Numerología: La Ciencia de los Números

El significado de los números

Desde tiempos inmemoriales se ha considerado a la Ciencia de los números como una Ciencia sagrada, como si los números ocultaran algún secreto a nuestros ojos.

Para algunos, todo aquello que la naturaleza creó en el comienzo de los días, estuvo formado o constituido por números, pues como decía Pitágoras, todo está compuesto por el número, que distribuye virtudes a todas las cosas.

Se considera, en definitiva, que los números poseen una sabiduría, unas cualidades especiales, que se han ido transmitiendo a través de las edades del hombre.

Para los sabios antiguos, como Enrique Cornelio Agrippa, todos los números esconden algunos pequeños secretos. Agrippa, al que sobre todas las cosas se le conoce como mago, nació un 14 de septiembre de 1486 en la ciudad de Colonia (Alemania) y fue uno de los precursores en delimitar las características consustanciales que poseen los números, en estudiar los valores que las diferentes civilizaciones dieron a los números. Un saber que resumió de la siguiente forma:

La interpretación de los números según Enrique Cornelio Agrippa

1 El número uno

La unidad, el número uno, es el considerado como principio y fin de todas las cosas. En realidad, todos los números no son otra cosa que la repetición del uno. Para antiguas civilizaciones, el uno significaba la “concordia”, la “piedad” o la “amistad”, teniendo en cuenta la consideración de que es un número indivisible, como son (o deberían ser) las cualidades descritas, la amistad sincera, la piedad o la misericordia y la concordia universal.

El uno es el principio y el fin de todas las cosas, por eso se ha representado a Dios con ese dígito, por ser “uno” y al ser capaz de crear cosas innumerables.

2  El número dos

El número dual es, en realidad, el considerado por la simbología como el primer número ya que representaría la primer cantidad superior a la unidad. Al no poderse medir por otro número que sea distinto al uno, se puede decir que está compuesto por la unidad.

Los antiguos lo consideraban la representación del matrimonio y del sexo, designando así los sexos masculino y femenino, y el número de animales que, por especie, Noé introdujo en su Arca.

También ha sido considerado como el número de la “discordia y la “confusión”, de la “desgracia” y la “impureza”. Todas estos calificativos que reúne el número dos se basan en que si la unidad es la que designa a dios, la dualidad designa al demonio.

3 El número tres

El llamado número trinario es el primer número denominado incompuesto. Se le considera un numero perfecto y sagrado, ya que en Dios se dan cita tres personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Por otro lado, de antiguo, fue un número muy utilizado en las ceremonias dedicadas a los dioses, a la vez que era el número elegido para los encantamientos.

Se creía, según palabras de Plinio, que era el número que podía curar todos los males, quizás de ahí provenga una antigua tradición por la que no en tiempos demasiado lejanos existía la costumbre de escupir tres veces ante el padecimiento de algún perjuicio o para espantar el mal.

Además, se consideraba que Dios gobernaba las cosas que se mueven por el mundo dividiéndolas en tres: el número, el peso y la medida.

Por último, la magia del número tres está envuelta por los tres días que Jesucristo estuvo en el sepulcro o los tres días que pasó Jonás en el vientre del pez.

4 El número cuatro

Al número cuaternario los pitagóricos le llamaban Tetractis y era su número preferido, al que consideraban más mágico que ninguno.

El numero 4 significa solidez, porque se aparece como una figura cuadrada, perfecta. En otras cualidades, este número está relacionado con los elementos existentes bajo el firmamento: el aire, el agua, la tierra y el fuego. O por las cuatro estaciones en las que se divide el año.

Curiosamente, se decía que había cuatro ríos en el Paraíso y cuatro ríos en el Infierno.

En cuatro también se dividían las virtudes de la moral, un tanto olvidadas en estos tiempos, son: la prudencia, la justicia, la fuerza y la templanza.

El Número de Oro: Phi, la Divina Proporción

Mire este video en Youtube.

Matemáticamente todo forma parte de un número muy especial Phi=(1,6) «la divina proporción», llamado también «número de oro» por su presencia en la naturaleza, en plantas, animales y demás formas de vida. Pero también en la materia y por todo el universo…

5 El número cinco

El cinco se compone del primer par, 2, y del primer impar, 3. A este número no se le concedía demasiado poder intrínseco, es decir, por sí mismo. Más bien, por la combinación de sus partes imperfectas. El número 5 es la “exacta mitad del número universal”, que es el 10.

6  El número seis

El 6 resulta de la unión de sus partes, como los anteriores, pero en este caso, se trata de la primera unión perfecta de las partes, si las partes se unen de 1, 2, y 3 en tantas partes.

Al ser tan perfectos, los pitagóricos lo usaban para predecir buenas fechas de boda o analizar fechas de nacimiento.

En otro orden de cosas, el 6 fue el día en el que el hombre fue creado, con las connotaciones que ese hecho puedan tener.

Para los hebreos, el número 6 era el número del trabajo, de ahí que su Ley les ordenara trabajar durante 6 días, recoger el maná durante 6 días, sembrar la tierra durante 6 años y que los esclavos sirvieran a sus amos durante un máximo de 6 años.

7 El número siete

Al poder estar compuesto de múltiples sumas, es decir, podría estar compuesto de 1+6, 2+5 ó 3+4, se ha considerado al número 7 como un número con poder variado.

Son infinidad los ejemplos existentes de fenómenos que se repiten con el 7, desde la partición del alma en 7, según Platón, hasta los pitagóricos que veían en el 7 el número de la virginidad, “pues es el primer número que no ha sido engendrado y que no engendra ni puede ser dividido en dos partes iguales”.

8 El número ocho

El 8 es el número de la Justicia para los pitagóricos debido a su perfección al dividirse. Es también el primero también en convertirse en un cuerpo sólido.

Cuando Orfeo quería obtener alguna justicia de los dioses, los conjuraba por ocho. Por otra parte, la circuncisión de los judíos se realizaba el octavo día, por ese motivo, éste dígito, era denominado el número de la Alianza.

Se le consideraba número de la salvación porque del curioso naufragio de Noé sobrevivieron 4 hombres y 4 mujeres.

9 El número nueve

Por antonomasia, el 9 es el número de las Musas. Las 9 Musas que se corresponden con las 9 esferas celestes móviles.

De igual modo, para los antiguos, existían 9 órdenes de ángeles: los querubines, los Tonos, las Dominaciones, las Virtudes, las Potestades, los Principados, los Arcángeles y los Ángeles.

El dato más llamativo sobre el 9 es el que se encuentra en el supuesto gran misterio de la cruz, como afirma Agrippa: “Jesucristo entregó su espíritu a las 9. Y durante 9 días consecutivos los antiguos hacían los funerales a los muertos«.

Sistema Internacional de Medidas

Para que en cuestión de números, en todos los rincones del planeta se tuviera un mismo patrón por el que regirse, en el año 1960 se creó el llamado SI, siglas que corresponden con el Sistema Internacional de unidades.

No todos los países se rigen por este sistema adoptado por la XI Conferencia General de Pesas y Medidas, que se celebró en París. La noble intención de la Conferencia era establecer el metro-kilogramo-segundo, como medidas estándar. Las magnitudes quedaron establecidas de la siguiente manera:

Magnitudes

Nombre de la unidad

Símbolo

Longitud

metro

m

Masa

kilogramo

Kg.

Tiempo

segundo

s

Intensidad de corriente eléctrica

amperio

A

Temperatura termodinámica

kelvin

K

Cantidad de sustancia

mol

mol

Intensidad luminosa

candela

cd

Los Primeros Sistemas de numeración

El primer sistema de numeración que se conoce se localizó en Egipto, datado en el año 3400 a de C. Aquellos hombres utilizaban un simple sistema para recontar las cosas: utilizaban líneas verticales para contar, cada línea o palo representaba la unidad.

Trescientos años después, en Mesopotamia, se comenzó a utilizar un símbolo especial para designar diez unidades, aunque los egipcios ya contaban con símbolos que representaban cien, mil y diez mil.

Los griegos, por su parte, utilizaron sistemas paralelos de numeración: para designar un número utilizaban letras (la inicial) y el propio número.


Si eres de esas personas que aprecia el KARMA, que nos lees y vuelves a hacerlo hoy te pedimos que nos apoyes en Patreon. o en PayPal
para poder seguir publicando + contenido interesante como el que te ha traído hasta aquí. De lo contrario, quizá no podamos continuar. Gracias 🙏
Become a Patron!

José Carlos Bermejo

José Carlos Bermejo, Madrid noviembre 1971. Escritor. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, ha colaborado en diferentes medios de comunicación, tradicionales y digitales. Es autor de la novela WILDE ENCADENADO y del libro de relatos RETAZOS DE UN MUNDO IMPERFECTO. + info: josecarlosbermejo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...