Imagen de Nadine Doerlé en Pixabay

¿Cuál es el origen de los Museos?

Los cuartos de maravillas o gabinetes de curiosidades

Los cuartos de maravillas, también llamados gabinetes de curiosidades, fueron espacios en los que la nobleza y la burguesía europea atesoraba y coleccionaba objetos raros, curiosos y exóticos que conseguían desde cualquier rincón del mundo conocido. Esta práctica se extendió durante los siglos XVI, XVII y XVIII.

Los cuartos de maravillas fueron conocidos con un nombre distinto en cada país, lo que nos da una idea de que fue una costumbre extendida por toda Europa. Así, se conocieron como «Cabinets de Curiosités» en Francia, «Wunderkammern» en Alemania, «Cabinets of curiosities» en Austria, «Wonder Chambers» en Inglaterra o «Kunstkammer» en Dinamarca.

Se puede considerar que el llamado «gabinete de curiosidades» fue, si no el primero, sí uno de los antepasados ​​del museo moderno tal y como lo conocemos hoy.

Desarrollo de la Ciencia

Estos «cuartos de maravillas», como no podía ser de otra forma, desempeñaron un papel fundamental en el desarrollo de la ciencia moderna. Ampliaron la visión y el conocimiento de los avances científicos y tecnológicos en todos los campos para que el resto de la humanidad los conociera o, al meno, tuviera noticia de su existencia. Y, no siempre, se trataba de conservar y exhibir objetos relacionados con la Ciencia. También se guardaban recuerdos imposibles como la supuesta «sangre de dragón» o esqueletos de animales míticos, más propios de la leyenda entre sus colecciones.

Esta popularidad que alcanzaron los ‘gabinetes de curiosidades’ fue, progresivamente, disminuyendo durante el siglo XIX, ya que se fueron formando colecciones públicas y oficiales que sí marcan el comienzo de los Museos Modernos.

¿Qué es un gabinete de curiosidades?

Pero «cuartos de maravillas» o «gabinetes de curiosidades» no eran exactamente lo mismo.
La gran diferencia es que el gabinete de curiosidades almacenaba y exhibía una amplia variedad de objetos y artefactos, con una inclinación particular hacia lo raro, ecléctico y esotérico.

Los gabinetes comúnmente presentaban antigüedades, objetos de historia natural (insectos, esqueletos, conchas, plantas, fósiles) e incluso obras de arte.

En los gabinetes de curiosidades, las colecciones a menudo se organizaban en cuatro categorías (en latín):

Artificialia: agrupa los objetos creados o modificados por seres humanos, como pueden ser las antigüedades, o las obras de arte: cuadros, esculturas…

Naturalia: incluye criaturas y objetos naturales, con un interés particular en los monstruos.

Exótica: incluye plantas y animales exóticos

Cientifica: reúne instrumentos científicos.

M Lilian Montesinos

Estudiante de periodismo. Publicando en medios digitales desde 2015. Me apasiona la escritura y me tomo muy en serio mi trabajo: consulto fuentes, busco la imparcialidad y la objetividad como buen profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *