4 Dictadores Asesinados

Dictadores Asesinados: Gadafi, Ceaucescu, Sadam Hussein, Benito Mussolini

El último fue Gadafi, pero en la Historia muchos Dictadores acabaron sus días asesinados por su propio pueblo, incluso humillados -sodomizados- como en la imagen…

El pueblo en rebeldía, con parecido desprecio por los derechos humanos que demostraron en el ejercicio de su poder los dictadores, se cobran la revancha.

Y lo hacen con una saña que habla de rencores y odios.

Deformándoles la cara, sodomizándoles, colgándolos como si fueran cerdos en una matanza.

Con mayor o menor disimulo Ceaucescu, Musolinni, Sadam Hussein, fueron ajusticiados. Otros muchos dictadores, como Pol Pot, murieron tras largas enfermedades o en el exilio, pero nunca se enfrentaron a un tribunal.

Recorremos el final de cuatro dictadores. La historia se repite, así lo parece…

El Artículo resumido en nuestro video

Mire este video en Youtube.

 

Mussolini

Benito Mussolini

Mussolini acabó colgado de los pies, junto a su amante Clara Petacci, tras ser fusilados, en una gasolinera de Milán. Era abril de 1945, mientras en Alemania, sitiados, otros dos amantes pasaban las últimas horas en el bunker, se llamaban Adolf Hitler y Eva Braun. El fascismo comenzaba a ver su fin.

En Italia, Benito Mussolini, con 39 años, se había convertido en la representación del poder absoluto. Todo se había acabado, cuando ahora tenía los 60, embarcado en una guerra mundial y con los aliados desembarcando en Sicilia. No cabía duda, Mussolini tenía contados sus días.

Ahora bien, el ensañamiento con el que fue castigado fue realmente espeluznante. Como se puede ver en el video más abajo, grabado tras realizársele la autopsia, el rostro de Mussolini fue totalmente desfigurado por los golpes, hasta casi llegar a desaparecer.

Mussolini intentó huir cuando veía todo perdido. Puso rumbo a la neutral Suiza, pero en la orilla ascendente del lago Como fue interceptado.

No había Twitter ni otras redes sociales pero la noticia corrió con rapidez. Parecía concluir un episodio más que ayudaría a terminar con la Segunda Guerra Mundial. Aunque de una forma tan dramática e inhumana como la propia guerra.

Gadafi

Gadafi

Así se ve a Gadafi, como en la captura de la imagen inferior, en un video de los muchos que grabaron con sus móviles los hombres que le atraparon y ajusticiaron.

En un momento en el que en Libia no había ley ni garantías de ningún tipo, como en tiempos del general, solo que ahora los verdugos eran sus opositores, con la misma consideración por los derechos humanos. Mal comienzo para un país después de cuarenta años de dictadura. Por cierto, se supone que el que es sodomizado no entra en el reino de Alá. Ahora se entiende mejor esa imagen.

Fue un cazabombardero francés quien lo puso fuera de juego y en manos de los «rebeldes».

Es difícil pensar en la buena voluntad de la OTAN. Parece que todos: el régimen de Gadafi, los rebeldes u opositores y la OTAN, se pusieran al mismo nivel y hablaran similar idioma. El ministro de Información del Consejo Nacional Transitorio libio (CNT), Mohamed Shamam, rechazó una posible investigación internacional para esclarecer cómo murió Gadafi.

El Consejo, formado por militares, académicos, líderes de tribus rivales, diplomáticos y otros políticos desertores del depuesto gobierno, llevaban organizados en la semiclandestinidad bastantes años antes de acabar con Muamar Gadafi en 2011.

Es curioso cómo en varios videos en los que se ve la muerte de Gadafi se pueden escuchar voces en castellano. En uno de esos videos se puede escuchar en perfecto español «Que alguien le fusile«. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

Gadafi sodomizado
Gadafi sodomizado

A Gadafi, el que fuera su ministro de Interior, Mustafá Mohamed Abud Al Jelein, le acusó de ordenar personalmente el conocido como atentado de Lockerbie, en el que en 1988 murieron los 270 pasajeros del vuelo de la Pan Am.

Lo declaró a un periódico sueco. Las relaciones con occidente han revestido siempre el cariz de surrealistas desde el punto de vista de la política internacional.

