Aldoux Huxley: Las drogas psicodélicas y su experiencia | Actually Notes Magazine

Aldoux Huxley: Las drogas psicodélicas y su experiencia

Iluminando el camino a la muerte desde el último viaje de Aldous Huxley

En 1963, una de las mentes más brillantes del siglo XX y un pionero, junto con Oscar Janiger, de los efectos de las drogas psicodélicas en la mente, la filosofía y la existencia, yacía en su lecho de muerte. Su nombre: Aldous Huxley.

En los momentos finales de Huxley, le pidió a su esposa Laura 100 mg de LSD intramuscular. Laura Huxley concedió su último deseo y le inyectó una vez a las 11:45 am y de nuevo varias horas más tarde.

Huxley, un maestro de la ficción y ávido crítico de la civilización moderna, un hombre que Mike Wallace buscó para una entrevista, dijo esto sobre la experiencia psicodélica:

«El hombre que regresa a través de la puerta en el muro nunca será exactamente el mismo, que el hombre que fue. Él será sabio, pero menos seguro, más feliz, pero menos satisfecho de sí mismo, más humilde al reconocer su ignorancia aún en mejores condiciones para entender la relación de las palabras con las cosas, del razonamiento sistemático del misterio insondable que se trata, siempre en vano, de comprender.”

Charles Grob
Las drogas psicodélicas y la experiencia de Huxley

Te puede interesar:

 

Huxley probablemente quiso tomar LSD ya que murió tanto por la aventura como para prepararse para lo que había en el vacío. ¿Cuántas personas, fuera de los usuarios psicodélicos (pasados y presentes) y divulgadores de Huxley, han oído hablar sobre la naturaleza de su partida? Muy pocos.

Stanislav Grof, sin embargo, no está solo en su empeño por continuar donde Huxley quedó, y claramente inspirado en la obra de Huxley dice: «Morir antes de morir tiene dos consecuencias importantes: Se libera al individuo del miedo de la muerte e influye en la experiencia real de morir en el momento de la muerte biológica.» (Grof, por supuesto, estaba hablando de la “muerte del ego” precipitada por la experiencia psicodélica.)

Esfuerzos similares a este pensamiento están actualmente en curso en Harvard y la Universidad John Hopkins.

Extasis para combatir el cáncer

El Dr. John Halpern, director del Laboratorio de psiquiatría integrante del Hospital McLean en Belmont Massachusetts, un hospital de formación psiquiátrica para la Escuela de Medicina de Harvard, utilizó MDMA – también conocido como éxtasis – en un esfuerzo por aliviar las angustias del fin de la vida en dos pacientes con Etapa 4 cáncer.

Y hay dos estudios en curso utilizando la psilocibina en pacientes terminales, uno en la escuela de medicina de la Universidad de Nueva York, dirigido por Stephen Ross, y otro en la Universidad Johns Hopkins Bayview Medical Center, donde Roland Griffiths ha administrado la psilocibina a 22 pacientes con cáncer y tiene intención de aumentar la muestra a 44″.

Si esta investigación (tan importante como es) eventualmente conduce a una aceptación de las drogas psicodélicas, como parte integrante de la existencia humana, un medio para proporcionar conocimientos sobre todo tipo de pensamientos, entonces esto es sin duda algo positivo. La gente necesita saber que las fuerzas culturalmente conservadoras, en connivencia con el gobierno y los medios de comunicación, han pintado a las drogas psicodélicas como destructoras de la civilización.

La profesión médica está en una excelente posición para destruir esta falsa mitología.

Los que han experimentado con este tipo de drogas, dicen que todas las experiencias más plenas de su vida, el conocimiento, la información, las conversaciones y los sentidos se condensan en unas pocas horas.

En las mismas palabras de estas personas: “La belleza y la maravilla de todo esto es tal que en un minuto todo es asombroso y el siguiente existe un increíble conocimiento de la naturaleza.

Minutos o segundos después, una sintonía – y al momento siguiente la información, entregada como epifanías, brotando desde vastos, latentes y ocultos embalses tan potentes que se siente la necesidad de llorar.

Los colores, las oscilaciones, la imaginación. Palabras unidas que simplemente no pueden hacer justicia a la experiencia.”

El escuchar a las autoridades y expertos reducir a los psicodélicos como algo que conduce a la locura o el fin de la civilización es de risa. Sin duda, el uso frecuente de los psicodélicos no es una buena idea. Ajuste y configuración es clave. Es decir, la propia mentalidad y el contexto en que se produce la experiencia.

Terence McKenna y la psilocibina

Estos medicamentos nunca han destrozado civilizaciones, sin embargo. De hecho, es muy posible, que como Terence McKenna sugirió, la psilocibina fue una fuerza civilizadora que ayudó a los humanos a desarrollar el sentido crítico y creativo.

Imagina qué lejos estaríamos ahora si los medios de comunicación y la cultura dominante, a través de todos los continentes, hubiesen recurrido a la experiencia de la muerte de Aldous Huxley.

Tal vez sea semejante a cuando la Iglesia Católica intentó controlar la propagación de un modelo astronómico heliocéntrico silenciando a las grandes mentes científicas.

Un grupo ha tratado de descifrar los misterios del universo, mientras que el otro ha tratado de hacer lo mismo con la mente.

Les dejo las palabras finales a Huxley, escritas en “Un mundo feliz”, que encapsula a la élite gobernante y la reacción de la cultura dominante sobre las drogas psicodélicas: “Cuando el individuo siente, la comunidad se resiente.

3 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *