Hitler, Mussolini y Stalin premios Nobel
Hitler, Mussolini y Stalin premios Nobel

ūüŹÜ Hitler, Mussolini y Stalin (entre otros) fueron nominados al Premio Nobel de la Paz

Seamos serios, el Premio Nobel ya no es lo que era, y quiz√° nunca fuera lo suficientemente ‘honorable’, pero se nos ofrec√≠a como un galard√≥n prestigioso, que sobre todo prestigiaba al laureado. Sin embargo, hay motivos para pensar lo contrario. El Premio Nobel de Literatura, por ejemplo,¬†qued√≥ vacante en 2018 por los esc√°ndalos que salpicaron a la Academia tras las acusaciones de acoso sexual por parte de 18 mujeres (esposas, hijas y trabajadoras de la Academia publicados en el diario¬†Dagens Nyheter) contra el dramaturgo y fot√≥grafo Jean-Claude Arnault, casualmente esposo de la acad√©mica Katarina Frostenson, y al que la Academia financiaba y apoyaba art√≠sticamente. Acusaciones que hicieron que la sociedad sueca se ruborizara escondiendo la cabeza por sucesos que llevaban dos d√©cadas produci√©ndose. A partir de ah√≠, se produjeron las suficientes¬†dimisiones como para que se quedaran sin el¬†quorum¬†necesario para elegir al Nobel de Literatura de 2018.

Quiz√° esta sea la punta de un Iceberg demasiado quebradizo. Esto del Nobel es una v√≠vida representaci√≥n del modelo de¬†Sociedad en el que vivimos: oligarqu√≠as en los partidos pol√≠ticos que se¬†retroalimentan entre sus miembros sin m√°s m√©rito que la pertenencia a la manada que espera el premio en forma de puesto gubernamental, premios literarios dados con el dedo comercial por las editoriales m√°s ‘prestigiosas’, que suelen desprestigiarlas a ellas y a la propia literatura… Y, as√≠, hasta el infinito.

La cuesti√≥n es que, en el pasado, personajes como Hitler, Mussolini o Stalin fueron candidatos al premios Nobel. Y es que la reglas del comit√© del Premio Nobel permiten que cualquier profesor de Ciencias Sociales, Historia, Filosof√≠a, Derecho y Teolog√≠a, incluso cualquier juez o legislador nacional de cualquier pa√≠s puedan nominar a alguien que crea que lo merece… ¬†

Joseph Stalin, adalid de la Paz… en la Segunda Guerra Mundial

Stalin, candidato al Nobel de la Paz
Stalin, candidato al Nobel de la Paz

Todav√≠a no se hab√≠an escrito en la Historia los renglones torcidos de las purgas de Joseph Stalin, sus cr√≠menes y su mano de hierro que se extendi√≥ en su cargo de Secretario General del Partido Comunista de la Uni√≥n Sovi√©tica entre los a√Īos 1922 y 1953. Stalin fue nominado al Premio Nobel de la Paz en dos a√Īos: 1945 y 1948. En ambos casos «por sus esfuerzos para poner fin a la Segunda Guerra Mundial«.

Adolf Hitler: ¬Ņv√≠ctima del sarcasmo?

Hitler, candidato al Nobel de la Paz
Hitler, candidato al Nobel de la Paz

Adolf Hitler fue nominado en una √ļnica ocasi√≥n. Sucedi√≥ en 1939. Fue nominado para el Premio Nobel de la Paz¬† por un miembro del parlamento sueco, E.G.C. Brandt. Al parecer, Brandt nunca pretendi√≥ que la nominaci√≥n fuera tomada en serio. Por curioso que nos parezca, Brandt, cuya ideolog√≠a antifascista, quer√≠a abrir un¬†debate pol√≠tico en Suecia, suscitado porque varios¬†parlamentarios suecos hab√≠an nominado al entonces primer ministro brit√°nico, Neville Chamberlin, tambi√©n para el Premio Nobel de la Paz, una nominaci√≥n que Brandt ve√≠a con gran escepticismo. Sin embargo, las intenciones sarc√°sticas o sat√≠ricas de Brandt no fueron bien recibidas y la nominaci√≥n se retir√≥ en febrero de 1939.

Mussolini también era un hombre de Paz

Benito Mussolini, candidato al Nobel de la Paz
Benito Mussolini, candidato al Nobel de la Paz

Benito Mussolini¬†recibi√≥ su nominaci√≥n en el a√Īo 1935, cuando un grupo de profesores de la Facultad de Derecho de la Universidad de Giessen (Alemania) le proponen como candidato. El comit√© encargado de seleccionar a los candidatos rechaz√≥ la propuesta. Ya era conocido por entonces que se hab√≠a alzado al poder con¬†un golpe de estado encubierto, hab√≠a ordenado asesinar a varios de sus rivales pol√≠ticos e, incluso, hab√≠a usado armas qu√≠micas contra sus enemigos.

Otro candidato que se quedó sin el premio Nobel de la Paz

Mahatma Gandhi sigue siendo uno de los s√≠mbolos m√°s relevantes de la «no violencia». Fue nominado en los a√Īos 1937, 1938, 1939, 1947 y poco antes de ser asesinado en 1948. Los estatutos de la Academia no permiten dar premios p√≥stumos, aunque bien se lo pod√≠an haber entregado antes de que lo mataran. Como gesto de… (pongan ustedes el adjetivo deseado), el Comit√© noruego del Nobel decidi√≥ no otorgar ning√ļn premio ese a√Īo aduciendo que ‚Äúno hab√≠a un candidato vivo adecuado‚ÄĚ.

José Carlos Bermejo

José Carlos Bermejo, Madrid noviembre 1971. Escritor. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, ha colaborado en diferentes medios de comunicación, tradicionales y digitales. Es autor de la novela WILDE ENCADENADO y del libro de relatos RETAZOS DE UN MUNDO IMPERFECTO. + info: www.josecarlosbermejo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *