Las Catacumbas de París. Francia. Lugares Encantados en el Mundo

Las catacumbas de París son un enorme laberinto subterráneo que recorre la ciudad de París hecho con los restos óseos de más de seis millones de personas.

Diseñado como forma de aliviar la gran cantidad de “inquilinos” que debían albergar los cementerios de la creciente ciudad de París durante el siglo XVIII, se decidió utilizar los restos de minas de piedra caliza que había en la ciudad para construir un impresionante osario que albergara los restos humanos más antiguos que había en los cementerios.

Allí reposan hoy, miles y miles de huesos y calaveras colocados limpiamente en las paredes, formando bóvedas y mensajes que recuerdan a sus visitantes cuán frágil es la vida humana y que, algún día, aquellos que vagan vivos por los túneles de las catacumbas también morirán.

catacumbas
Catacumbas

En estas catacumbas, que se pueden visitar (y que, de hecho, se han convertido en uno de los monumentos más populares de París), muchos de los visitantes han declarado que sienten cómo manos frías les tocan la piel y cómo sombras cuyo origen tiene difícil explicación intentan capturar su atención y animarles a seguirlas, como si quisieran llevarles al otro mundo.

¿Una leyenda urbana? Pero hay una historia, que probablemente no sea más que una leyenda urbana, que ha devuelto la atención de los buscadores de fantasmas a este magnífico lugar.

Se cuenta que, en 1990, un desconocido, armado tan solo con una cámara de video, decidió introducirse en las catacumbas de París buscando fantasmas que grabar y, tras haber recorrido un buen trecho, se dio cuenta que se había perdido dentro del océano de cadáveres que son las catacumbas.

Poco tiempo después, unas personas encontraron abandonada la cámara de vídeo, sin ningún resto de la persona que la llevaba.

Al ver el vídeo, descubrieron al desesperado filmador completamente desesperado y, atenazado por la locura, acabó perdiéndose gritando por la inmensidad de los túneles cubiertos de huesos, como si fuera perseguido por alguien o “algo”.

Nunca se le encontró y algunos visitantes posteriores han declarado que han visto u oído pasar una sombra gritando a su lado, como si fuera el pobre hombre del vídeo que, años después, sigue intentando buscar la salida a ese infierno laberíntico que son las catacumbas de París.

También te puede interesar:

Museo parisino de las Catacumbas

El arte de las catacumbas


Lugares Encantados en el Mundo. La Penitenciaria Moundsville

Rocio Martinez

Madrid, 1988. Licenciada por la Universidad Complutense de Madrid y graduada en el máster de estudios avanzandos de Historia Moderna "Monarquia de España Siglos XVI-XVIII, de la Universidad Autónoma de Madrid. Ha trabajado como asesora de cine y autora de diversos estudios sobre la historia de los siglos XVI y XVII.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *