engaño en la politica

El juego político de Tezanos con el CIS. El efecto bandwagon

Existe en la Ciencia Política (también en la Psicología) un fenómeno curioso que, creo, explica con claridad el juego que ha seguido José Félix Tezanos desde que se hiciera cargo del Centro de Investigaciones Sociológicas, más conocido por sus siglas: CIS. Un organismo autónomo español que depende del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, es decir del GOBIERNO; y cuyo fin es el estudio ‘científico’ de la realidad social en todas sus vertientes, ofreciendo encuestas sobre consumo o sobre política, como es el caso.

El efecto del que les hablaba al comienzo es el llamado efecto bandwagon. No me gusta emplear anglicismos, pero en este caso se hace necesario porque su significado proviene de las elecciones norteamericanas, nada menos que de la campaña electoral de 1848, cuando Abraham Lincoln apoyó a Zachary Taylor en el momento en que se postulaba como Presidente; y su historia va a sorprenderles…

El origen del efecto bandwagon

Las campañas de propaganda electoral existen desde que existe la política. Recuerden los carteles electorales que ya se empleaban en la Antigüedad para promocionar a los candidatos. En las elecciones presidenciales norteamericanas de 1848 Zachary Taylor, a la postre el último Presidente que tuvo esclavos entre sus posesiones, puso de moda que se animara la comitiva de su paseo por las ciudades que visitaba buscando el voto con la alegría, la música y el color que transmitía un payaso profesional del mundo del Circo llamado Dan Rice, tan popular en la época como cualquiera de los famosos influencers actuales… otro anglicismo 🙁

En las elecciones de 1848 se puso de moda que se animara la comitiva de Zachary Taylor buscando el voto con la alegría, la música y el color que transmitía un payaso profesional

Pues bien, a la par que la popularidad de Taylor aumentaba, las buenas gentes y los políticos que acompañaban al candidato se unían a la marcha animada que provocaba Rice. Era como subirse al carro de la victoria, el lugar donde todos los que necesitan complacencia la encuentran.

Dan Rice, el involuntario creador del bandwagon
Dan Rice, el involuntario creador del bandwagon

Subirse al último carro de la caravana de Taylor exhibía el poder de los que se sabían ganadores. Algo que era (y es) contagioso. Salvo excepciones, a todos nos gusta ser los vencedores y estar acompañados de ellos. El fracaso no cotiza en ningún mercado.

Por supuesto que Taylor no ganó las elecciones por llevar a un conocido payaso en su comitiva. Las ganó por muchas circunstancias, incluido el apoyo de Lincoln. Sin embargo, en el cúmulo de sensaciones que ofrecía Zachary Taylor se encontraba esa vertiente ganadora que empuja a muchos votantes a querer estar del lado del vencedor. Y, como además ganó, y exhibió una forma nueva de explicar su mensaje, con música y pasión, pues quedó eso del bandwagon como una fórmula eficaz para exhibir el músculo y la fuerza.

Y, creo que Tezanos, profesor de Sociología, conoce bastante bien los vericuetos por los que se mueven las mentes poco espabiladas de la mayor parte de electores, más motivados por los impulsos mediáticos que por la reflexión; más fácilmente manipulables cuanto más ignorantes son. En un momento en que las ideologías se han ido al garete por mucho que las etiqueten.

Ahora, todos los medios y los analistas titulan con frases y fondos de pensamiento similares: Elecciones 2019: al final el CIS de Tezanos tenía razón (EL MUNDO) o en el huffingtonpost: El ‘zasca’ de Tezanos a los que le pusieron verde por su encuesta del CIS, solo por citar dos ejemplos.

Pero el CIS ha jugado siempre el mismo papel en sus encuestas. Y en las elecciones andaluzas erró el tiro. Nadie se creía que el PSOE fuera a tener un resultado tan holgado. Nadie, salvo Tezanos, quien apostó a que el PSOE fuera siempre el caballo ganador por muchas malas noticias que se acumularan en su saldo: poca afluencia en los mítines, un líder, Pedro Sánchez, cuestionado por su falsa Tesis Doctoral; los apoyos de Otegui o de los secesionistas; sin fuerza en los debates televisados… 

No entraré en valoraciones sobre el descalabro electoral del Partido Popular, de la influencia de la Ley D´hont, claramente una ley injusta que lleva a que partidos como PACMA, que ha obtenido cerca de medio millón de votos se queda sin representación; o en las mochilas de corruptelas del PP que cada día hacen más pequeño a Pablo Casado, la irrupción de VOX, etc. Solo entro a valorar que Tezanos ha jugado sus cocinillas con un juego ganador y le ha salido bien.

José Carlos Bermejo

José Carlos Bermejo, Madrid noviembre 1971. Escritor. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, ha colaborado en diferentes medios de comunicación, tradicionales y digitales. Es autor de la novela WILDE ENCADENADO y del libro de relatos RETAZOS DE UN MUNDO IMPERFECTO. + info: josecarlosbermejo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *