El Arte Barroco. Arquitectura Barroca y sus representantes

El arte Barroco nació en Italia a finales del siglo XVI, alcanzando su esplendor en el siglo siguiente, perviviendo hasta el XVIII.

La denominación de Barroco proviene del siglo XVIII y tiene la carga peyorativa que todos entendemos.

El barroco parte de la última fase del Renacimiento y reacciona frente a lo estricto y las reglas. El barroco es un arte abierto, que busca lo grandioso.

En el Barroco triunfa lo decorativo y lo efectista, lo complejo, lo atormentado.

Arquitectura Barroca

Tres son las características esenciales del Barroco: el movimiento, el claroscuro y la grandiosidad.

El movimiento en el Barroco

En el Barroco triunfa el movimiento. Se puede considerar que existía una necesidad artística de traer movimiento. Triunfan las curvas y lo mixtilíneo, frente al clasicismo sereno y sus líneas rectas.

Esto queda ejemplificado en los elementos constructivos, ‘lo que se lleva’ es lo curvilíneo, lo que provoca planos oblícuos, que crean efectos luminosos.

El claroscuro: Tal y como se construye, se da pie a que la luz produzca juegos curiosos, de intensidad y penumbra.

Las fachadas cobran una nueva perspectiva, muy sobrecargadas.

Las pinturas de las bóvedas y de las cúpulas crean lo que se ha venido llamando ‘espacios ascensionales’, en lo que el movimiento de las figuras subraya el entorno.

Te puede interesar: Entender el RenacimentoHistoria del Humanismo

Representantes de la Arquitectura Barroca

En el país de origen del Barroco, en Italia, las figuras más destacadas son Lorenzo Bernini, Carlo Maderna, Francesco Borromini, Baldassare Longhena y Felipe Juvara.

Bernini quizá sea el más popular de los artistas barrocos.

Bernini

Su baldaquino creado en la grandiosa Basílica de San Pedro, es uno de los ejemplos más vívidos de un elemento constructivo propio del Barroco, la columna salomónica, una columna ascendente, en espiral.

De Bernini también es el Palacio Odescalchi, un ejemplo de palacio barroco.

Palacio Odescalchi
Palacio Odescalchi

Con Filippo Juvara, ya en el siglo XVIII, el Barroco va serenando ese impulso ostentoso.

Los palacios que se edifican así lo demuestran. Es el caso del Palacio Real de Madrid.

Palacio Real de Madrid
Palacio Real de Madrid

Si eres de esas personas que aprecia el KARMA, que nos lees y vuelves a hacerlo hoy te pedimos que nos apoyes en Patreon. o en PayPal
para poder seguir publicando + contenido interesante como el que te ha traído hasta aquí. De lo contrario, quizá no podamos continuar. Gracias 🙏
Become a Patron!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...