Edad Media: cuando los animales eran juzgados ante un Tribunal
Edad Media: cuando los animales eran juzgados ante un Tribunal

‚Ė∑ Edad Media: cuando los animales eran juzgados ante un Tribunal ūüíĀ

La ilustraci√≥n con la que abrimos este art√≠culo se corresponde con una imagen que aparece en Chambers Book of Days y se muestra a una cerda y sus lechones siendo juzgados por el ‘supuesto’ asesinato de un ni√Īo. El juicio se celebr√≥ en el a√Īo 1457. ¬ŅY quieren saber cu√°l fue el resultado?: la madre, la cerda, fue declarada culpable y sus lechones fueron absueltos.

Aunque nos parezca incre√≠ble esto ocurr√≠a en tiempos de la Edad Media. Un oscuro momento de la Historia que a√ļn no deja de sorprendernos. S√≠, un tiempo en el que los animales pod√≠an ser juzgados frente a un Tribunal.

Estos juicios tuvieron lugar en Europa desde el siglo XIII hasta el siglo XVIII, cuando los animales se consideraban capacitados desde el punto de vista moral y, por lo tanto, podían ser considerados culpables de un acto.

Loading...

En tiempos de la Edad Media los animales podían ser juzgados frente a un Tribunal por los más variados delitos

Se conocen, al menos, la celebraci√≥n de 85 juicios contra animales en esta parte de la Historia, as√≠ se narra en el libro de E.P. Evans «El enjuiciamiento penal y la pena capital de animales«, publicado en ¬†el a√Īo 1906.

El primer caso del que se tenga constatación la sufrió un cerdo en 1266, en un juicio celebrado en Francia, concretamente en Fontenay-aux-Roses. Los animales acusados comparecían tanto ante  tribunales seculares como eclesiásticos.

¬ŅDe qu√© delitos se acusaba a los animales?

Ejemplos datados y contrastados hay bastantes, como apunt√°bamos antes. Los delitos de los que se acusaba a animales de toda raza: desde gallos, insectos, plagas de roedores y gorgojos, burros, hombres lobo, toros, caballos o vacas… Ahora veremos algunos ejemplos. Los delitos denunciados se centraban en una amplia gama, desde asesinatos hasta da√Īos ocasionados a bienes; incluso contra la comunidad, como en el caso de las plagas de insectos o roedores.


Esta Historia en el cine

En la pel√≠cula «La hora del cerdo«, titulada originalmente como «The Advocate» el actor Colin Firth interpreta al abogado defensor del cerdo. Se supone que el cerdo enjuiciado era un cerdo homicida. Aqu√≠, unas im√°genes del film… Basado en hechos ‘reales’.

Mire este video en Youtube.


¬ŅQu√© condena deb√≠an pagar esos animales tras su juicio?

Como podemos pensar, el destino de estos animales, si eran declarados culpables, no era nada halgue√Īo. Lo habitual era su ejecuci√≥n, aunque tambi√©n hay casos de condena al exilio. Por supuesto, el ajusticiamiento se produc√≠a con la¬†quema en la hoguera.


‚Ė∑ Novelas de intriga que enganchan: Wilde Encadenado

En muchos casos se mezclaba la idea extendida del demonio en los asuntos concernientes a estos pobre animales. Como el caso acontecido en Basilea, Suiza, en el a√Īo¬†1474; cuando se juzg√≥ a un gallo por «el crimen atroz y antinatural de poner un huevo«. Eran tiempos en las que las gentes estaban en la creencia de la existencia de brujas y en la presencia constante de Satan√°s en cualquier asunto. Por lo que la imaginaci√≥n malsana de muchos les hac√≠a cr√©dulos ante semejantes historias.

En Basilea, en 1474 se juzg√≥ a un gallo por «el crimen atroz y antinatural de poner un huevo»

Llama la atenci√≥n que en algunos tribunales eclesi√°sticos, cuando se celebraba un juicio contra un animal, se les proporcionaba la ayuda legal de un abogado, mientras que en el caso de los tribunales seculares, no fuera as√≠. Algo que entraba en la l√≥gica legal de aquel tiempo ya que en la mayor parte de los casos tampoco los ten√≠an los acusados del g√©nero ‚Äč‚Äčhumano.

Otro caso constatado es el que sucedi√≥ en 1750, cuando el due√Īo de una burra y la propia burra fueron acusados de los cargos de bestialidad¬†o bestialismo. Los¬†testigos llamados a declarar hablaron de la virtud y el buen comportamiento del animal mientras que no tanto de su due√Īo, que fue condenado a muerte.

Antes, referí el caso de los hombres Lobo. Por supuesto, además de creer en la presencia del maligno en forma satánica o en las brujas, se creía firmemente en la existencia de esos presuntos hombres lobo que, en algunas ocasiones, llegaron a ser llevados a juicio, sobre todo en la Francia del siglo XVI. Si bien, esas acusaciones no se referían a lobos si no a seres humanos.

El mono ahorcado en las Guerras Napoleónicas

Un √ļltimo caso, posterior al tiempo de la Edad Media, y que llama poderosamente la atenci√≥n fue la (mala) suerte que corri√≥ un mono durante las Guerras Napole√≥nicas (conflictos b√©licos que tuvieron lugar durante el tiempo en que Napole√≥n I Bonaparte gobern√≥ Francia).

Sucedi√≥ en Hartlepool, en el noreste de Inglaterra, cuando un barco de bandera francesa naufrag√≥ como consecuencia de una tormenta. El √ļnico sobreviviente del barco fue un mono que vest√≠a el uniforme del ej√©rcito franc√©s, se supone que para divertir a la tripulaci√≥n. Al ser descubierto en la playa, los habitantes de Hartlepool¬†decidieron celebrar un juicio sin m√°s, totalmente improvisado. L√≥gicamente, el mono no respondi√≥ a sus preguntas. Se dice que los habitantes de esa parte de Inglaterra nunca antes hab√≠an visto ni a un mono ni a un franc√©s, pero a pesar de ello¬†no se les ocurri√≥ otra cosa que concluir que el mono deb√≠a ser un esp√≠a franc√©s.

Al ser declarado culpable, el pobre mono fue sentenciado a muerte y ahorcado en la playa, en aquel mismo instante. Desde entonces, esas gentes arrastran el inhumano y absurdo y despiadado… y… deleznable acto de sus antepasados. Para ellos ha quedado el nombre de «Monkey hanger».


Te puede interesar:

Animales luchando en la guerra


 


‚Ė∑ Novelas de intriga que enganchan: Wilde Encadenado
Resumen
Edad Media: cuando los animales eran juzgados ante un Tribunal
Nombre del Artículo
Edad Media: cuando los animales eran juzgados ante un Tribunal
Descripcion
¬ŅSAB√ćAS que en la EDAD MEDIA se JUZGABA a los animales que hab√≠an cometido alg√ļn DELITO? El mono ahorcado en las Guerras Napole√≥nicas
Autor
Nombre del editor
Actually Notes Magazine
Logotipo del editor

José Carlos Bermejo

José Carlos Bermejo, Madrid noviembre 1971. Escritor. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, ha colaborado en diferentes medios de comunicación, tradicionales y digitales. Es autor de la novela WILDE ENCADENADO y del libro de relatos RETAZOS DE UN MUNDO IMPERFECTO. + info: josecarlosbermejo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading...