Sorrow and Joy [Crítica]

Por . Publicado en . Etiquetas .


 

Sorrow and Joy no es una película sobre el perdón (…) Una persona que está loca no puede ser culpable, así que no tiene que ver con la culpa. Quería mostrar que el amor puede con todo", dice Nils Malmros sobre su película Sorrow and Joy

Sorrow and Joy es una de esas películas que no te puedes perder, razón por la cual forma parte de la sección no competitiva “Special Screening” del 11 Festival de Cine Europeo de Sevilla.

 

Esta producción danesa dirigida por el también danés Nils Malmros y basada en su propia experiencia personal, es una historia de amor marcada por una tragedia y que a su vez plantea un más que interesante debate al espectador. 

El film arranca un 11 de febrero de 1984 cuando Signe, una bella y dulce maestra, asesina a su bebé de nueve meses cortándole el cuello con un cuchillo de cocina. A partir de entonces la película se convierte es toda una narración descriptiva de todo cuanto sucedió antes y después de este fatídico día a través de la voz de Johannes, su esposo y director de cine, quien a pesar de no querer ayuda psiquiátrica, acaba conociendo a un psiquiatra a quien cuenta toda la historia.

Hasta aquí todo parece normal, incluso lógico, para cualquier película al uso pero un guión perfectamente orquestado hace que nada sea tan fácil. Signe es ingresada en un psiquiátrico pero lejos de ser culpada y condenada por la justicia y/o la sociedad, todos cuantos la rodean se sienten culpables: Johannes por dejarla sola con la niña a sabiendas de que podía no ser seguro; la madre de Signe, que había prometido acompañarla hasta que Johannes regresase de impartir una clase; y su padre, sufridor de una enfermedad mental (trastorno bipolar) que han heredado sus hijos (el hermano de Signe se suicidó y ella misma también intentó hacerlo); incluso sus alumnos y los padres del colegio en el que impartía clases formarán parte de esta racional visión: todos los padres sin excepciones firman una petición para que Signe regrese a su puesto de trabajo sólo unos días después del incidente.

Con este atrevido planteamiento, un estilo narrativo que parece creado para contar esta historia y un reparto de actores y actrices asombrosamente creíbles, Nils Malmros logra construir una película sincera, realista, pensada hasta su último detalle y no apta para el espectador de lágrima fácil, toda una muestra de que el cine danés (incluso nórdico en general) se encuentra en mejor forma que nunca.

No os contaré el final, sería de muy mal gusto por mi parte, pero 26 años después del trágico suceso Johannes y Signe hablan en la cama: “Has hecho películas sobre el enamoramiento en el colegio, en el instituto, en tus primeras películas. Pero nunca has hecho una sobre aprender a amar”, dice ella. “Es una película que no podré hacer nunca”, responde Johannes.

También te puede interesar:

Ignorancia de Sangre //

Lilting
//

Capital Humano
//

Swim Little Fish Swim
//

Leviathan




Copyright © Desde 2007 en Internet
Actually Notes
Diseño y programación Web Nuevos Medios Interactivos