Lluvia de Monedas en Tokio

Nagasaki bomba nuclear
Nagasaki bomba nuclear

OTRAS FORMAS DE PROPAGANDA POLÍTICA

Como leímos en uno de los primeros artículos de Actually Notes, Las Armas del Poder, o de modo más ligero en La Publicidad “Moderna”, la propaganda política ha vestido muchos trajes, en algunos casos muy imaginativos realmente.

Y así lo es, curiosa e imaginativa, la historia que hoy traemos a nuestras páginas y que nos acerca a lo que sucedió en Tokio un 10 de agosto de 1945.

El título “Lluvia de Monedas en Tokio” no está elegido al azar porque realmente lo que llovió del cielo aquél día fueron monedas lanzadas desde aviones.

Si el día 6 caía sobre Hiroshima una bomba atómica dejando en cifras redondas 100.000 muertos y 20.000 heridos que fallecen tras una cruel agonía; y si un día antes, un 9 de agosto caía sobre Nagasaki la segunda bomba atómica lanzada por el ejército norteamericano, el día 10 lo que sobrevoló el cielo de la capital nipona cayendo al suelo fueron monedas.

¿Yenes desde el aire?

Eran yenes, o eso parecían, lanzados también por el ejército de los Estados Unidos.

Yen II Guerra MundialAl mirar una de las caras de las monedas parecía que se trataba de monedas de curso legal, sin embargo si se les daba la vuelta, en el envés se podía leer un mensaje. Se advertía que la tercera bomba atómica podía caer allí.

En aquel día Japón ya había mostrado su interés en cesar su participación en la Segunda Guerra Mundial.

De hecho ya lo había planteado en junio, y en febrero, cuando se dirigieron a los rusos para que mediaran en una paz negociada, pero los rusos en la Conferencia de Yalta (4-2-1945) habían dejado de ser neutrales, y declararían la guerra a Japón a cambio de Sajalín, las Kuriles y Manchuria.

Tras la explosión nuclear de Nagasaki ya se sabía que no se lanzarían más bombas atómicas

Así las cosas, un 16 de julio se estaba probando en Nuevo México, en el desierto de Alamogordo, la primera explosión con éxito de una bomba atómica.

Tras la explosión nuclear de Nagasaki ya se sabía que no se lanzarían más bombas atómicas. Aún así, las dos lanzadas, incluso con la oposición de parte de algunos altos manos norteamericanos, fueron devastadoras como todos sabemos.

MacArthur. Capitulación del ejército japonés en la Segunda Guerra Mundial
Capitulación del ejército japonés en la Segunda Guerra Mundial

El 14 de agosto el gobierno japonés capitula sin condiciones en un documento enviado a las cuatro potencias aliadas.

El hecho de lanzar al cielo monedas falsas advirtiendo del peligro que podía acechar, tal y como se recoge en la Historia, no deja de ser una macabra anécdota que cuesta creer.

Sin embargo, el uso de este tipo de mensajes como se puede ver por ejemplo en Exordio fue abundante.

Se trataba de minar a las tropas contrarias y hacer valer el coraje, la superioridad y la fe en la victoria pintando sobre el papel el mensaje más poderoso.

Fuentes:

Historias Asombrosas de la Segunda Guerra Mundial

Jesús Hernandez. Nowtilus saber.
http://www.joelscoins.com/wwii.htm


También te puede interesar:

La HISTORIA Oculta de los KAMIKAZES

Sobre José Carlos Bermejo 299 Artículos
José Carlos Bermejo, Madrid noviembre 1971. Escritor. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, ha colaborado en diferentes medios de comunicación, tradicionales y digitales. Es autor de la novela WILDE ENCADENADO y del libro de relatos RETAZOS DE UN MUNDO IMPERFECTO. + info: josecarlosbermejo.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*