1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Grandes falsificaciones de la Historia. La Fotografía del Cirujano

14 Marzo, 2017  —  Por

La Fotografía del Cirujano, una de las falsificaciones más famosas de la historia

La leyenda del monstruo del Lago Ness es una de las más populares que existen y la creencia en este monstruo se ha convertido en un negocio que mueve cientos de miles de euros al año solo en concepto de turismo y de publicaciones relacionadas con esta historia.

Pero, aunque existían leyendas anteriores al respecto en esta región de Escocia, esta historia no se convirtió en un fenómeno global hasta que, en el año 1934una foto en blanco y negro en el que aparecía una figura borrosa de una suerte de dinosaurio nadando en el lago dio la vuelta al mundo.

Esta foto fue tomada en ese año por el coronel Robert Wilson, un respetable cirujano británico que declaró que había visto algo moverse en el agua y que lo fotografió sin saber muy bien qué era en aquel momento.

Esta famosa imagen recibió el nombre de la “Fotografía del Cirujano” y fue considerada como la prueba viviente de que realmente existía una criatura monstruosa en el lago Ness.

Durante décadas, esta instantánea se consideró como la mejor prueba de la existencia del monstruo y, aunque algunos escépticos dudaron de su veracidad, no se pudo comprobar nunca que fuera falsa, lo que solo aumentó las especulaciones.

Pero la historia de esta fotografía cambió inesperadamente de rumbo en el año 1994, cuando Christian Spurling, poco antes de morir, declaró que la fotografía era un engaño en el que colaboró con Robert Wilson y con Marmaduke Wetherell (un cazador que había contratado el Daily Mail para atrapar al supuesto monstruo poco antes de que saliera la foto, cuando empezaron a surgir rumores sobre su existencia).

La Fotografía del Cirujano
La Fotografía del Cirujano

Según sus palabras, Wetherell le explicó el plan y le pidió que hiciera un pequeño modelo que pudieran hacer pasar por el monstruo, que él fabricó con un submarino de juguete al que añadió una cabeza similar a la de una serpiente marina.

Este instrumento se habría puesto en el lago Ness y allí se habría hecho la fotografía, que después se dio a Robert Wilson para que la difundiese, pensando que, al ser una persona de probada respetabilidad, nadie se atrevería a dudar de su honestidad.

A pesar de todo, continúa siendo una de las imágenes más conocidas del mundo.

Las falsificaciones de William Henry Ireland

Grandes Falsificaciones de la historia. El hombre de Piltdown

¿Te ha sido útil nuestro contenido?

¿Te sientes generoso? Invierte en karma,
haz una donación ;)

Con tan solo 0,20 €/$ puedes hacerlo.
Además, podrás recibir gratis nuestro newsletter.
¡Gracias!