Santa Teresa, la religiosa que fue enterrada quince días después de morir

La historia de Santa Teresa de Jesús. Vida y Muerte

Teresa de Ahumada y Cepeda, más conocida como Santa Teresa (1515-1582), fue una religiosa enormemente inusual para la época que le tocó vivir…

Escritora visionaria, mística y poseedora de una arrolladora personalidadque le hizo enfrentarse hasta con la famosísima princesa de Éboli y con el todopoderoso rey Felipe II.

Y, al igual que su vida, las circunstancias de su muerte y su entierro estuvieron rodeadas de hechos inusuales.

Cuando la Santa finalmente falleció el 4 de octubre, las personas que estaban a su alrededor tomaron todas las precauciones posibles para asegurarse de que la futura Santa estaba verdaderamente muerta antes de proceder a su amortajamiento y entierro.

Sus temores de poder llegar a enterrar viva a la mística estaban bien justificados, dado que, en una ocasión anterior, la Santa dio todos los signos de haber muerto.

Efectivamente, en 1537 (más de cuarenta años antes de su verdadera muerte), la entonces joven religiosa Teresa se vio confinada en su cama por una súbita enfermedad, a causa de la cual acabó perdiendo el conocimiento.

Le hicieron a la Santa las pruebas que se consideraban habituales en aquella época para certificar la muerte de una persona tras una súbita enfermedad: le pusieron el oído en el pecho para ver si se conseguía oír algún latido, le pusieron un espejo delante de la nariz y la boca para comprobar si aún respiraba y dejaron caer cera caliente dSanta Teresa, enterrada 15 dias después de fallecere vela sobre sus párpados para ver si el dolor la hacía reaccionar.

Nada funcionó y la declararon muerta, cuando solo estaba sufriendo un ataque cataléptico que duró cuatro días.

Amortajada y con todos los rituales funerarios dispuestos, la Santa hubiera sido enterrada viva si su padre, destrozado por la pena, no se hubiera negado en redondo a dejar que la sepultaran.

Sin embargo, el 4 de octubre de 1582, Santa Teresa murió de forma definitiva y se la amortajó y veló según la costumbre para enterrarla al día siguiente.

Pero el día de su entierro no fue el 5 de octubre, sino el 15 de ese mismo mes.

Santa Teresa de Jesus¿Cuál fue la razón? Que el día 5 de octubre fue el día fijado para poner en marcha la reforma del calendario, según se había fijado por el papa Gregorio XIII.

Esta reforma del calendario pretendía acabar con el desfase temporal que se vinculaba al anterior calendario, el calendario juliano, imponiendo los años bisiestos que actualmente tenemos y eliminando los once días que se habían acumulado en los siglos anteriores.

Sin embargo, este calendario no se estableció en todos los países del mundo a la vez. Mientras que los territorios católicos como los reinos Italianos, la Monarquía Hispánica o Francia lo adoptaron en octubre de 1582, otros lugares como Inglaterra o Rusia no acataron las disposiciones papales y mantuvieron el calendario antiguo durante décadasSanta Teresa de Jesus e, incluso, siglos.

En Rusia, por ejemplo, no se adoptó el nuevo calendario hasta 1917 y Turquía no lo hizo hasta 1927, lo que dio lugar a confusiones y desfases importantes.

Por ejemplo, Inglaterra no adoptó este calendario hasta el año 1745, por lo que, cuando se dice que Shakespeare y Cervantes murieron el mismo día, eso no es en realidad cierto, dado que el calendario inglés tenía varios días de diferencia con el que se usaba en Castilla.

SANTA TERESA DE AVILA EPISODIO # 7

>

Mire este video en Youtube.


Así, Santa Teresa, que tan especial fue en tantos sentidos, lo fue en uno más: en el de ser enterrada a las veinticuatro horas de su muerte y, a la vez, habiendo trascurrido once días desde su fallecimiento.


También te puede interesar:
El extraño funeral del poeta Shelley

Rocio Martinez

Madrid, 1988. Licenciada por la Universidad Complutense de Madrid y graduada en el máster de estudios avanzandos de Historia Moderna "Monarquia de España Siglos XVI-XVIII, de la Universidad Autónoma de Madrid. Ha trabajado como asesora de cine y autora de diversos estudios sobre la historia de los siglos XVI y XVII.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *