Icono del sitio Actually Notes Magazine

Juegos de azar: origen, prohibiciones e Historia

Cómo comenzaron los juegos de azar

Photo by Alois Komenda on Unsplash


Como nos cuenta la Enciclopedia Británica: «El juego es una de las actividades más antiguas de la humanidad, como lo demuestran los escritos y los equipos encontrados en las tumbas y otros lugares».

¿Jugadores condenados a trabajos forzosos?

Quizá la primera curiosidad que encontramos en este asunto de los juegos de azar es que los juegos solían estar regulados desde que la Historia los reconoce y los recuerda en sus fuentes, hasta de la Prehistoria. Esto quiere decir que en las leyes de la antigua China o del Imperio Romano, así como en las referidas al Talmud judío, pasando por el Islam o el budismo, y hasta en el antiguo Egipto los jugadores (a los que se les consideraba) empedernidos podían ser condenados a realizar trabajos forzados en las canteras». Vamos, que siempre ha estado mirado con 🔎.

La adivinación en el origen del juego

También nos advierte la Britannica que se considera que el origen del juego tiene tintes adivinatorios.

Con el juego: el hombre buscaba el conocimiento del futuro y las intenciones de los dioses.

Entre las actividades o prácticas, se arrojaban palos marcados y otros objetos e interpretando el resultado, el hombre buscaba el conocimiento del futuro y las intenciones de los dioses. Esto es, se buscaba en lo aleatorio, en el azar las respuestas que no se encontraban ante lo incierto del futuro.

Referencias históricas: echar a suerte

La Biblia cristiana contiene muchas referencias al sorteo para dividir la propiedad. Un ejemplo bien conocido es el hecho de que los guardias romanos ‘echaran a suerte’ quedarse con la ropa de Jesús durante su Crucifixión.

Esto se menciona en los cuatro Evangelios, al parecer no en los Evangelios Apócrifos y se ha utilizado durante siglos como un ejemplo de advertencia por parte de los cruzados contra los juegos de azar. Quizá por esa idea de que con lo sagrado no se juega.

El juego de azar estaba relacionado con el destino inevitable




❤️ ¿Te gustan los AUDIOLIBROS? ❤️
Consigue 30 días GRATIS en Audible, de Amazon:
✔️ >>

Sin embargo, en la antigüedad, echar ‘a suerte algo’ no se consideraba un juego de azar en el sentido moderno, tal y como hoy lo entendemos, sino que estaba relacionado con el destino inevitable.

Los antropólogos también han señalado el hecho de que los juegos de azar prevalecen más en sociedades donde existe una creencia generalizada en dioses y espíritus cuya benevolencia se puede buscar.

Dados para impartir justicia

El echar a suertes, no siempre con los dados, se ha utilizado en muchas culturas para impartir justicia y señalar a los criminales en los juicios. Por ejemplo, eso sucedía en Suecia hasta el año 1803.

La palabra griega que designa ‘justicia’, dike , proviene de una palabra que significa “arrojar” en el sentido de tirar dados.

Las prohibiciones, desde la noche de los Tiempos

La historia de la vieja Europa está llena de edictos, decretos y encíclicas que prohíben y condenan los juegos de azar, que de forma implacable nos ofrecen un claro testimonio: su popularidad en todos los estratos de la sociedad.

¿Cuándo se comienza a recaudar por los juegos de azar?

Los juegos de azar organizados por los gobiernos y otras autoridades se fundamentaron en la idea de recaudar dinero.

Esta historia comienza en el siglo XV con las loterías, y siglos antes en China con el keno, un juego similar a lo que conocemos como bingo.

De pecado a un vicio y debilidad humana

Las casas de juego legales surgen en el siglo XVII y, curiosamente, los matemáticos comenzaron a interesarse seriamente en los juegos de dados y cartas, a partir de los cuales surgió el campo de la teoría de la probabilidad. Así es que podemos establecer una relación entre el estudio y el juego. No en vano, todo este asunto es un tema de probabilidades, de lo aleatorio, también de la ‘suerte’.

Las apuestas deportivas organizadas por los poderes estatales se dan inicio hacia finales del siglo XVIII.

¿Cuál era la actitud oficial hacia el juego en estos tiempos? Pues, de considerarlo un pecado, se pasó  a considerarlo un vicio y una debilidad humana, para también llegar a verlo como una actividad mayoritariamente inofensiva e incluso entretenida.

¿Y qué ocurre en la actualidad del siglo XXI? Bueno, cada uno de nosotros tenemos una apreciación diferente. Se considera que cuatro de cada cinco personas en los países occidentales juegan en Internet, al menos de manera ocasional. Lo que supone un porcentaje bastante elevado.

Eso sí, desde los años ochenta del siglo XX, las autoridades médicas de varios países reconocieron el juego, cuando es patológico, como un trastorno cognitivo. Este problema afecta al 1 por ciento de la población occidental, por lo que se han iniciado múltiples programas de tratamiento y terapia para tratar el problema, cuando lo es el juego.


Te va a interesar:

¿Cuándo los videojuegos se convirtieron en importantes para la Historia?

 

Salir de la versión móvil