Internet: Historia de un Negocio | Actually Notes Magazine

Internet: Historia de un Negocio

Internet es ese medio, absolutamente democrático, que lleva entre nosotros muy poco tiempo, pero que ha conseguido revolucionar la forma de comunicarnos, de informarnos y, en definitiva, de relacionarnos.

En un principio la Red fue un medio de comunicación militar, pero pronto las posibilidades que planteaba lo convirtieron en otra cosa…

Un poco de Historia

Hasta el año 1990, Internet era controlada por el gobierno de Estados Unidos, el organismo que controlaba la Red era la N.S.F., siglas correspondientes a la National Science Foundation, una organización sin ánimo de lucro. Internet fue desarrollada por la agencia de investigación financiada con fondos del gobierno norteamericano ARPA (Advance Research Projets Agency) en los años sesenta del siglo XX. Hasta ese momento la publicidad, obviamente, no existe en Internet debido a ese carácter gubernamental y fundacional en que se basa.

Pero es en el comienzo de la década de los noventa del siglo XX cuando, tanto la Unión Europea como los Estados Unidos, comienzan a percibir el potencial y las posibilidades que el medio ofrece. Aunque la primera incursión publicitaria vendría de la mano «inocente» de dos internautas.

El Primer Anuncio Publicitario en Internet

Martha Siegel y Laurence Carter tienen el «honor» de figurar como las primeras personas que lanzaron a la Red el primer anuncio con contenido publicitario. Ambos eran miembros de una empresa que prestaba servicios jurídicos.

Radicada en Phoenix, un buen día enviaron un mensaje ofreciendo sus servicios, en materia de inmigración,  a unos 5.000 mil grupos de noticias en Internet. Alrededor de 20.000 personas respondieron solicitando información al estar interesados. Más de 30.000 personas mostraron su rechazo de forma frontal.

La publicidad, entendían, no tenía cabida en ese medio. Cuando comenzaron a llegar las primeras amenazas de muerte, los abogados abandonaron la Red. No volvieron a enviar mensajes de ese tipo nunca más.

Los Directorios de Empresas, otra soluciónInternet

La evolución de la propia WWW ha llevado a lo largo del tiempo a que los internautas buscaran la información de diferente manera.

De un lado, surgieron los buscadores, que en un principio eran simplemente portales de internet genéricos que acompañaban a su información de un formulario de búsqueda.

Eso duró el tiempo que tardó el gigante google en aparecer. Sucedió en 1998. Pero no solo de buscadores vive la Red para encontrar la información que buscamos, muy al contrario, en los últimos tiempos se ha impuesto la concentración de empresas bien por localización geográfica, sector u otro criterio que ayuda al usuario a encontrar información relevante.

El Banner, una Presencia Imperecedera

Un banner, o «enlace activo» como también se conoce, es lo más parecido a un anuncio tradicional como todos entendemos y vemos en cualquier publicación editada en papel, en carteles por las calles o en grandes pancartas que decoran los márgenes de las carreteras. Desde el nacimiento del hombre sandwich o desde mucho antes, en los inicios de la publicidad, como leímos en nuestras páginas.

Para la Historia de Internet, el primer banner lo introdujo la revista publicitaria Hot Wired, Web de la publicación en papel Wired. Sucedió en octubre de 1994.

En el año 2000, según una encuesta sobre publicidad en la Red, se ofrecía un dato elocuente: el 60% de las páginas Web publicadas contenían banners.

El «Clic», un Invento Multimillonario

En la reciente Historia de la publicidad en Internet, las visitas de los internautas por los distintos espacios  publicitarios se mide de distintas formas. Una de las fórmulas más corrientes es el famoso «clic» en un enlace.

Cuando el internauta pulsa en el enlace y visita al patrocinador que se encuentra detrás de él, el anuncio ha cumplido su misión.

Procter & Gamble fue la primera empresa que puso en práctica esta fórmula, cuando en abril de 1996 firmó un acuerdo con Yahoo! en el que se estipulaba que se pagaría en función de los clics que hicieran los internautas y no en el CPM (Coste por mil impresiones, esto es, por cada millar de veces visto un anuncio) como se venía haciendo hasta ese momento. Durante ese año Procter & Gamble invirtió más de ocho millones de dólares en publicidad Web de esta manera.

Algunas Curiosidades

La World Wide Web no es lo mismo que Internet, como todos sabemos. La segunda engloba el correo electrónico, foros, grupos de noticias e Internet. Mientras que la World Wide Web comprende los millones de sitios web que existen.

Internet es, en realidad, el conjunto de normas (o protocolos TCP/IP) mediante los cuales una red de dos ordenadores pueden intercambiar información entre sí. Los protocolos TCP/IP están extendidos por los ordenadores de todo nuestro planeta lo que les permite hablar el mismo idioma y, por lo tanto, comunicarse.

Todos los días muchas páginas sufren el ataque de «piratas informáticos», que al comienzo de existir Internet fueron llamados «sombreros negros». Los primeros ataques los sufrieron el Partido Laborista del Reino Unido, cuyos líderes vieron cómo cambiaban sus fotografías por caricaturas.

Las primeras críticas a la publicidad en Internet

Yahoo! fue una de las primeras empresas atacadas por motivo de la publicidad que incluían en sus páginas, y quizá también porque fue uno de los primeros «gigantes» en la World Wide Web, cuando aún no existía ni Google. El primer ataque que sufrieron tuvo como consecuencia el envío masivo de mensajes a sus cuentas de correo, utilizando programas de respuesta muy sofisticados. Este ataque produjo a la empresa norteamericana serias pérdidas económicas.

Como curiosidad, cabe destacar que en 1995, portavoces de Microsoft calificaron la World Wide Web como un «patio de recreo», en palabras textuales.

Aún no habían creado el navegador Internet Explorer. En la compañía pensaban que esto de Internet iba a ser cosa de minorías. Según algunos estudios, un 40% de los sitios que se crean en la Red son abandonados un año más tarde, generalmente por la falta de ingresos económicos.

Para saber más: La Publicidad en Internet. Steven Armstrong. Deusto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *