1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Guggenheim: arquitectura para un museo

26 septiembre, 2017  —  Por

Solomon Guggenheim encargó en 1943 al mejor arquitecto del momento, Frank Lloyd Wright, un edificio que se convirtiese en museo y así poder exponer su colección, una de las más importantes de la historia.

El resultado fue un edificio espectacular, novedoso, un hito en la historia de la arquitectura, pero quizás, no el espacio más apropiado para un museo de arte.

La balanza se inclinó a favor de la arquitectura, naciendo así el Museo Solomon Guggenheim de Nueva York, una obra de arte en sí misma y el primer museo de una saga que hará historia.

Solomon Guggenheim y su arte en Venecia

Peggy Guggeneheim, la rebelde sobrina de Solomon, decidió exponer su magnífica colección de arte en Venecia, donde el Palacio Vernier dei Leoni, un palacio inacabado, sería el elegido como sede de su museo. Estas dos colecciones forman la colección permanente de todos los museos Guggeneheim.

La Solomon Guggenheim Foundation se encargará de convertir la colección en itinerante, creando una serie de franquicias por el mundo con las que la compartirá, y será expuesta de forma cambiante, naciendo un nuevo modelo museístico: al compartir las colecciones se presentarán diferentes visiones del arte del siglo XX, renovando continuamente las exposiciones.

La organización, actualmente dirigida por Thomas Krens, cuenta ya con cinco sedes museísticas en Estados Unidos y Europa. De todas ellas podemos destacar el edificio. Ya sea éste de nueva planta o una adaptación de un edifico ya existente, el lugar donde guardan las colecciones Guggeneheim es tanto o más espectacular que la colección misma, edificios más escultóricos que contenedores de obras de arte.

Solomon y Peggy quedarían horrorizados si viesen lo poco que se ha respetado la voluntad de ambos en cuanto a sus colecciones. Los intereses económicos priman sobre los artísticos o culturales y los museos Guggenheim se han convertido en objeto de crítica por parte de muchos especializados, pues la política cultural de la fundación está muy afectada por el ejercicio consumista que se está convirtiendo en característica de la saga.

El proyecto del Museo Guggenheim de Arte Moderno y Contemporáneo en Bilbao

El proyecto de ubicar una sede europea del Museo Guggenheim de Arte Moderno y Contemporáneo en Bilbao formaba parte del proyecto de la administración para regenerar la ciudad.

En Febrero de 1991 la administración vasca se pone en contacto con la Solomon R. Guggenheim Foundation para exponerle la idea, que fue muy bien acogida.

La fundación ya estaba organizando la creación de varios emplazamiento de sedes Guggenheimen todo el mundo para crear un grupo coordinado de instituciones culturales.

Tras las negociaciones, en Diciembre de 1991 se firmaba el acuerdo de Servicios de desarrollo y programación para el Museo Guggenehim Bilbao.

guggenheim museum
guggenheim museum

Como era de esperar, el edificio se planteó como una obra de arte más a exponer al público. Diseñado por el arquitecto norteamericano Frank O. Gehry, se ha convertido ya en símbolo de la ciudad, levantándose junto a la ría del Nervión con su singular estructura recubierta por una fina piel de titanio. El edificio ocupa 22.000 metros cuadrados de superficie total, en un lugar hasta entonces ocupado sólo por edificios industriales.

El “efecto Guggenheim” se ha convertido en una fuente económica importante para el País Vasco, incidiendo, sobre todo, en las empresas vinculadas al turismo y al consumo en general. Ha supuesto una revitalización económica y cultural en la ciudad. El Museo de Bella Artes de Bilbao se ha beneficiado también del efecto provocado por el nuevo museo.

El País Vasco, lugar antes negado por los turistas, debido al miedo provocado por el terrorismo, ha pasado a ser, gracias al “efecto Guggenheim”, un centro de peregrinación turístico-cultural.

Muchas instituciones culturales han acusado al centro de estar rodeado sólo de intereses económico-mercantiles y de restarle a ellos subvenciones.

Pero el museo ha sobrevivido a todas estas críticas, levantándose majestuosamente en Bilbao, convirtiéndose en su icono, contribuyendo a la apertura del turismo en la ciudad y demostrando que existe otro modelo de centro cultural.

La idea de caja blanca y aséptica como lugar expositivo ha muerto. Los museos se conciben como un espectáculo en sí mismos, destinados a llamar la atención del público, en su mayoría turistas, que inmersos en la sociedad consumista en la que vivimos acuden al museo como si de un acto social se tratase.

Para saber más:

-AA.VV., “Guggenheim, el lugar más raro del mundo”, Descubrir el Arte, nº 46, Madrid, 2002. pp.: 27-39.
-CASTILLO DE ALBORNOZ, C., “El Guggenheim se viste de Armani”, Descubrir el Arte, nº 26, Madrid, 2001. pp.: 54-59.
-CASTRO MORALES, F. Y BELLIDO GANT, Mª L. (eds.), Patrimonio, museos y turismo cultural: claves para la gestión de un nuevo concepto de ocio. Actas de los seminarios “Fons Mellaria 1997”, Fuenteobejuna, Córdoba, 1997.
-DÍAZ BALERDI, I. (coord.), Miscelánea museológica, Servicio editorial de la Universidad del País Vasco, Bilbao, 1994.
-LEÓN, A., El museo. Teoría, praxis y utopía, Cuadernos de Arte Cátedra, Madrid, 1990.
-MARTÍN MARTÍN, F., “Reflexiones en torno al museo en la actualidad”, Laboratorio de Arte, nº 7, Sevilla, 1994 pp.:263-276.
-MONTANER, J. Mª., Nuevos Museos. Espacios para el arte y la cultura, Gustavo Gili, Barcelona, 1990.
-RICHARDSON, J., “Museos de franquicia. La saga de los Guggenheim”, Arquitectura y Vivienda, nº 39, Madrid, 1993. pp.: 26-35.
-RICO, J.C., Museos. Arquitectura. Arte. Los espacios expositivos, Editorial Sílex, España, 1994.
-ROSS, A., “The Great American. Numbers Game”. The end(s) of the Museum. Actas del symposium, Fundación Antoni Tàpies, Barcelona, 1995. pp: 25-52.

guggenheim-bilbao

PÁGINAS WEB

> http://www.guggenheim-bilbao.es
>> http://www.guggenheim.org
>> http://www.greatbuildings.com

Te puede interesar:

Plan voisin para paris de Le Corbusier