1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Consejos para escribir un libro y publicarlo

11 julio, 2017  —  Por

La autopublicación, una fórmula con ventajas

Son muchos los casos de figuras excelsas de la literatura que han autopublicado sus primeras obras, incluso hay casos de escritores que tras lograr el reconocimiento de público y crítica, han decidido seguir al margen del circuito literario “normal“, lejos de agentes y editoriales, y se han decidido por publicar sus obras en Internet, en forma de ebook, por ejemplo.

Escritores que ha autopublicado su primera obra y otros consagrados que se autopublican

Entre los primeros casos tenemos a uno de los más notables poetas de todos los tiempos, como ya leímos en las páginas de Actually Notes, hablamos de Pablo Neruda, quien autopublicó su primera obra bajo el título ‘Crepusculario’  en 1923 vendiendo sus escasas pertenencias, entre las que se encontraba su “traje negro de poeta“, necesitando además la ayuda económica de un buen amigo.

Y, sobre los segundos, algo más recientemente, Stephen King apretó el nudo de la corbata de mas de un editor  al llevar a la práctica la idea que venía rondándole, que no era otra que autoeditarse para, supuestamente, tener una “relación más directa con sus lectores.

Casos y ejemplos hay muchos. Y a cada cual le resultará más beneficioso y rentable unos que otros, por ello hemos reunido, aquí, una serie de consejos a los que hemos dado la oportunidad de valorar tanto por experiencia propia como por haberla aprendido e interiorizado de los grandes maestros.

Escritores que ha autopublicado su primera obra y otros consagrados que se autopublican
Escritores que ha autopublicado su primera obra y otros consagrados que se autopublican

4 consejos para publicar un libro

1. Enfrenta el reto de la escritura cuando estés realmente preparado

Para ser escritor hay que tener una gran vocación, además de una preparación teórica que incluye un gran manejo del lenguaje, de la construcción de las frases, de la habilidad para trasladar las imágenes que el lector deberá recrear en su imaginación y, así, un largo etcétera.

Por ello, además de estar preparado desde un punto de vista teórico conociendo la sintaxis y la gramática, debemos tener una preparación mental adecuada para enfrentar una larga carrera que no estará exenta de obstáculos.

A todos los escritores les ocurre, igual que en el resto de profesiones.

No todos los días son los adecuados para hacer una tarea. En este caso, es recomendable recordar los consejos que el gran escritor Charles Bukowski nos regaló y que quedó recogido en forma de poema: ¿Así es que quieres ser escritor? Un consejo tras otro, encadenado con maestría.

2. Estructura el trabajo de escritor

Estructura tu trabajo y sé constante Siguiendo con el consejo anterior, si eres un escritor que está aprendiendo el oficio, debes tener muy claro que la escritura es una mezcla de muchas variantes, desde el pensamiento que se fragua en cada mente, pasando por la clara definición de los personajes, de sus intenciones o del curso o deriva que va a tener la historia que tienes entre manos.

Maneja tú el tiempo, haz de la necesidad virtud y estructura cada paso que des como si fuera una fórmula matemática. Después de la estructura vendrá la redacción, luego quizá mil cambios. Pero si no posees un mapa por el que guiarte a ti y a tus personajes, estarás literalmente, – nunca mejor dicho – perdido.

3. Elige la mejor opción, la editorial que mejor se acomode a tu manuscrito

Piensa en una editorial y en un buen editor. Aunque no es una de las primeras tareas que se tiene que afrontar cuando se quiere escribir un libro, sí es necesario que tengamos muy claro no solo quién es nuestro público, sino dónde encuentran las historias que quieren leer.

Cada gran editorial suele tener varios sellos, sus colecciones y sus lectores de prueba. Busca tanto al editor o a la editorial donde mejor encaje tu manuscrito.

Cuando estés seguro de él y de sus posiblidades, envía una parte del manuscrito, con una sinopsis clara y contundente, ofreciéndoles el resto del material si estuvieran interesados.

También hay editoriales que aceptan manuscritos completos, aunque el consejo es enviar sinopsis y muestra previa. También te puedes inclinar por la autoedición, al estilo de Pablo Neruda y tantos otros, para ello puedes publicar un libro siguiendo sus consejos y experiencia.

4. Que la literatura no acabe contigo

En cierta ocasión, hace ya bastantes años, estuve escribiendo en un periódico que me tenía encomendadas varias tareas. El sueldo era bueno, aunque el trabajo bastante duro. Entre esas tareas debía enviar todas las semanas un relato literario de unas mil doscientas palabras que se publicaba en su suplemento cultural.

Al principio todo era magnífico, por fín vivía de lo que me gustaba hacer: escribir. Pero cada semana que corría, mi imaginación se iba desgastando y era consciente que si bien algunos relatos eran bastante imaginativos, curiosos e interesantes, otros, no lo eran tanto.

Simplemente. Estuve así durante más de un año y aquello casi acaba con mi salud mental. Estaba escribiendo, pero a un precio muy alto. Si eres escritor vocacional y escribes cuando quieres y tienes tiempo, no olvides esta pequeña historia. Creo que no necesita más que contar. Acuérdate de ella cuando seas un escritor reconocido y tengas la obligación contractual de cumplir 😀