La conversacion de CRISTÓBAL COLÓN con la REINA ISABEL | Actually Notes Magazine
La conversacion de CRISTÓBAL COLÓN con la REINA ISABEL
La conversacion de CRISTÓBAL COLÓN con la REINA ISABEL

La conversacion de CRISTÓBAL COLÓN con la REINA ISABEL

¿Fueron amantes Cristóbal Colón y la reina Isabel?

Esta cruzada es, tal vez, personal, ya que me obsesionó durante toda mi adolescencia el supuesto amor que Cristóbal Colón tuvo por la reina Isabel. 

Tendría que contar algo de mi historia para que se entienda: durante mi adolescencia fui iluminador en un teatro. Buen trabajo, dinámico e interesante. No hay muchos iluminadores adolescentes. Alguna vez escribiré un artículo que cuente cómo «le di luz» a Borges.


La conversacion de CRISTÓBAL COLÓN con la REINA ISABEL en clave de humor

Mire este video en Youtube.

 

Mire este video en Youtube.


Pero antes de eso, durante varios sábados y domingos iluminé la obra teatral del autor griego Nikos Kazantzakis llamada «Cristóbal Colón«.

Una obra, no muy divertida sino más bien todo lo contrario, que habla de cómo el navegante genovés logra vencer los obstáculos burocráticos y las antiguas creencias del viejo mundo para llegar al nuevo.

Recuerdo dos momentos «sublimes» de esta puesta en escena hecha por un grupo vocacional de teatro: uno, el apoteósico final cuando Colón llega a América y otro, el acercamiento entre erótico y sensual que el tal Cristóbal tenía con la reina Isabel La Católica.

Cristobal Colon y la Reina Isabel
¿Fueron amantes Cristóbal Colón y la reina Isabel?

Kazantzakis insinuó este acercamiento. Algunas investigaciones posteriores lo corroboran.

No sé a ciencia cierta si esto fue así, pero creo que pudo haber sucedido, y en este caso «el beneficio de la duda» queda del lado del que fantasea. Colón se reunió varias veces con la reina Isabel La Católica, esposa del rey Fernando.

Cristóbal intentaba, por medio de las explicaciones que daba a la reina, vencer los impedimentos que imponían los doctores y estudiosos de la corte, quienes desaconsejaban invertir en un viaje de tal naturaleza: un arriesgado periplo exento de seguridades hacia las islas occidentales.

La reina fue la que dio el sí, la que le dio aliento, la que lo hizo quedarse cerca rechazándolo pero al mismo tiempo dándole esperanzas, en un juego que podría tener cierta histeria. Una última entrevista fue decisiva y me la imagino de la siguiente forma…

La entrevista entre Colón y la reina Isabel

El asistente de la reina le dice: – Acá tenemos a este guapo navegante que viene por enésima vez a ver si usted le desencalla las pretensiones.

Es astuto, es un Acá tenemos a este guapo navegante que viene por enésima vez a ver si usted le desencalla las pretensiones. Es astuto, es un poco loco, sigue diciendo que la Tierra es redondapoco loco, sigue diciendo que la Tierra es redonda, e insiste con que puede resolver el problema del comercio que los turcos no nos están dejando realizar.

La reina sonríe, en todas las entrevistas lo va queriendo un poco, le gusta sobre todo la fogosidad del navegante. ¿Así son los italianos? Hace pasar a un Cristóbal Colón que lleva un huevo en la mano para seguir intentando demostrar la redondez de la Tierra o tan solo para impresionar.

Puede ser una escena cómica o sensual, puede ser una escena de película romántica o como ustedes quieran imaginársela.

Todas sus cartas están echadas: Colón está cansado de recorrer palacios y de visitar a reyes, a ricos comerciantes y a diferentes tipos de amigos de amigos para que financien su viaje.

También está cansado de la reina… o no… quizá está ansioso por verla.

Lo que sí es seguro es que esa entrevista es algo así como su último reto.

La reina no le resulta ni fea ni linda, pero le ve cierto brillo en la mirada y sabe que puede seducirla.

Entonces en un movimiento instintivo típico de un conquistador, se adelanta a todos los tiempos de la reina y la seduce, le explica la redondez de la tierra, y porqué no, otras redondeces interesantes que ve en ella, jugándose el todo por el todo.

¿Habrá podido Colón consumar su amor o habrá sido tan solo un flirteo, un acercamiento, un gustarse mutuamente que no fue más allá?

No lo sabemos, muchos historiadores dicen que la reina habría financiado con sus joyas personales el viaje de Colón y aunque parece que no fue tan así, cualquier chismosa aceptaría el trascendido y sospecharía de tanto interés de Isabel por tan extraño navegante.

A mí me gusta el cuento. De ser algo parecido a cómo yo lo imagino, otra vez el amor entre un hombre y una mujer, (no sabemos qué tan profundo pero amor al fin) fue el que dio el inicio a una aventura que tendría suerte variada según desde dónde se la mire.

¿Cristóbal Colón y la reina Isabel un solo corazón?

Estoy seguro de que al Rey Fernando no le habría gustado esta frase. Mantengamos el secreto, no sea cosa que nos venga la Santa Inquisición desde lejanos tiempos a pedir explicaciones.

También te interesará:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *