1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Liberalismo: características principales

26 septiembre, 2017  —  Por

El siglo XIX surge con dos movimientos ideológicos y culturales, tanto en lo político como en lo económico. Se trata del LIBERALISMO y del NACIONALISMO.

El primero, el Liberalismo, es una consecuencia del siglo anterior, del siglo XVIII, que provocará, como ahora veremos, un nuevo modelo económico y social, netamente contrario al absolutismo anterior.
El segundo, el Nacionalismo, es una novedad en el panorama político-social europeo, que será capaz de cambiar las fronteras.

Veamos, en este caso, qué es el liberalismo, cuáles son su cara  cterísticas políticas y económicas. Cómo y porqué surge y logra imponerse.

Fue la Revolución Francesa la que proyectó dos ideas fundamentales sobre la conciencia de los hombres:

  • La igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, y
  • La libertad como fundamento.

Estos dos principios fundamentales se engarzan en la sociedad, en todos los ámbitos, gobernando sus actos. Se trata de un movimiento cuyo protagonista principal es la burguesía, quien aprovecha la revolución política que supone al amparo de la revolución industrial y que surge en paralelo.

Liberalismo: características políticas

Los rasgos fundamentales, en lo político, son:

  1. Como ya apuntamos anteriormente, la defensa convencida de los derechos y libertades fundamentales del ser humano. Derechos y libertades, de los cuáles destacan tres:
  • Libertad de pensamiento individual.
  • Libertad de conciencia.
  • Libertad de asociación entre ciudadanos.
liberales
Liberalismo características políticas y económicas

2. La igualdad ante la Ley de todos los ciudadanos.

3. División de poderes según el modelo de Montesquieu. El ejecutivo que, en este caso, ostenta el Rey, quien designa a los ministros en los que descansa el gobierno; y el poder judicial, en manos de los jueces independientes. Por último, el poder legislativo, que recae en las Cámaras elegidas por el voto de los ciudadanos.

4. La Soberanía. Se trata del primer poder que antes ostentara el Rey y que ahora lo tiene el pueblo como poder supremo. Un poder que ejerce con su voto en las elecciones, eligiendo precisamente a sus representantes en esas Cámaras o Asambleas.

5. Publicidad. Todos los actos de la gestión pública son, precisamente, públicos. De otra parte, se asegura la libertad de prensa y la de opinión.

6. Por último, aunque no menos importante, el régimen político se ordena bajo una ley común y sustancial, lo que podríamos denominar como una Ley Fundamental: la CONSTITUCIÓN. Un documento en el que se definen todo lo anteriormente expuesto: cómo se establecen los poderes y sus relaciones. La Constitución está por encima de todos, del rey, del pueblo, de las Asambleas… encarnando la voluntad y la soberanía popular.

Liberalismo: características económicas

En cuanto a los aspectos económicos, el liberalismo consagra dos principios fundamentales.

  • La propiedad privada.
  • Libre y leal competencia en la actividad económica.

Sobre ambas ideas subyace la necesidad de que el hombre logre su felicidad. El liberalismo económico descansa sobre dos ideas colaterales: propiedad y riqueza, donde impera la libre competencia basada en permitir el libre juego de la oferta y la demanda, donde el Estado es un mero regulador sin que se le exija ninguna intervención en la planificación económica.

Las consecuencias de todo esto supusieron que la clase burguesa saliera triunfante. En resumen, se dice adiós a la sociedad fundamentada en los estamentos dando a su paso la Revolución Industrial y el Capitalismo.

La sociedad vive inmersa en los intentos por mantener la libertad de mercado y trabajo, y de la libre competencia.