Las visitas de otros líderes europeos a Libia, en las mejores de las relaciones como si fuera un país socio más.

Pero también sufriendo los bombardeos a los que fueron sometidos durante el fin de los años ochenta por parte del primer Bush como presidente norteamericano; en definitiva, un líder totalitario al que se le acabó el consentimiento y al que se dejó que el pueblo en rebelión juzgara, condenara y ejecutara.  

Sadam-Hussein

 

 

Sadam Hussein 

Sadam Hussein
Sadam Hussein, a punto de ser ejecutado

Sadam Hussein acabó sus días huyendo, escondido, de manera parecida a Gadafi.

Oculto en una casa, en unas condiciones de precaria pobreza, cuando fue descubierto dijo que quería negociar, que era el Presidente de Irak.

Dicen que había perdido el contacto con la realidad.

En esta ocasión también presenciamos la muerte en directo, retransmitida con anticipación. Todos sabían, incluso Sadam, que tras el juicio, sería ajusticiado.

Volvemos a ver verdugos, como si la historia en realidad no hubiera avanzado demasiado y se hubiera detenido para mostrar la justicia en su expresión máxima.

Sadam Hussein
Sadam Hussein

Ahorcado por todos sus crímenes conocidos. El genocidio de los kurdos, su inflexible manera de gobernar a un pueblo atormentado.

Tuvo la suerte de verse protegido por la legalidad, que le evitó la humillación que otros como el mencionado Gadafi sufrió.


ceaucescu

Ceaucescu

Aún no había llegado Internet a ser el medio masivo de comunicación que es hoy, mucho menos habían hecho acto de presencia en nuestras vidas las redes sociales, sin embargo se puede decir que la muerte de Nicolás Ceaucescu y su esposa Elena, fue uno de los primeros actos que se vivió en el presente que las imágenes de televisión eran capaces de llevar a los hogares del mundo.

Además de ser una muerte anunciada, se fue viendo la progresión de los acontecimientos como si de un guión escrito se tratara.

En marzo de 1965, Ceaucescu fue a ser elegido primer secretario del Partido Comunista Rumano, entre sus intenciones políticas se encontraba conseguir la independencia económica y militar de Rumanía.

Más de treinta años de totalitarismo, desmanes y tropelías, de dictadura stalinista del Conducator acabaron de la forma que menos podía imaginar.

ceaucescu
Ceaucescu, durante su ‘juicio’

En diciembre de 1989, en un acto al que los dictadores tienen bastante propensión, en una manifestación convocada para loor y alabanza de su persona convocada por el Partido Comunista, Ceucescuve cómo el pueblo transforma la manifestación dirigiéndola contra él.

La respuesta del ejército y de la Securitate, la policía política y personal de Ceaucescu, fue tan desproporcionada que acabó con cerca de cuatro mil personas asesinadas en Timisoara, hombres, mujeres, niños y ancianos, cualquiera podía ser víctima de la acción represora.

Entre convocatorias de huelga y manifestaciones, se habla de una guerra civil declarada entre el pueblo y las fuerzas de «seguridad». Ejército y policía. Ceaucescu y su mujer, que nunca había podido gozar de buena opinión por parte de los rumanos, huyen.

La televisión es tomada por el Frente de Salvación Nacional, que es el nombre que acuñan los opositores al régimen establecido. Corneliu Manescu es el representante visible.

El 23 de diciembre la televisión anuncia que Ceaucescu y su esposa han sido detenidos, lo había hecho en dos ocasiones anteriores, pero sin que fuera cierto.

Mientras el resto de naciones del mundo reconocen la legitimidad del Frente de Salvación, el dictador era juzgado, condenado a pena de muerte y expropiado de todos sus bienes. El mundo, occidente, veía cómo se desmoronaba el bloque comunista, en fin, contribuía a ello.

En un primer momento se dijo que la imagen yaciente de Ceaucescu era la imagen de otra persona. Pero esa idea fue desestimada pronto, dando por concluido un largo episodio en la historia de Rumanía.

José Carlos Bermejo

José Carlos Bermejo, Madrid noviembre 1971. Escritor. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, ha colaborado en diferentes medios de comunicación, tradicionales y digitales. Es autor de la novela WILDE ENCADENADO y del libro de relatos RETAZOS DE UN MUNDO IMPERFECTO. + info: josecarlosbermejo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *