¿Quién fue la primera Lady Di?
¿Quién fue la primera Lady Di?

La “otra” lady Diana Spencer: Lady di

¿Quién fue la primera Lady Di?

El pasado año 2017 se cumplía el vigésimo aniversario de la muerte de la famosa princesa Diana de Gales, que perdió la vida el 31 de agosto de 1997 en París, en un accidente de tráfico.

Ahora, más de veinte años después de su muerte, su estrella está lejos de apagarse y su imagen sigue siendo enormemente popular en toda Europa.

Mientras Gran Bretaña se prepara para conmemorar este aniversario con varias publicaciones y actos, entre los que se incluirá una 31 de agosto de 1997 en París, en un accidente de tráfico, nosotros queremos hablarte a continuación de “otralady Diana Spencer.

Loading...

La célebre princesa inglesa tenía en su árbol genealógico una pariente con la que compartió algo más que nombre, pues durante su también breve vida estuvo asimismo conectada con un príncipe de Gales y estuvo continuamente en contacto con la familia real.

La nieta de la favorita de la reina

La lady Diana Spencer de la que vamos a hablar a continuación nació más de doscientos años antes de la llegada de aquella que actualmente conocemos.

Nació el 31 de julio de 1710, siendo la más joven de los cinco hijos que tuvo el matrimonio formado por Charles Spencer, conde de Sunderland y lady Anne Churchill.

Lady_Diana_Spencer
Lady Diana Spencer

Aunque sus padres gozaban de gran influencia en la sociedad inglesa, eran sus abuelos maternos los miembros de su familia más poderosos, gracias al peso que tenían en la corte de la entonces reina Ana y a su cercanía con la soberana.

Su abuelo fue John Churchill, primer duque de Marlborough, uno de los militares ingleses más célebres de la época y conocido por sus grandes victorias al frente de los ejércitos ingleses, especialmente durante la guerra de Sucesión Española.


Te puede interesar:


Por su parte, su abuela era la famosa Sarah Churchill, la favorita de la reina Ana, sobre la que mantuvo una gran influencia y cercanía durante años y, aunque en los años finales de la soberana se separaron, lady Sarah supo mantener su poder y extenderlo durante los posteriores reinados, convirtiéndose además de una de las mujeres más ricas de su tiempo.

Así, la joven Diana estuvo en contacto directo con la corte inglesa prácticamente desde su nacimiento. Su madre falleció en 1716 y su padre lo hizo en 1722, cuando Diana todavía no había cumplido los doce años. Diana y el resto de sus hermanos quedaron al cuidado de su poderosa abuela, que quedó viuda el mismo año que Diana quedaba totalmente huérfanos con la muerte de su padre.

Durante sus últimos años, lady Sarah se dedicó a intentar asegurar el futuro de sus descendientes procurando buenos matrimonios para sus hijas y sus nietas y asegurando el futuro de la poderosa dinastía que había formado su marido. Y, en especial, tenía ambiciosos planes para su nieta preferida, Diana, a la que consideraba la más inteligente y bella de todas sus descendientes.

La otra Lady Diana Spencer
La otra Lady Diana Spencer y Diana Spencer, Lady Di.

¿Princesa de Gales?

Como ya hemos mencionado, lady Sarah deseaba conseguir un buen matrimonio para Diana, que asegurara la posición económica y social de la muchacha y beneficiara el estatus general de la familia dentro de la sociedad inglesa.

Cuando entró en la adolescencia, era una de las solteras más codiciadas de la sociedad inglesa, gracias al poder adquirido por su familia y a su cercanía con su rica e influyente abuela.

Muy pronto llegaron a manos de lady Sarah diferentes propuestas de matrimonio para su nieta, algunas procedentes de familias tan relevantes como la del duque de Somerset o el conde de Chesterfield. Pero ella las rechazó todas, pues tenía otras ambiciones para su joven nieta.

Diana había estado en contacto continuo con los hijos del entonces monarca de Inglaterra Jorge II gracias, como hemos dicho, al poder de su abuela. Diana tenía una edad muy similar a la de varias de las hijas que tuvo este rey con su esposa Caroline de Ansbach, y tuvo una relación especialmente cercana con las princesas Amalia, nacida en 1711, y Carolina, que llegó al mundo en 1713.

También tuvo contacto con el resto de los hijos supervivientes de la pareja.

Sin embargo, no tuvo excesivo contacto con el mayor de ellos, Frederick, príncipe de Gales, que permaneció en los territorios de su padre en Hannover, como representante de la familia real en esa zona, hasta 1728, cuando ya tenía veintiún años.

La relación de Frederick con sus padres fue muy dificultosa y el príncipe de Gales protagonizó una fuerte oposición política hasta su fallecimiento, antes que el de su padre, en 1751.

Es precisamente en este príncipe de Gales en el que lady Sarah tenía puestas sus miras. Empezó a mover sus contactos para conseguir que su nieta se convirtiera en la princesa de Gales y la futura reina de Inglaterra.

Políticamente, el gobierno inglés no consideraba conveniente el matrimonio del príncipe con una noble del reino, pues el matrimonio del príncipe de Gales debía servir preferiblemente para fijar alianzas políticas con otros estados.

Al mismo tiempo, se consideraba que la familia de la novia podía hacerse demasiado poderosa como consecuencia del matrimonio, lo que suponía una amenaza para aquellas otras familias que deseaban hacerse con una mayor cantidad de poder e influencia dentro de la corte.

Pero lady Sarah, además de su influencia, tenía otro arma muy poderosa bajo la manga: el dinero. Como ya hemos indicado, lady Sarah se convirtió en una de las mujeres más ricas de su tiempo y el príncipe de Gales tenía importantes deudas que necesitaba saldar.

Lady Sarah ofreció la nada despreciable suma de 100.000 libras esterlinas al príncipe si este matrimonio se llevaba a cabo, rumoreándose que se había llegado a fijar una fecha y unas capitulaciones para su pronta realización.

Según lo que se sabe actualmente, el príncipe de Gales estuvo de acuerdo con este plan y, sin embargo, el gobierno acabó oponiéndose al matrimonio, encontrando en el primer ministro Robert Walpole, importante en enemigo de lady Sarah, la mayor oposición.

Finalmente el príncipe de Gales fue casado con Augusta de Saxe-Gotha en 1736.

Cuando la posibilidad de este enlace finalmente desapareció, lady Sarah se vio obligada a buscar un partido de mejor rango para su nieta, a la que no le faltaban candidatos.

En 1731, la joven Diana se casó con Robert Walpole, heredero del duque de Bedford.

Diana quedó embarazada muy pronto y al año siguiente de su matrimonio dio a luz a un varón prematuro, John, que falleció tempranamente. Posteriormente, sufrió un aborto.

No consiguió tener descendencia superviviente cuando enfermó y murió en 1735, con apenas veinticinco años, víctima de la tuberculosis.

La memoria de la joven Diana Spencer no se olvidó con el paso de los años, permaneciendo arraigada en su familia. Su hermano John, que heredó muchas de las propiedades vinculadas a su abuela que estaban destinadas a Diana, así como otros territorios, dio también el nombre de Diana a una de sus hijas, que murió en la infancia.

Es precisamente de este hermano de Diana, John, de quien descenderá años más tarde la princesa Diana Spencer que ahora conocemos, quien sí llegó a casarse con un príncipe de Gales y que, según varios biógrafos, fue bautizada así en honor a esta infortunada antepasada.


Te puede interesar:


Si eres de esas personas que aprecia el KARMA, que nos lees y vuelves a hacerlo hoy te pedimos que nos apoyes en Patreon. o en PayPal
para poder seguir publicando + contenido interesante como el que te ha traído hasta aquí. De lo contrario, quizá no podamos continuar. Gracias 🙏
Become a Patron!

Rocio Martinez

Madrid, 1988. Licenciada por la Universidad Complutense de Madrid y graduada en el máster de estudios avanzandos de Historia Moderna "Monarquia de España Siglos XVI-XVIII, de la Universidad Autónoma de Madrid. Ha trabajado como asesora de cine y autora de diversos estudios sobre la historia de los siglos XVI y XVII.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…