unidos de América.

Un acontecimiento y tres procesos políticos para la independencia norteamericana

En el nacimiento de los Estados Unidos de América podemos descubrir tres procesos simultáneos e interdependientes, pero bien diferenciados entre sí. Los americanos que arriesgaron sus vidas, familia y propiedades por alcanzar su independencia, no sólo iniciaron una guerra contra la todopoderosa potencia británica por dicho objetivo. También se lanzaron, quizás en algunos casos sin ser muy conscientes, a una revolución política y a una guerra civil al mismo tiempo.

Cuando Thomas Jefferson redactó la Declaración de Independencia no se limitó únicamente a romper el lazo entre los anglosajones de ambos lados del Atlántico, sino que expresó en buena parte del documento un marcado pensamiento liberal. La huella de John Locke, adaptada en algunos aspectos a las nuevas ideas del siglo XVIII, se deja sentir con fuerza en el primer párrafo del texto. Los padres del estado americano tenían claro cual era el camino a seguir por la nueva república: el liberalismo. Casi tres lustros antes de que los franceses llevasen a cabo su famosa revolución, los norteamericanos ya habían hecho triunfar la suya.

Quizás sea poco conocido entre el gran público que no todos los norteamericanos se sintieron identificados con la causa de la independencia. De ahí que buena parte de los colonos ingresaran en el ejército británico para defender la causa del rey Jorge III. El tercer proceso que encontramos en los acontecimientos de 1776 es, precisamente, una guerra civil entre los norteamericanos partidarios de la independencia y los contrarios a romper los lazos con Inglaterra. De hecho, gran parte de las fuerzas militares británicas estaban compuestas por habitantes de las trece colonias. Estos, una vez finalizado el conflicto, emigraron hacia los territorios de Canadá, territorio que se mantuvo fiel a Jorge III.

Artículos relacionados

>> La Cosecha de la Muerte
>> La Guerra de Secesión






newsletter

Escribe tu correo electrónico y te enviaremos nuestros nuevos artículos:





Nombre (opcional)