Dadaísmo: Rechazar la Cultura Haciendo Cultura

Dada. Fotomontaje de John Heartfield. Primera Guerra Mundial
Fotomontaje de John Heartfield

Índice:

    • ¿Qué fue el dadaísmo?

      La realidad, a la que se enfrentaba la sociedad de ese tiempo, llegó forzada por el intrincado nacionalismo, detonante de la más bárbara conflagración hasta entonces conocida.

      Tal es así que una sola batalla dentro de la guerra podía ocasionar la muerte de 750.000 soldados (batalla de Lemberg). Sin duda, algo distinto estaba llegando, algo nunca visto hasta entonces.

      Como se ve en la imagen, el mensaje artístico -un fotomontaje de John Heartfield- bien podría ser asimilado como un mensaje publicitario válido para todo tiempo y lugar…

      En abril de 1915, cuando había transcurrido un año desde el inicio de la Gran Guerra, se comienzan a utilizar los devastadores gases tóxicos, de efectos demoledores entre las tropas ante la insuficiencia de medios para protegerse.

      La guerra de trincheras, el empleo masivo por primera vez de carros de combate, la intervención de la guerra submarina, de forma evidente, provocaron que esa nueva forma de lucha contribuyera a que las cifras de las víctimas directas del conflicto, cuando llegó por fin la paz, superase los 37 millones de muertes.

      La cifra que es de por sí espeluznante, se amplia a algo más de 9 millones de defunciones de civiles, de lo que ahora llaman daños colaterales.

      El mundo no estaba preparado para asumir la derrota moral y ética que supuso ese daño que la Humanidad se infligía a sí misma.

      Si el Mundo no era capaz de hacerse dueño de ese desgraciado patrimonio, los artistas que se encontraron en el exilio suizo, no lo fueron menos.

      Cabaret Voltaire

      Alrededor del “Cabaret Voltaire”, una especie de night club literario, organizado por Hugo Ball a comienzos de 1.916, se dieron cita esos artistas que, quizás incapaces de abstraerse de la locura de la guerra, intentan hacer un planteamiento diferente, que les salve al menos de la iniquidad y de la perfidia que componen los actos del mundo que les rodea.

      La culpa de los males que condujeron a la barbarie, señalaban al racionalismo burgués que dominaba la estructura de la sociedad.

      Ni la filosofía ni el arte respondían, con serenidad o sin ella, a la necesidad de forjar una alternativa plausible que hiciera posible la escapada, o por lo menos, que abriese un espacio liberador que dejara respirar.

       

      Marcel Duchamp

      El nacimiento del dadaísmo

      La unión de todos esos hombres se conoció con el nombre de Dadá. Un grupo de artistas que intentó escapar de la frustración, a través de una  singular y revisada mirada del arte.

      Aún hoy, la razón que les condujo a llamarse Dadá, a ser Dadá, son inciertas.

      Se dice que Tristan Tzara, un buen día, abrió al azar un diccionario y puso el dedo allí donde el destino quiso que se detuvieran las páginas.

      Y fue allí, en la palabra Dadá, que en francés viene a significar caballo de juguete, pero que en realidad puede no significar nada y puede tener un significado absoluto.

      Estupendo resumen del carácter del grupo.

      Otras fuentes indican que fueron el propio Hugo Ball y Richard Huelsenbeck los que encontraron, también de forma casual, dicha palabra en un diccionario francés-alemán.

      Para Huelsenbeck, lo que expresa el vocablo es “el primitivismo, el principio en cero, lo nuevo en nuestro arte”.

      DadáLas palabras de Hans Arp, otro miembro del grupo, nos dan una idea más aproximada del propósito del dadaísmo: “mientras el tronar de las baterías retumbaba en la distancia, nosotros pintábamos, recitábamos, versificábamos y cantábamos con toda nuestra alma.

      Buscábamos un arte elemental que según nosotros salvaría a la humanidad de la furiosa locura de aquellos tiempos. (…) Aspirábamos a un nuevo orden que pudiera restaurar el equilibrio entre el cielo y el infierno.

      Poco a poco, este arte se convirtió en un objeto de reprobación general. ¿Acaso es sorprendente que los “bandidos” no pudieran comprendernos? ”

      Y es que Dadá fue rápidamente motivo de interés, expectación, sorpresa, indignación… para convertirse, con el tiempo, en lo que se considera como el movimiento de ruptura más radical del arte contemporáneo. Inventan la poesía abstracta, intentando llamar la atención.

      Pero su arte no tiene limitaciones disciplinarias, en pintura podemos encontrar collages o una mejora de la técnica con el surgimiento del fotomontaje, de mayor fuerza visual y que acerca con mejor tino la realidad. Además, incorporan de esa manera nuevas técnicas para difundir las ideas entre las masas.

      Recordemos que los dadaístas se impusieron como firme propósito alejarse de antinaturalismos, trascender la política atacando al nacionalismo político. Y a la política misma. Y a todo.

      Raoul HuasmannSe les acusó y criticó por haber adoptado una postura que, en cierto modo, parecía contradecir su planteamiento inicial: si estaban en contra del mundo construido, ¿qué hacían exhibiendo y vendiendo sus obras a ese mundo? Es obvio que nos encontramos ante la disyuntiva de siempre. Parece difícil mostrar un mensaje desde debajo de la cama, parece complicado no depender de los demás para mantenerse vivo.

      Los dadaístas propugnaban el colapso de la sociedad y del arte, sabiendo que dependían de ambos.

      Uno de los momentos más esplendorosos del movimiento Dadaísmo

      De hecho, no solo fueron simples críticas lo que se desprendía de sus actuaciones. Recordemos uno de los momentos más esplendorosos del movimiento Dadá…

      Duchamp
      Virgen, Duchamp. Urinario

      …Corre el año 1919, en Alemania, el Dadá no se conforma con divulgar, a las puertas de las fábricas, un diario radical antipatriótico (Der Ventilator), además organizan exposiciones en lugares poco usuales, como en el patio de una cervecería al que se accedía tras pasar por los lavabos.

      “Esta es la solución que nos traen”. Fotomontaje de John Heartfield

      Dadaismo
      Fotomontaje de John Heartfield

      En la entrada, una joven, vestida con traje de primera comunión, recita poemas obscenos.

      En la puerta, se puede ver una escultura de madera de Max Ernst, que tiene clavada un hacha, con una tarjeta en la que se invita a aquél que quiera a sdestrozarla.

      La policía hizo comparecer a los organizadores, entre los que se encontraba el propio Ernst. Se les acusa de fraude sobre la base de que exigían un pago a una exposición de arte que claramente nada tenía que ver con el arte.

      Ernst replicó: “Dijimos con meridiana claridad que se trataba de una exposición Dadá.

      Dadá jamás ha afirmado tener algo que ver con el arte. Si el público confunde a los dos, no es culpa nuestra”.

      DadáYa lo habían afirmado, así es, no se cansaron de escribir manifiestos donde podían decir: “Escribo un manifiesto y no quiero nada; sin embargo, digo algunas cosas, y en principio estoy en contra de los manifiestos así como estoy en contra de los principios” (Tristan Tzara), o “Silbad, gritad, rompedme los dientes, ¿y qué? Aún os diré que sois unos retardados. En tres meses, mis amigos y yo os venderemos nuestros cuadros por unos pocos francos” (Francis Picabia).

      Dadá intentaba ser innovador, excitante, trasgresor. Hasta el punto de que Tzara exigiera, sobre el escenario, poder mear en distintos colores, a la vez que Ball recitaba un poema abstracto desde dentro de un cilindro ajustado de cartón azul brillante, vestido con un sombrero de brujo, con franjas azules y blancas.

      Las obras de arte no están hechas por artistas, sino simplemente por hombres

      El auditorio declama en sonoros aplausos y risas. “Lo que estamos celebrando es a la vez una bufonada y una misa de réquiem…”

      Pero los dadaístas no pretendían únicamente convertir el escenario en un circo, ese detalle era secundario. Picabia, otro miembro del grupo dejó dicho: “Siempre estáis buscando emociones ya sentidas, del mismo modo que os gusta rescatar de la tintorería un viejo par de pantalones que parecen nuevos cuando se les mira sin mucha atención. Los artistas son tintoreros; no os dejéis engañar por ellos. Las obras de arte no están hechas por artistas, sino simplemente por hombres”.

      En muchas ocasiones, al dadaísmo se le ha considerado como preámbulo del surrealismo, lo cual, y por lo visto, no concuerda con la realidad.

      Sobre todo porque sus objetivos, su fundamento y las causas que lo conformaron como movimiento, eran distintos.

      Contemplando alguna de sus obras, como muchos de sus fotomontajes, se pueden comprender mejor las tendencias que tiempo después se han ido imponiendo, por lo general alejadas del espíritu y del mensaje que este grupo de hombres quiso trasladar al mundo.

      No es difícil reconocer la esencia de algunas de las imágenes que se utilizan ahora en publicidad: el impacto visual, el mensaje directo.

      La diferencia es que la publicidad intenta vender productos, nunca ideas, nunca pensamiento.

      Para saber más:

       → Dadá and Surrealism. Dawn Ades. 1974

       → Dada painters and poets. Robert Motherwell. 1951

       → Dada à Paris. Michel Sanouillet. 1965

      Te puede interesar.

      Historia de un Grito, EL GRITO DE MUNCH. Explicación del Cuadro

      Otros Artículos relacionados en Actually Notes:
      Pop Art, Arte Pop
      Arte Cinético, Arte en Movimiento
      Futurismo
      ¿Artistas Locos?
      Entender el Arte Abstracto

       

Sobre José Carlos Bermejo 299 Artículos
José Carlos Bermejo, Madrid noviembre 1971. Escritor. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, ha colaborado en diferentes medios de comunicación, tradicionales y digitales. Es autor de la novela WILDE ENCADENADO y del libro de relatos RETAZOS DE UN MUNDO IMPERFECTO. + info: josecarlosbermejo.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*