Nace la Prensa Escrita. Los comienzos del Periodismo Primera Parte Por Carlos Belane

“Un hombre es libre de publicar lo que doce de sus conciudadanos no juzguen censurable”. Kenyon, Lord Chief Justice. 1799


¿Qué es de una noticia si no se comunica, sino se traslada al resto de la humanidad? Sencillamente, nada. Los grandes sucesos o acontecimientos han necesitado de medios para trasladarse, para llegar hasta su destino. ¿Qué hizo el soldado de Maratón corriendo desde el campo de batalla hasta Atenas para anunciar la victoria de los griegos frente a los persas, para luego morir? ¿Qué significaba sino una noticia el retumbar de un tan-tan en el silencio de la selva?, ¿O el fuego, en la noche negra, no podría estar anunciando algo?

En la Antigüedad el único sistema de comunicación con que contaban era la retransmisión vocal, todo lo más, la visual. Julio César así cuenta que apenas terminada una batalla del ejército romano en Orleáns, en la misma tarde a 200 kilómetros de allí, las poblaciones célticas ya sabían lo que había sucedido. De forma parecida, los chinos, anunciaban el peligro del enemigo que acecha encendiendo fuego sobre la Gran Muralla, ante la amenaza mogol o manchú.

El Antecedente de la Prensa Escrita

El verdadero antepasado del periódico, como hoy lo conocemos, es el Acta Diurna Romanas, una publicación de carácter oficial que daba cuenta de los trabajos desarrollados por el Senado romano. En un principio la publicación trataba esos asuntos, pero pronto comenzaron a insertarse otros acontecimientos de la vida del Imperio, tales como fiestas, la bancarrota de algún ciudadano o algo parecido que podríamos denominar “ecos de sociedad”.

A pesar de que el papel apareció en el lejano siglo XII y que la imprenta surgiera en 1450, la verdadera historia de la prensa comienza en el siglo XVI. Es entonces cuando surgen pequeñas hojas que reciben el nombre de Avisi en Italia o Zeitungen en Alemania. Incluyen una única noticia, muy atrasada normalmente cuando llega a los ojos del lector. En Venecia se vendían los “Fogli A Mano” al precio de una “gazzeta” en la plaza de San Marco.

El crecimiento de este tipo de prensa viene provocado por la actividad comercial. En Europa, y en esta época, los primeros que sacaron provecho de este tipo de prensa fueron los jefes de relevo de las líneas de viajeros, los banqueros y los comerciantes. Unos sacaban rendimiento para su negocio de las informaciones que traían los viajeros, otros obtenían información de los precios de productos en otros mercados europeos. Información importante que marcaba, de algún modo, la vida económica del momento.

Es a partir de 1609 cuando nacen las primeras gacetas semanales, en Estrasburgo, en Alemania el Frankfurter Oberpostzinturg, o el Zeitung Post, el primer periódico Suizo. Y en España, la Gaceta de Madrid, en 1624.

De la época, el más importante en Francia, es la Gazette de Théophraste Renaudot, fundado en 1631 de periodicidad semanal, compuesto de 4 páginas y con una tirada de mil doscientos ejemplares. Entre sus colaboradores, firmas como Richelieu o el mismo Luis XIII. En esta publicación se pueden leer anuncios, críticas de espectáculos, nombramientos, poesías y discursos académicos. En esencia, se parece mucho a las revistas de hoy.

Los Primeros Diarios

1609 – Estrasburgo – Nace una de las primeras gacetas semanales.
1612 – Frankfurter Oberpostzinturg
1614 – Lüneburgsche Anzeiger
1620 – Zeitung Post – El primer periódico suizo.
1622 – A Current of General News
1624 – La Gaceta de Madrid

En 1645 nace en Suecia el periódico más viejo del mundo, que aún es publicado, aunque solo en Internet, el Post-och Inkires Tidningar, fundado por la reina Cristina, desde el año 1791 la Academia Sueca es la dueña de esta histórica cabecera.

Post=och Inkires Tidningar


Seguir leyendo la segunda parte... I II

......................................

Artículo relacionado: Los Comienzos de la Fotografía en la Moda



newsletter

Escribe tu correo electrónico y te enviaremos nuestros nuevos artículos: