🎨El Arte de Claude Monet | Actually Notes Magazine
Monet Nenufares.1919
Monet Nenufares.1919

🎨El Arte de Claude Monet

breve biografía de Claude Monet

Mi deseo es permanecer siempre así, viviendo tranquilamente en un rincón de la naturaleza. Claude Monet

Claude Monet fue el artista que dio nombre al movimiento impresionista francés gracias a su obra Impresión, sol naciente (1872).

Como talento y personalidad inspiradores, fue crucial para reunir a sus seguidores. Interesado en pintar al aire libre y capturar luz natural, Monet luego llevó la técnica a uno de sus pináculos más famosos con sus pinturas de la serie, en las cuales sus observaciones del mismo tema, vistas en varios momentos del día, fueron capturadas en Numerosas secuencias. Magistral como colorista y como pintor de la luz y la atmósfera, su trabajo posterior a menudo alcanzó un notable grado de abstracción, y esto lo ha recomendado a las generaciones posteriores de pintores abstractos.

Claude Monet, Impresión, sol naciente (1872)
Claude Monet, Impresión, sol naciente (1872)

Inspirado en parte por Édouard Manet, Monet se apartó de la representación clara de las formas y la perspectiva lineal, prescritas por el arte establecido de la época, y experimentó con el manejo suelto, el color intenso y las composiciones sorprendentemente no convencionales. El énfasis en sus imágenes pasó de representar figuras a representar diferentes calidades de luz y atmósfera en cada escena.


Te puede interesar:

La infancia de Claude Monet

Oscar Claude Monet nació en París. La familia al completo se mudó a Le Havre, una ciudad costera situada en el norte de Francia cuando el pequeño Claude tenía apenas de cinco años de edad.

Su padre fue un exitoso empresario que se dedicaba a la importación de especias desde las colonias francesas, y su madre murió cuando él tenía 15 años. El océano y la escarpada costa del norte de Francia tuvieron un profundo efecto en él a una edad temprana, y a menudo huía de la escuela para pasear por los acantilados y las playas.

En su juventud, recibió instrucción en el College du Havre, allí donde también había sido antiguo alumno el famoso artista neoclásico Jacques-Louis David.

Oscar Claude se mostró muy creativo y emprendedor desde temprana edad, dibujaba caricaturas en su tiempo libre y las vendía por 20 francos. 

En 1856 Monet se hizo amigo de Eugéne Boudin, un paisajista famoso por sus escenas de ciudades costeras del norte de Francia. Boudin lo alentó a pintar al aire libre, y esta técnica en plein air cambió el concepto de Monet de cómo se podía crear el arte: «Era como si me hubieran arrancado un velo; lo había entendido. Comprendí lo que podía ser la pintura«.

En 1859 Monet se mudó a París para estudiar. Sin embargo, en lugar de elegir la trayectoria profesional más habitual de un pintor de salón al inscribirse en la Ecole des Beaux-Arts, Monet asistió a la Académie Suisse, más vanguardista, donde conoció, entre otros, a Camille Pissarro.

Obligado a servir en el ejército, en el año 1861, Monet fue enviado a Argel.

Al igual que le ocurriría a Eugène Delacroix, el ambiente norteafricano estimuló a Monet y afectó su perspectiva artística y personal. Regresó a su hogar en Le Havre después de realizar el servicio militar, volviendo a París para asistir al estudio del artista suizo Charles Gleyre, entre los que se hallaban futuros impresionistas, como Alfred Sisley, Pierre-Auguste Renoir o Frédéric Bazille.

En 1865, el Salón de París aceptó dos de los paisajes marinos de Monet para la exposición. Sin embargo, el artista se sentía confinado al trabajar en un estudio, prefiriendo su experiencia anterior de pintura basada en la naturaleza, por lo que se mudó a las afueras de París, a Fontainebleau.

Usando a la que sería su futura esposa, Camille Doncieux, como su único modelo y musa, su Mujer en el Jardín (1866-67) es considerada la culminación de las ideas y los temas de su trabajo anterior.

Claud Monet y Camille Doncieux en 1860
Claude Monet y Camille Doncieux en 1860

Monet tenía la esperanza de que el trabajo fuera incluido en el Salón de París, pero su estilo no fue del agrado de los miembros del jurado y el lienzo fue rechazado. Algo que debía zaherir el espíritu de Monet. Hay que decir que la tendencia en este momento valoraba el romanticismo. En 1921, para aliviar el agravio, Monet hizo que el gobierno francés comprara la pintura por la astronómica suma de 200.000 francos.

La guerra franco-prusiana y la influencia británica

Para escapar de la guerra franco-prusiana, en 1870, Monet se refugia en Londres junto a esposa y su hijo Jean. Allí pintaría ‘El Puente de Westminster’ (1871). La influencia de Londres y los pintores británicos no solo se ciñe a los nuevos paisajes que contempla, se extiende en las obras de John Constable y J.M.W. Turner, cuyo naturalismo romántico claramente influenció en su uso de la luz.

Algo destacado de este momento es cuando conoce a Paul Durand-Ruel, quien dirigía una galería de arte moderno en Bond Street. Durand-Ruel se convirtió en un importante admirador de la pintura de Monet y Pissarro, y más tarde de Renoir o Edgar Degas y otros impresionistas franceses.

Tras concluir la guerra franco-prusiana, la familia Monet se estableció con su familia en Argenteuil, un suburbio de París. Durante los siguientes seis años, desarrolló su estilo y documentó los cambios en la creciente ciudad en más de 150 lienzos.

Su presencia también atrajo a amigos parisinos como Renoir y Manet. Mientras Manet tenía 10 años más y se convirtió en un artista establecido mucho antes que Monet, en la década de 1870 cada uno influyó de manera significativa, y Monet había logrado que Manet ganara la pintura de aire en 1874.

En un esfuerzo continuo por protestar contra el sistema de salones (recordemos el agravio del Salón de París), Monet y sus amigos organizaron su propia exposición en 1874, que tuvo lugar en el estudio del fotógrafo y caricaturista Félix Nadar. Esta fue la primera exposición impresionista.

Claude Monet. 1899 Fotografiado por Felix Nadar
Claude Monet. 1899 Fotografiado por Félix Nadar

Se dice que los gustos extravagantes de Monet lo llevaron a vivir gran parte de su vida en diferentes grados de pobreza y deuda. Sus pinturas no eran una fuente de ingresos adecuada y, a menudo, tenía que pedir dinero prestado a sus amigos. Después de recibir varios préstamos a lo largo de la década de 1870, Monet obtuvo cierto éxito financiero.

En 1877, la familia Monet se traslada a la ciudad de Vetheuil, a vivir junto a Alice Hoschede y sus seis hijos. La familia Hoschede actuaba como mecenas o patrocinadora del trabajo pictórico de Monet, pero el negocio del marido, Ernest Hoschede -y sustento de todos- quebró y él terminó abandonando a su familia.

«Mi jardín es mi obra maestra más hermosa. Trabajo en mi jardín todo el tiempo y con amor. Lo que más necesito son flores. Siempre».

Por lo tanto, Monet tuvo que encontrar una casa barata para albergar a la gran familia. Camille dio a luz a su segundo hijo, Michel, en 1878. Pero, tan solo un año después, Camille fallecería. Alice continuó viviendo con Monet, y se convirtió en su segunda esposa en 1892.

En 1883, Monet buscaba una casa para Alicia y todos sus hijos, un total de ocho. Encontró una propiedad en un pueblo tranquilo llamado Giverny. La propiedad en Giverny fue la principal inspiración de Monet durante las últimas tres décadas de su vida. Él mismo creó un jardín japonés para encontrar la relajación, haciendo un estanque lleno de nenúfares. Dijo: «Mi jardín es mi obra maestra más hermosa. Trabajo en mi jardín todo el tiempo y con amor. Lo que más necesito son flores. Siempre«.

Fue en Giverny donde Monet encontró su éxito final. Sus pinturas comenzaron a venderse en los Estados Unidos, Inglaterra y en su país, Francia. 

En sus últimos años, Monet se volvió más sensible a las cualidades decorativas del color y la forma. Comenzó a aplicar pintura en trazos más pequeños, acumulándola en amplios campos de color y explorando las posibilidades de una superficie de pintura decorativa de armonías y contrastes de color.

Los efectos que logró, particularmente en las pinturas de la serie de la década de 1890, representan un notable avance hacia la abstracción y hacia una pintura moderna centrada exclusivamente en los efectos de la superficie.

Claude Monet: Nenúfares

Monet Nenufares.1919
Monet Nenufares.1919

M Lilian Montesinos

Estudiante de periodismo. Publicando en medios digitales desde 2015. Me apasiona la escritura y me tomo muy en serio mi trabajo: consulto fuentes, busco la imparcialidad y la objetividad como buen profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *