Sinterklaas, el Papa Nöel neerlandés que viene de España

San Nicolás o Sinterklaas llegan del 5 al 6 de diciembre

Durante las festividades navideñas, algunos niños reciben los regalos antes que otros. Y esto no solo ocurre por las diferencias horarias existentes entre países, sino también a causa de la multitud de tradiciones festivas que se vinculan a estas entrañables fechas.

En algunas zonas de Centroeuropa, especialmente en Holanda y Bélgica, la figura encargada de repartir los regalos a los niños que han sido buenos es San Nicolás o Sinterklaas, cuya festividad se celebra la noche del 5 al 6 de diciembre.

Esta figura guarda una importante cantidad de similitudes con el Santa Claus o Papá Nöel que conocemos en otras partes del mundo, pero también tiene muchas diferencias.

Y una de ellas, quizá la más destacada, se refiere a su origen, pues Sinterklass no llega desde el norte, sino que, según la leyenda, viene de España.

San Nicolás de Bari, el Sinterklaas original

Los orígenes de Sinterklaas se vinculan a la figura del obispo San Nicolás de Bari, que vivió en la zona de Turquía en el siglo IV. San Nicolás fue obispo de la ciudad turca de Myra, por lo que se le representa siempre con el atuendo propio de esta dignidad, incluyendo el báculo, la mitra y las galas propias del mismo.

San Nicolás fue conocido por su amabilidad, por su deseo de ayudar a los más pobres y desfavorecidos y por los numerosos milagros que se le atribuyen.

En este último ámbito, un milagro en especial se relaciona directamente con la celebración de la festividad actual.

Se cuenta que San Nicolás tuvo noticia de que un hombre, que se encontraba en una situación de extrema pobreza, había tomado la decisión de prostituir a sus tres hijas, pues no tenía para darlas de comer.

Estas muchachas eran muy virtuosas y temían la decisión tomada por su padre.

Sinterklass
Sinterklass, imagen iamsterdam.com

Deseoso de ayudar, cuando la familia estuvo dormida, San Nicolás hizo aparecer un montón de monedas de oro en los tres zapatos de las tres muchachas en noches sucesivas, acabando con sus necesidades económicas.

De ahí procede la costumbre imperante entre los niños de estas zonas de dejar zapatos en la noche del 5 al 6 de diciembre para que Sinterklaas les deje algunos presentes.

En otras versiones de este mismo relato, se decía que hizo aparecer las monedas en las medias de las muchachas, lo que daría origen a la costumbre de dejar calcetines en la chimenea para recibir regalos en Nochebuena.

Los “dos Pedros”

Según cuenta la tradición, San Nicolás acabó trasladándose a España, desde donde acude todos los años a dar regalos a los niños que han sido buenos. Se desconoce exactamente por qué la tradición lo sitúa en España.

Algunos historiadores vinculan este hecho a la dominación que la Monarquía Hispánica ejerció durante siglos sobre los territorios de Holanda y Bélgica, mientras que otros lo explican a causa de las leyendas que sitúan la Fuente de la Eterna Juventud en España, razón por la cual este personaje sobreviviría al paso inexorable de los siglos.

En cualquier caso, cada año Sinterklaas llega a la zona de Holanda y Bélgica en barco procedente de España para llevar alegría y presentes a los niños de la región.

Va acompañado por dos personajes que reciben el nombre de “Zwarte Piet” o “Pedros negros”.

Son dos ayudantes vestidos a la manera del siglo XVI que tienen una piel de color negro. Aunque en algunos casos se han potenciado aquellas explicaciones que defendían que tenían un aspecto negro porque estaban manchados del hollín de las chimeneas, sobre todo después de que surgieran algunas polémicas racistas en torno a estos personajes, tradicionalmente se ha considerado que representaban a musulmanes procedentes de España.

Estos ayudantes realizan diferentes funciones para Sinterklaas y generalmente cada uno de ellos lleva un saco. Uno contiene dulces y chucherías que reparten entre los niños que han sido buenos, mientras que en el otro se guarda un tipo especial de escoba utilizado para limpiar chimeneas, con la que se solía golpear a los niños malos. Cuenta la leyenda que metían en ese saco a los niños que habían sido extremadamente malos para llevárselos de vuelta a España, para no regresar nunca más.

Así, cada año llega a la zona de Holanda y Bélgica en barco, para luego seguir su camino a lomos de un caballo blanco que recibe generalmente el nombre de Amerigo, aunque en la zona de Bélgica se le llama “Slecht Weer Vandaag”. Cuando llega, se celebra un gran desfile que suele ser retransmitido incluso por la televisión nacional.

Sinterklaas suele llegar desde España varios días antes de su festividad, por lo que realiza diferentes actos para llevar regalos, dulces y felicidad a los niños de la zona, visitando colegios y hospitales.

La noche del 5 de diciembre, los niños dejan sus zapatos, generalmente acompañados de alguna bebida o bocado para Sinterklaas y los dos Pedros, o una zanahoria o cubo de azúcar para su caballo, y esperan los regalos que descubrirán a la mañana siguiente.

En ocasiones, los regalos son escondidos para que los niños tengan que encontrarlos o se presentan personalizados de diversas maneras para disimular lo que esconden en su interior.

Sinterklaas vuelve a España el 6 de diciembre

Llegada la mañana del 6 de diciembre, Sinterklaas vuelve a España y ya no hay ninguna oportunidad de recibir regalos por su parte hasta el año siguiente.

Si un niño ha sido malo, pero no lo suficiente como para ser llevado de vuelta a España con Sinterklaas, no recibirá ningún presente y este famoso personaje le hará saber que debe esforzarse más durante el año siguiente.

Sinterklaas se vincula a una festividad típicamente infantil. Aunque depende de las familias, generalmente los adultos no reciben regalos durante la noche del 5 al 6 de diciembre, sino que se los intercambian en Nochebuena.

De hecho, cuando los niños de la casa crecen y dejan de creer en Sinterklaas, la festividad navideña principal se traslada al 24 de diciembre, siguiendo la tradición cristiana principal.

Pero la llegada de Sinterklaas, la cabalgata posterior y su viaje llevando alegría y felicidad a niños de todas las edades continúa siendo, a día de hoy, una de las principales y más queridas tradiciones de estas regiones que se conservan en la actualidad.

También te puede interesar:

El Krampus, el diabólico acompañante de San Nicolás

La Verdadera Historia de los REYES MAGOS de ORIENTE

Sobre Rocio Martinez 146 Artículos
Madrid, 1988. Licenciada por la Universidad Complutense de Madrid y graduada en el máster de estudios avanzandos de Historia Moderna "Monarquia de España Siglos XVI-XVIII, de la Universidad Autónoma de Madrid. Ha trabajado como asesora de cine y autora de diversos estudios sobre la historia de los siglos XVI y XVII.