La Tregua de Dios
La Tregua de Dios

¿Qué fue la Tregua de Dios?

¿Cuál es el significado de La Tregua de Dios?

Cuando en el siglo XI, en plena Edad Media, existía la anarquía y los nobles campaban a sus anchas cometiendo todo tipo de felonías e indignidades contra los que aún no eran considerados ni siquiera ciudadanos, la iglesia cristiana tuvo una feliz idea.

La idea era declarar, a través de un decreto firmado bajo el nombre del “Altísimo”, lo que llamaron “La Tregua de Dios”.

Significaba que durante el sábado y el domingo estaba prohibida cualquier tipo de hostilidad.

[Tweet «La Tregua de Dios significaba que durante el sábado y el domingo estaba prohibida cualquier tipo de hostilidad»]

Las autoridades civiles de aquel entonces eran incapaces de imponer el orden, por lo que echaron mano de la religión y, bajo pena de excomunión, declararon vedada cualquier actividad violenta generada por la “guerra privada”, como llamaban entonces.

Una alteración en La Tregua de Dios

Hacia el año 1040 de nuestra Era, la prohibición se alteró, incluyendo la noche de los viernes, desde la puesta de sol, hasta el amanecer del lunes.

El único arma que en aquellos lejanos tiempos podía aplacar las injusticias o los desmanes cometidos al margen de la ley era el temor a Dios.

Es muy probable que se siguieran cometiendo infamias y abusos, esos pequeños detalles que escapan al libro grueso de la Historia. Pero, quizá, puede que ese decreto bienintencionado salvara alguna vida. Con él se creaba una estructura de orden.

De hecho, la Iglesia no solo consiguió que los «Señores de la Guerra» estuvieran más o menos «controlados» sino que consiguieron «redirigir» el instinto criminal de muchos de estos hombres.

Cuándo sucedió la Tregua de Dios

Es el tiempo en el que surgen las Cruzadas, u órdenes como la de los Templarios.

La tregua de Dios
La Tregua de Dios

La iglesia romana consiguió convencer a los señores de la guerra, considerados como implacables asesinos, que pararan durante algunos días sus reyertas y saqueos a los que sometían a la pobre y humillada clase campesina. 

Este hecho fue conocido como la Tregua de Dios, nombre que le dieron los eclesiásticos de la época.

Además de evitar la excomunión, como decíamos antes, aquellos que juraban respetar la Tregua de Dios eran absueltos de todos sus pecados. 

Las órdenes de la Tregua de Dios

Jurar la Tregua de Dios en los términos descritos anteriormente suponía acatar las siguientes órdenes:

  • No invadir la Iglesia ni forzar sus dependencias. 
  • No asaltar a clérigo o monje que no lleve armas seculares ni a quien va con ellos sin lanza ni escudo; tampoco apoderarse de su caballo, a menos que haya cometido alguna falta.
  • No robar ni buey, ni vaca, ni cerdo, ni oveja, ni cordero, ni asno ni la carga que lleva, ni yegua ni potro.  No coger a la fuerza mulo, mula, caballo, yegua ni potro, paciendo desde el 1 de marzo hasta la fiesta de todos los santos.
  • No robar a villano ni a los comerciantes. y no incendiar ni destruir casas.
  • No cortar, ni arrancar, ni vendimiar las viñas de otro bajo pretexto de guerra.
  • No destruir ningún molino ni robar el trigo que allí se encuentre, a no ser que esté encabalgado o cosechado.
  • No proteger al ladrón conocido.
  • No asaltar al comerciante ni al peregrino, ni tomar sus bienes si no son culpables de nada.
  • No matar a los animales de los villanos, salvo para mis necesidades y la de los míos. No desvalijar al villano ni tomar con perfidia sus bienes so pretexto de ser su señor.
  • No asediar a las mujeres nobles que estén sin marido, ni a quienes las acompañen y, no quitar el vino a quienes lo llevan en su carro, ni a los bueyes que lo tiran.

También te puede interesar:

 

¿Cuál es el significado del Derecho de PERNADA?

 


 
¿Qué es el HABEAS CORPUS?

José Carlos Bermejo

José Carlos Bermejo, Madrid noviembre 1971. Escritor. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, ha colaborado en diferentes medios de comunicación, tradicionales y digitales. Es autor de la novela WILDE ENCADENADO y del libro de relatos RETAZOS DE UN MUNDO IMPERFECTO. + info: www.josecarlosbermejo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *