Los proyectos de Facebook y Google para extender el uso de Internet

Avanzando hacia un Internet Global

Dos terceras partes de la población mundial aún no tienen acceso a internet, hablamos de en torno a 5.000 millones de personas. Ésto, que a primera vista puede parecer trivial, esconde sin embargo un grave y profundo problema.

Internet es comunicación, expresión, intercambio de información; podemos encontrar numerosos “defectos” a la red de redes pero el papel de internet a la hora de que los ciudadanos nos formemos una opinión libre y fundamentada es indiscutible, como también lo es su enorme y valiosa contribución al conocimiento global.

Por ello podemos afirmar que aquellos países, regiones donde internet no está presente, son menos libres.

No es que internet sea la base de la libertad, más bien es un mero, aunque importantísimo, contribuyente pero casualmente, las regiones que carecen de acceso a internet coinciden en su inmensa mayoría con las regiones más pobres, menos desarrolladas, menos democráticas y, por tanto, menos libres del planeta.


Te puede interesar:


Sin entrar en el típico y manido debate de “primero comer, luego chatear”, dos gigantes del sector tecnológico se han puesto manos a la obra y se han propuesto que internet llegue a todos los rincones del planeta.

Hablamos de Facebook y Google.

Facebook es la cabeza visible de un proyecto filantrópico denominado internet.org del que también forman parte otras marcas como Nokia, Opera, Ericson, Samsung o Qualcom. El objetivo primordial es que “el acceso a internet sea asequible para los dos tercios del mundo que aún no están conectados”. Aunque no todo el mundo opina, razonadamente, igual.

Los retos para alcanzar tal fin son enormes y tal y como la propia organización señala es necesario superar barreras como el coste excesivo de los dispositivos, el abaratamiento de los costes de servicio, implantar una red móvil donde no la hay o concienciar sobre el valor de internet entre otros.

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, expresa esa importancia y necesidad de que todo el planeta esté conectado a la información y el conocimiento: “lo usarán para decidir el tipo de gobierno que desean, obtener acceso a atención médica por primera vez en su vida y conectarse con familiares que se encuentran a centenares de kilómetros de distancia. Obtener acceso a internet es de gran importancia”.

Y para llevar internet hasta las zonas más recónditas del planeta, Facebook, e internet.orgse han propuesto hacerlo mediante drones o pequeños aviones no tripulados que funcionarán por medio de energía solar.

Junto a internet.org, Google también se ha puesto manos a la obra con el mismo objetivo pero en esta ocasión empleando globos de helio.

El proyecto, denominado Loon, arrancó en julio del pasado año bajo el lema ‘Internet para todo el mundo con la tecnología de los globos’ y, a grandes rasgos, consiste en situar globos en la estratosfera, a unos veinte kilómetros de altitud, y dirigidos a una capa de viento concreta con el objetivo de formar una gran red de comunicaciones inalámbrica pues cada uno de esos globos es capaz de proporcionar internet a una zona de unos 40 km. de diámetro y a una velocidad comparable al 3G.

Aunque ambos proyectos son de carácter filantrópico sin ánimo de lucro, es evidente los beneficios que pueden traer consigo.

El propio Zuckerberg no niega la posibilidad de negocio en el futuro; y la consultora Deloitte habla del “Valor de la Conectividad” y sostiene que la productividad de los países desarrollados aumentaría en un 25%, se crearían 150 millones de puestos de trabajo y el PIB de dichas naciones aumentaría en 2.2 billones de dólares si se potenciara la industria de internet, lo que resulta suficientemente atractivo tanto para estos países como para las naciones subdesarrolladas.


Te va a interesar:

Jose Alfocea

Murcia, 1980. Licenciado por la Universidad de Murcia en Historia y Periodismo. Profesor de Historia. Bibliotecario. Amante del Arte, la Historia, la Comunicación, la educación y las Nuevas Tecnologías. Colaborador en medios digitales. También en mi blog: jalfocea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *